Review HIMYM: Last words

Review HIMYM: Last words

¿Os he dicho que adoro la Wikipedia? Podría estar horas y horas leyendo artículos, saltando de uno al otro… En esta ocasión, me ha dado por indagar acerca de last words, de palabras dichas antes de morir. Una visita a la versión inglesa me ha proporcionado una preciosa colección de datos perfectamente inútiles, de los que destaco dos: el siglo con más últimas palabras registradas fue el XVIII; aproximadamente un 94% de las últimas palabras que se registran hoy en día son mediante notas de suicidio. Entre las últimas palabras más famosas está el Et tu, Brute? de Julio César, el Either that wallpaper goes, or I do de Oscar Wilde o el desacertado No podrían darle ni a un elefante desde esa distancia, dicho por el general John Sedgwick justo antes de recibir un certero disparo bajo su ojo izquierdo por parte de un francotirador situado a más de 900 metros de distancia en la Batalla de Spotsylvania. En fin… ¿comentamos el capítulo?

Cuando no tienes prisa, las cosas suelen salir mejor. How I met your mother podría haber salido rápido del pantano en que se metió hace 15 días, el pantano de la muerte de Marvin Eriksen (lo llamo pantano sin ánimo peyorativo, que quede claro), con un capítulo muy diferente al de esta semana. Pero, huyendo de las prisas, ha preferido seguir por donde tocaba: el funeral. Y nos hemos quedado con Last words, un episodio que no pasará a la historia de la serie, pero que a mí se me hacía necesario.

Casi una única trama ha centrado este 6×14: la muerte del patriarca Eriksen y, sobre todo, el trauma de Marshall con las que fueron las últimas palabras, los last words, de su padre. Paralelamente hemos tenido un pequeña ración de cada uno de los demás. Robin, la mejor, nos ha mostrado su lado Mary Poppins, merced a ese bolso mágico del que no paraban de salir cosas; Lily, ni bien ni mal sino todo lo contrario, ha dibujado una trama de continuidad al intentar congeniar, de una vez por todas, con su suegra; y los chicos, Ted y Barney, se han esforzado en hacer reír a Marhsall pero no lo han conseguido. A mí tampoco me han despertado demasiadas sonrisas, todo sea dicho… De Barney, por cierto, también sacamos trama de continuidad: “I'm ready to meet my dad.

Marshall sí ha logrado hacerme reír cuando se ha visto cara a cara con el matón que le hacía la vida imposible en el cole. Bueno, cara a cara es mucho decir: los ojos del pequeño Trey apenas llegan a los hombros de Marshall… ¡Brutal la confesión de la escalera!

El reverendo TreyEl reverendo Trey

Supongo que no era un episodio pensado para que nos tronchásemos, aunque es cierto que ha tenido sus momentos. La mejor, Robin: “Spoonful of sugar? Grow up!“. Muy buenas las caras de todos los demás, mostrando un pedacito de sus infancias roto… Genial también el momento de mamá Eriksen devorando esa megaensalada hipercalórica. El gigantismo de la familia de Marshall es muy divertido, sobre todo cuando descubres que la prima Daphne aparenta el doble de los 15 años que realmente tiene. Bien Barney por devolverle ese número de teléfono

Personalmente, más allá de momentos puntuales de risa, me ha parecido un episodio necesario pero bastante previsible en su desarrollo. Estaba claro que el conflicto consistiría en que las últimas palabras escuchadas por Marshall eran las peores, que cada vez iba a recordar unas nuevas y que al final todo se solucionaría; demasiado arquetípico para lo original que suele ser How I met your mother. Todos sabíamos que Marvin iba a hablar en la escena en que Marhsall mantiene el teléfono en la mano con el ruido de la pocket-call de fondo. Lo que sí me ha gustado es que se haya quedado con la frase de Cocodrilo Dundee III para el discurso en la iglesia. Ha sido un bonito giro. Por cierto, y a riesgo de contradecir al difunto, no he visto CDIII pero veo (Wikipedia again) que fue nominado al Razzie a Peor remake o secuela, galardón que le arrebató la burtoniana El planeta de los simios

Robin lo tiene todoRobin lo tiene todo

Encuentro muy poco más que decir de Last words… Ha sido emotivo, sí, pero realmente esperaba más del puño y letra de Carter Bays & Craig Thomas. Ha tenido detallazos, sí, como por ejemplo el enfocar a Barney cuando Marshall afirma que su padre era su mejor amigo, algo que deja al rubito totalmente tocado… Y creo sinceramente que ha encontrado un buen punto intermedio entre la comedia y el drama. Pero también creo que estaban más logrados, mucho más logrados, el dramatismo y las actuaciones de Bad news. En resumen: buen capítulo, pero ocasión desaprovechada para fabricar algo realmente redondo. ¿Vosotros cómo lo veis?

Un patriota...Un patriota…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »