Review HIMYM: Last cigarrette ever

Una de las frases más recurrentes, a cualquier hora del día, en la sala de máquinas de Todoseries es ésta: Best post ever! O su hermana gemela: Best review ever! Sí, la doble D tiene la sana e inútil costumbre de ir votando sus mejores posts, y digo inútil porque cada uno barre para casa. Así que al conocer el título de este 5×11 de supe dos cosas: que nos íbamos a echar unas risas a costa de él y que ya tenía una entradilla hecha. Vamos con Last cigarrette ever, un capítulo tirando a flojo… pero no por ello exento de detalles de calidad.

Tabaco. Una de las cruzadas personales de millones de personas en todo el mundo, al mismo tiempo que una de las pasiones/adicciones/llámalo como quieras de millones de personas en todo el mundo. Un tema polémico, nunca resuelto. Por lo tanto, un tema ideal para ser el eje central de un episodio de una comedia cualquiera. La lástima es que no estamos ante una comedia cualquiera, sino ante , a la que yo al menos exijo siempre la mayor de las excelencias. El tabaco ha monopolizado el 99º episodio de HIMYM, dejando en un segundo plano a los cinco protagonistas. Ninguno ha tenido tramas o gags dignos de mención… Pero bueno, hemos visto algunas cosas interesantes.

Para empezar, tenemos a los kids de vuelta. Los actores Lyndsy Fonseca y David Henrie han salido más de lo normal, creo incluso que grabando nuevas escenas, ¿es posible? Y después tenemos una última escena para analizar, porque Ted ha soltado bastantes spoilers del futuro cercano. Luego iremos a ellos…

Ahora repasemos el capítulo. La situación laboral de Robin empieza a rozar lo depresivo: no sólo presenta un programa con cero audiencia, sino que encima su nuevo compañero de trabajo no deja de recordarle lo patético que es todo. Don, no has empezado con buen pie, sinceramente. Vale, sabemos que acabarás con Robin, porque así se dejó entrever varios capítulos atrás y porque además Ted lo ha confirmado en éste, pero… en serio, cambia esa actitud. Y ponte pantalones…

¡Y póntelos ya!¡Y póntelos ya!

Tanto mal rollo empuja a Robin a abusar ligeramente de su ocasional cigarrito. Como casi siempre que se acude al pasado de un personaje, los guionistas saben dar en el clavo cuando nos enseñan escenas cotidianas remotas: Robin fumando mientras come cereales, Robin fumando mientras hace flexiones… ¡Robin fumando mientras se cepilla los dientes! El vicio del tabaco, lo sabemos, es social. y rápidamente se puede contagiar. ¿Quién es el más débil del grupo? Marshall. El bueno de Marhsall, que se conoce y sabe que tiene debilidad por los cigarritos, intenta huir. Pero es en vano: acaba superando su barrera psicológica de tres y se engancha. Ni siquiera fumigándose logra evitar que Lily lo note, y acabe también cayendo, y con ella se activa el dominó y, ¡hala!, todos a fumar.

Otro de los recursos de la serie: revelar cosas sobre el pasado de los personajes que parecían imposibles. Nunca hubiéramos dicho que alguno de los cinco era fumador, y sin embargo ahí los tenemos. Aunque también es cierto que, como buena serie americana, al final todos sacan al diablo de sus vidas y dejan el vicio. ¿Cuándo? Repasemos…

  • Robin: Junio de 2013, es decir, aún le faltan más de tres años…
  • Barney: El rubio se va a 2017… ¿será porque deja de sentirse pre o post-coital?
  • Lily: Lo deja cuando va a por el embarazo, pero Ted no nos dice la fecha… ¿será pronto?
  • Marhsall: Tarda unos meses más que Lily, y gracias a él sabemos que tiene un niño. Claro que puede no ser el primero, quizá primero tengan una niña y luego con el niño deje de fumar… mmm…
  • Ted: Dos semanas después de empezar con la mother; puede ser una pista, y me da la sensación de que van a jugar con ella…

De modo que el capítulo nos confirma que Padmallow (algún día pararé…) tendrán por lo menos un bebé, y que Robin empezará a salir con Don en cuanto éste se adecente un poco. ¿Y el capítulo en sí? Pues sinceramente, pocos gags brillantes, no demasiadas risas. Me han gustado, eso sí, algunas menciones frikis… Por ejemplo, a la McRib, una hamburguesa de McDonald's que algunos recordamos con cariño, pero que realmente no tuvo mucho éxito. En los USA parece ser que la siguen vendiendo, y hasta existe este localizador online. Frikissimo

Me ha gustado el retorno de Artillery Arthur Hobbs, el ex jefe de Marshall, al que conocimos en The Chain of Screaming (3×15). Me gustó más en aquella ocasión que en ésta, donde le han dado un toque demasiado excéntrico, pero sin la genialidad por ejemplo del jefe de Ted, el gran Hammond Druthers.

Inciso que los que no ven Breaking Bad pueden saltarse: viendo el capítulo he reconocido en Hobbs al mágico Saul Goodman (Better Call Saul!), el segundo mejor Saul de la historia de las series, el pseudo-abogado sin escrúpulos de Breaking Bad. Pero, oh horripilante horror, la cara se me ha caído de vergüenza al darme cuenta de que Hammond Druthers es… ¡Bryan Cranston! ¡¡El todopoderoso Walter White!! No me había dado cuenta hasta ahora… no merezco clemencia…

En fin, volvamos a How I met your mother… La trama de Hobbs me ha parecido flojita, espero que lo de hoy sirva para darle más minutos al Goliath National Bank con una trama de más duración. Por otro lado, una idea que no me gusta me ronda la cabeza desde hace muchas semanas. Os la digo, porque si no reviento: si Barney no brilla, es casi seguro que el capítulo tampoco lo haga. Es una asociación que odio hacer, pero creo que es muy complicado hacer un gran episodio de HIMYM sin por lo menos un par de gags del rubio. Y sí, los demás también pueden echarse el equipo a la espalda en momentos puntuales, como Marshall pateando a su versión preadolescente, pero… no levanta el nivel del episodio. El recurso de la voz de Lily, sinceramente, me ha decepcionado. Ya os digo, creo que ha sido un capítulo bastante plano, en el que destaca únicamente la escena final en la terraza y un par de golpes de humor. ¿Estáis de acuerdo?

Para cerrar, el top 3: los mejores momentos del capítulo. Selección totalmente personal que podéis (y debéis) criticar, alabar, desmontar, siempre desde el respeto, en los comentarios:

  • Un punto… para Barney y su corbata quemada… y el grito posterior
  • Dos puntos… para el momento nube de humo en el McLaren's
  • Y los tres puntos… para Barney: “I'm always pre-coital, Ted…

Bonus track: Marhsall, 13 años, “estaré en mi tienda…”


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »