Review HIMYM: Little Minnesota

Nueva vuelta de tuerca de How I met your mother a los lugares comunes, o tópicos. De hecho, a uno de los más comunes y que cualquier chico con hermana pequeña entenderá: nunca, nunca, jamás, bajo ningún concepto, dejes que tu amigo Barney Stinson conozca a tu hermana pequeña. Eso, claro, suponiendo que tengas un amigo Barney Stinson. Quizá, con un poco de mala suerte, tengas algún amigo peor… Por otro lado, seguimos ahondando en gags ya consolidados: Canadá, Robin… y un gran Marshall. ¿Vamos con Little Minnesota?

Voy a empezar quitándome un peso de encima: no me ha gustado este capítulo. Hubo críticas hacia The Fight, pero sinceramente creo que este 4×11 es más flojo. El capítulo está completamente partido en dos: Ted, Barney, Lily y Heather por un lado, Robin y Marshall por otro. No suele ser habitual en HIMYM, es más bien un esquema que funciona en el resto de sitcoms. Pero bueno, no nos pongamos teóricos: si los gags estuvieran a la altura, no estaría escribiendo nada de esto

Las canciones de Barney, lo mejor del capítuloLas canciones de Barney, lo mejor del capítulo

La parte de Marshall y Robin funciona. La faceta de ella como elemento extraño ha sido sabiamente explotada por los guionistas: con gracia y con mesura, sin pasarse. Aún me río cuando recuerdo algunos gags referidos a la nacionalidad de Robin, como cuando habla del monte más alto de Canadá (montaña que, evidentemente, nadie más conoce) y da su altura… en metros. O cuando Ted le pregunta si su trauma con los centros comerciales se debe a que en uno de ellos descubrió que era canadiense… En fin, que me desvió: Robin echa de menos Canadá y Marshall la lleva a su pequeño refugio. Un bar de lo más friki que nos brinda los mejores momentos del capítulo, empezando por cuando Robin, al hilo de lo visto en The Fight, se emociona con tanto macho suelto…

¡Cazados!¡Cazados!

La parte de Ted-Barney-Lily-Heather funciona algo peor. No me creo a Barney dando lecciones morales a Ted, sino más bien apostaba porque de verdad estuviera cepillándose a Heather (o ella a él, vamos…) De todas maneras, a Barney se lo perdono todo desde el momento en que dice las tres palabras mágicas: Goliath National Bank. Las pronuncia y me parto, es más fuerte que yo. Si alguien se anima a crear este banco, tiene desde ya mis ahorros comprometidos en él… Por cierto: me pesa en el corazón, pero tengo que reconocer que Lily decepciona en este capítulo. Ni un momento brillante, excesivamente estereotipada. Quizá por eso el capítulo me parece cojo. Pero en realidad tampoco la relación Ted-Heather me convence. Por cierto… ¿la veremos en muchos más capítulos?

¡Es canadiense!¡Es canadiense!

De manera que me quedo con la otra mitad, que profundiza con acierto en la relación Robin-Marshall. Genial la frase “nosotros inventamos el Trivial Pursuit”, genial la rabieta de Marshall y genial el gag de los canadienses teniendo miedo a la oscuridad.

Para cerrar, el top 3: los mejores momentos del capítulo. Selección totalmente personal que podéis (y debéis) criticar, alabar, desmontar, siempre desde el respeto, en los comentarios:

  • Un punto… para la confesión de Barney sobre la madre de Ted, camino al aeropuerto…
  • Dos puntos… para la canción de Marshall, ese Let's Go To The Mall a capella
  • Y los tres puntos… para los villancicos de Barney: no tengo palabras…

Curiosidad: ¿os habíais fijado en el nombre que lleva esta señora en la camiseta?

Ojo a la camiseta: ¿Smulders?Ojo a la camiseta: ¿Smulders?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »