Review HIMYM: Karma

No sé cuál de los nombres de esta chica me gusta más, si Karma o Quinn, porque los dos me parecen significativos (el segundo leído como Queen), pero está claro que estamos ante una mujer importante, muy importante en la vida de Barney… por mucho que todos pensemos / intuyamos / queramos que al final el rubio acabará junto a Robin. Lo que sí sé es que How I met your mother ha vuelto a entregarnos un capítulo en cierto modo más cercano al drama que a la comedia, aunque en esta ocasión nos hayamos ahorrado las lágrimas. Un episodio de alto contenido emocional: sabemos de la infelicidad de Lily y Marshall, del desamparo de Robin, de la encrucijada de Ted y de, aish, el enamoramiento de Barney. Karma, un episodio notable. ¿Gustas?

Con esta entrega nos plantamos ya en la decimoctava de la temporada… ¡¡decimoctava!! Eso significa que solo nos quedan seis. De momento, y siento avisaros a bocajarro, la semana que viene tendremos parón. Y la siguiente también. No será hasta el día 19 de marzo que la CBS emita The Broath, el 7×19. Y, dicho esto, os recomiendo que busquéis el significado de la palabra broath. Bueno, va, os lo voy a linkar yo… ¿Cómo se os queda el cuerpo? ¿Alguna teoría?

Karma (el episodio) nos deja un buen sabor de boca básicamente por el avance de las tramas. Veamos… Por un lado, tenemos la romántica, que sin que sirva de precedente se refiere esta vez a Barney. Sí, amigos, el rubito no solo ha olvidado rápidamente a Nora (de hecho, la olvidó casi antes de dejarla, pobre) sino que también ha hecho borrón y cuenta nueva (teóricamente) en el affaire Scherbatsky. Barney no tiene ni patria ni ley, es un hombre libre… hasta que conoce a Quinn. La primera toma de contacto fue hace dos capítulos, pero ha sido en Karma (el episodio) donde se ha confirmado que entre El Traje y la stripper hay algo más que una noche loca. Y mira si fue loca que nuestro latin lover se quedó bizco… ¡qué grande el gag del trío con las gemelas!

Karma (el personaje) ha resultado ser una de las pocas mujeres capaces de escarbar en el corazoncito de Barney, que jura verla en todas partes. Perdón, pero sigo sin entender cómo es posible que no le echase el ojo previamente… ¿es simplemente la manera de darle un argumento a ella para no aceptar citas, un nunca te fijaste en mí, solo cuando la obligación de cargar con la amiga del ligue de tu amigo te lo impuso? No me convence mucho, la verdad; tengo a Barney por uno de esos que nunca olvida una cara bonita. Hasta que se ha acostado con ella, obviamente

Karma (el episodio) ha sido, pues, un tira y afloja entre Karma (el personaje) y su particular Don Juan que finaliza con el principio de una ¿bonita historia? En efecto, Barney logra su anhelada cita y a partir de ahora veremos cómo les van las cosas. ¿Créeis que acabarán saliendo? ¿Será Quinn un amorío de dos capítulos? ¿Aguantará el tirón y la veremos de blanco en la finale? ¿Será una de las dos corbatas que encarnan el dilema de Barney? ¿Estará invitada su compañera de trabajo Jasmine, la doble de Lily, a la boda? ¿Qué pasará si se sientan juntas, abrirán una brecha en el continuo espacio tiempo? ¿Por qué me mola tanto hacer muchas preguntas en las reviews? ¿Es acaso una manera de huir de la responsabilidad de formular teorías y pasaros la pelota? ¿O sencillamente se trata de un homenaje a los finales de la mítica serie televisiva de Batman? Por el bastón de Mr. Eko, Bats, creo que de esta no salimos

Karma (el personaje) me gusta más que Nora. ¡Marrano, lo dices porque es una stripper! Nanai: adoraba la rectitud de Nora y su delicioso acento (a veces creo que me equivoco y la recuerdo por los 20 segundos de anuncio con Clooney, no por su papel en HIMYM…), y Quinn lo cierto es que ha heredado algo de eso, en el sentido de evitar hasta donde puede cualquier indicio de interés por Barney; lo que creo que tiene la rubia que no tenía la morena es afinidad con Suit Man. Nora nunca sintonizó con ese lado canalla que, irremediablemente, tiene mucho peso en la personalidad del señor Stinson. Nora era muy Nora, muy ella misma, al principio de la relación, cuando precisamente se negaba a citarse con Barney. Quinn, aunque solo sea por los estereotipos de su profesión, tiene un puntito más afín a la manera de ser de Barney, más puntos de encuentro. Y ella no solo lo ha esquivado por sus convicciones, que también, sino porque su manager se lo prohíbe. No, en serio, se lo tiene prohibido… En resumen: me gusta más Quinn que Nora, creo que la primera cuadra más con Barney y nos aportará un puntito más de mala leche. ¿Vosotros cómo lo veis? Primera y última pregunta del párrafo, tranquis…

Karma (el episodio), sin embargo, evita afrontar la realidad que, como decía en la entradilla, una mayoría de nosotros acepta como inevitable: que la chica de Barney será Robin. El motivo es que a la canadiense aún la tenemos cerrando etapa: se ha ido del apartamento compartido y busca su sitio, de momento, en los acogedores suburbios. Ah, los suburbios… se ha dicho tanto de ellos que cualquier broma huele a repetición, pero hay que reconocer que el enfoque del episodio ha sido original. Como si de una exploradora se tratase, Robin se adentra en lo más profundo de la selva del extrarradio para traernos su crudo testimonio de superviviente, heredando de la mejor tradición de antropólogos ese gusto por la narración en off. El mayor peligro al que se enfrenta no supone adrenalina y gorilas de lomo plateado, sino tedio supremo y Lily con un palo de croquet. Grande… Como no podía ser de otra manera, todo ese derroche de pasión suburbial por parte de Padmallow no es más que una tapadera que esconde sus ansias por volver a Manhattan. En ese momento tenemos al 80% del grupo desubicado territorialmente: Ted no está cómodo con su propia casa, Robin ni siquiera tiene una, Lily y Marshall necesitan volver a la city… Al rescate, cómo no, el gran Mosby. Ted, one for the team, abandona el mítico apartamento y deja vía libre a la pareja para que regresen a la calidez que supone vivir a dos metros del McLaren’s. Posiblemente Robin conviva temporalmente con ellos (recordemos que la habitación del niño solo tiene la cuna durante unos momentos, enseguida salen a relucir las habilidades de carpintero de su tío), pero ni idea de lo que puede suceder con Ted. ¿A casa de Barney? Podría ser gracioso, el tándem que forman cuando están solteros me encanta

En resumen: capítulo sin mucho gag brillante. Me ha gustado la broma de la madre de Barney (Supertramp), y la cara de extrema ilusión de Patrice. También el momento en que, como tantas otras veces, Barney no acaba de entender a Ted y le dice que por favor respete a las strippers, que también son personas. Ah, y el momento de coordinación entre Lily y Marshall para hablar primero y chocar las cinco después al explicarle a Robin algo de un museo… del museo… dios, ni me acuerdo del museo, creo que me quedé brevemente dormido mientras lo contaban, en el primer caso de microsisesta documentado de la historia. Lo cual quiere decir que el ga funciona.

Por supuesto, y merece párrafo aparte, no iba a olvidarme del mejor cameo de la temporada: la batamanta. Qué grande verla a todas horas en casa de Padmallow, y qué acertado darle ese puntito de secta (ya lo decía Loulogio). Y aunque no hayamos tenido, como decía, mucho gag brillante, sí ha sido un episodio que ha logrado ir de menos a más, con un final bastante inesperado, que abre la puerta a nuevas tramas y que confirma la grandeza del personaje de Ted Mosby.

Ah, y Quinn es mucho más guapa que Nora, aunque nadie pronuncie ristretto como ella. Tenía que decirlo…

Nota del autor
3.5
Vuestra nota
Review HIMYM: Karma
4.3 (86.67%) 3 votes

Categorías: How I met your mother Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »