Review HIMYM: Intervention

Hasta ahora, la máxima expresión de Barney y sus inventos para ligar estaba clara, al menos para mí: McLaren's, una chica presuntamente accidentada, la complicidad de Wendy-la-camarera, etc. ¿Lo recordáis? Bien, pues en este capítulo el gran Barney prácticamente se supera en el minuto uno de partido. Y la mejor noticia es que el resto del capítulo está a la altura, muy a la altura: grandiosas las interventions y grandioso cuarto de la cuarta de HIMYM. ¡Vamos!

La mejor esencia de How I met your mother vuelve en este capítulo, en mi opinión el mejor de la temporada. Cada vez creo más firmemente que lo que le da identidad a la serie son, como sucede en Lost, los flashbacks. En esta entrega los tenemos, y los tenemos como nos gustan: hacia el pasado y hacia el futuro, cortos, intensos… Y además se enlazan entre sí con precisión matemática, aludiendo a cosas tan lejanas como los trucos de magia de Barney, que ya vimos hace mucho tiempo, u otras como el acento inglés de Lily, que se explica durante el mismo capítulo…

Me quito el sombrero ante el momento en que vemos a Robin borracha, vestida de hockey y… en fin, no os lo cuento porque seguro que habéis repasado la escena diez veces. Sí, yo también creía que el culpable del destrozo era el disco, no el puño de Barney… Relacionado con esta escena: Robin sigue mejorando. La mala noticia es que para ello estamos viviendo un empequeñecimiento de Lily. Supongo que la rescataremos en breve, con alguna trama en la guardería o similares, pero echo de menos más frases suyas…

Marshall y su sombreroMarshall y su sombrero

Rebobino: tema flashbacks. ¿Os habíais fijado que tooooda la historia de las interventions viene del momento en que Marshall le pide la fianza a Ted? Exacto, una excusa tonta para contarnos algo que se adivina importante. Apuesto a que veremos más interventions en el futuro, de la misma manera, dicho sea de paso, que espero con impaciencia el retorno de las tortas, de la slap bet entre Marshall y Barney.

Por cierto: Stella vuelve a desaparecer esta semana. Todo se encamina a la boda entre ella y Ted, pero bien sabemos (¿he dicho “sabemos”? perdón, intuimos…) que no será así, que ella no es your mother. A cambio contamos, por el final del capítulo, con cierta información jugosa que, junto con otros retazos anteriores, nos permiten hacer apuestas: ¿quién vive en el apartamento en 2009? Sabemos que Robin estará un tiempo de inquilina (así lo dice Ted en The goat), y parece que Lily, por cómo habla en este capítulo, también sigue o ha vuelto allí… Me niego a creer que haya roto con Marshall, así que la pareja ¿comparte piso con Robin? ¿Ted se ha ido con Stella de verdad? ¿O con la madre? En fin, no creo que sea algo que nos rompa la cabeza. Es gracioso y tremendamente hábil por parte de los guionistas que entren en juegos de este calibre, sobre todo porque muy pocas veces se pillan los dedos.

Barney del futuroBarney del futuro

Para cerrar, el top 3: los mejores momentos del capítulo. Selección totalmente personal que podéis (y debéis) criticar, alabar, desmontar, siempre desde el respeto, en los comentarios:

  • Un punto… para Robin y su gag sobre los dientes mientras viste ese traje de hockey: bastante intraducible, pero aún me parto con el vacileo… Summer teeth, some are here, some are there
  • Dos puntos… para el Barney de 83 años y su reacción cuando descubre que la chica que se intenta ligar tiene 31: Uh-oh…
  • Y los tres puntos… para Barney y el momento científico: “Tengo un rato, pero luego debo volver a una investigación super-secreta…”


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »