Review HIMYM: Hooked

Ha vuelto . Es noticia porque han sido tres semanas sin capítulo. Tres semanas de travesía en el desierto sin una risa que echarse a la boca, sin un traje que valorar, sin una reprimenda de Lily que soportar, sin un ligue de Ted que admirar, sin una cursilada de Marshall que señalar con el dedo, sin algo típico de Canadá en nuestras vidas. Claro que quizá no te hayas dado cuenta porque estabas ocupadísimo no perdiéndote detalle de los Juegos Olímpicos de Invierno

Ha vuelto How I met con un buen capítulo, fruto del equilibrio. Vale, quizá han faltado un par de minutos más de Robin, pero dentro de lo que cabe hoy los hemos visto a todos, y todos han estado bien. El más presente, Ted. No nos podemos quejar, llevamos tiempo diciendo que es el personaje más en forma de la quinta

Sin embargo, el gran protagonista del capítulo ha sido el de arriba. El de la foto. El cerdito. En mi caso ha sido una partida de caja cada vez que lo enfocaban, ponían la musiquita, y luego la cara de Lily. Cosa curiosa y tonta, pero no he podido dejar de pensar en el cerdo de George Clooney (sí, por si no lo sabías la mascota de Clooney era un cerdo, sólo que pesaba unas diez veces más que el de HIMYM). Claro que no creo que él lo necesitara para ligar

El síntoma más evidente de que ha sido un buen episodio es que ya llevaba tres buenas risas antes del papapapaaaaaaa. Y luego han vuelto a hacer una cosa que últimamente hacen mucho y que me-gusta y no-me-gusta a la vez: meter tópicos en las tramas. Me explico…

Rabbit or Duck, o cómo una persona cambia en función del ojo que la mira (la clásica chica que te gusta y nadie entiende qué narices le ves); Last Cigarette Ever, el asunto del tabaco, otro clásico; The Window, el mito de la vecina de al lado como chica 10… Hoy ha sido la teoría del hooked, el colgado, el chico o la chica que lo hace todo por ti, y tú te aprovechas de que está enamoradísima para chuparle la sangre. Son lugares comunes, tópicos. How I met los coge y los convierte en algo especial, sin duda. Eso me gusta. Pero es un esquema que repiten muchas sitcoms, y algo a lo que la serie nunca había recurrido. Antes todo era más extraordinario; quizá menos real, vale (The Naked Man, cabras, apuestas con bofetadas, tu amiga como ex estrella pop canadiense, hamburguesas orgásmicas…), pero yo lo prefería. La parte buena del cambio de tendencia es que ahora me sorprendo muchas más veces pensando Qué razón tienes… A medio capítulo por ejemplo he empezado a repasar excusas estúpidas para invitar a chicas a casa y lo cierto es que he usado dos o tres bastante absurdas. Es gracioso pensar que los dos saben qué va a pasar pero necesiten algo diferente para enmascararlo…

Qué grande 
Marshall haciendo de adolescenteQué grande Marshall haciendo de adolescente

Más cosas buenas: volver a ver al Marshall adolescente es genial. Creo que estamos ante el loser más grande de la historia… También ha brillado de nuevo la pareja (voy a decirlo) Padmallow, que llevaban tiempo sin encontrar la química. La escena del chili es la clave: Marshall y Lily son una pareja con toques frikis, y por ahí es por donde tienen que ir los tiros. El malentendido de Scooter es brillante… Scooter que, por cierto, recordemos que es el novio de Neil Patrick Harris.

Con Barney también han dado en el clavo. Para no ser un capítulo con mucha presencia del Sr. Stinson, ni ha estado desaparecido ni exagerado. Su actitud ante las representantes farmacéuticas es genial, como un niño en un Chiquipark. Aparte, cada vez que Barney guiña el ojo pongo un billete en la hucha para comprar los DVD de la serie. ¡Me encanta ese gesto!

¡Clink!¡Clink!

Otra cosa genial: Ted 2030 vs. Ted Actual. Es muy bueno cada vez que Ted dice algo, se para la imagen y el Ted que cuenta la historia dice todo lo contrario, casi hasta el punto de insultarse a sí mismo. El cameo de turno, tras algunos aciertos como Chris Elliot y Rachel Bilson, ha
sido flojete. Al parecer la Carrie Underwood que interpreta a Tiffany
es una ex-American Idol con bastante fama en los USA. Psé, como actriz
no mata, aunque su primera escena ha estado bien.

Para cerrar, el top 3: los mejores momentos del capítulo.
Selección totalmente personal que podéis (y debéis) criticar, alabar,
desmontar, siempre desde el respeto, en los comentarios:

  • Un
    punto
    … para Marshall: ¡Aguanta, Scooter, no voy a vivir para siempre!
  • Dos
    puntos
    … para Robin y su metáfora de las partes de las chicas y las telarañas y…
    cuando Robin se pone grosera puede ser muy graciosa (y muy grosera)
  • Y los tres puntos
    para Las Explicaciones de Barney. Así, en mayúscula, en general… Explicaciones de cosas
    que sólo Barney sabe, nadie más, y nadie más puede saber porque son
    fruto de su mente perturbada, pero él se indigna de que nadie las sepa.
    Todo empieza con un momento indignación, seguido de un momento
    ilustrativo, normalmente precedido a su vez por un “No quiero que me lo
    cuentes
    ” de Ted, o de Robin, o de Lily, o de Marshall. Brillante


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »