Review HIMYM: Happily ever after

Happily ever after: fueron felices y comieron perdices. Tras dejar a Ted más colgado que un salchichón en el capítulo anterior, volvemos a la acción en el McLaren's, donde vemos que el novio no se ha recuperado del shock post-boda. Y, sin embargo, pese a ello, tenemos un happily ever after, un “fueron felices y comieron perdices”. ¿Cómo? Pasa y lo vemos…

Posiblemente estemos todos de acuerdo: episodio de transición. Capítulo que nos sirve para despedirnos de Stella, aunque tímidamente, porque su cuota de pantalla ha sido mínima. Quizá es porque realmente nos quieran únicamente enseñar el después de de Ted: el de ella ya lo conocemos, y es estar al lado de Tony. También ha sido un episodio que adelanta tramas futuras, como la inminente llegada del padre de Robin, del que ya hablamos.

¡Debajo de la mesa!¡Debajo de la mesa!

La trama gira entorno a las reacciones que tenemos cuando alguien que mataríamos por evitar reaparece en nuestras vidas. Puede ser una ex: es lo más normal del mundo, y por eso le pasa a Ted. También puede ser un ex compañero de instituto al que avergonzamos sin motivo con un pedo como arma: es lo más friki del mundo, y por eso le pasa a Lily. O puede tratarse de algo sexual, y por eso, sencillamente, le pasa a Barney… Como ya hemos comentado, otra opción puede tratarse de problemas parentales, y ahí está Robin. Una pena, en definitiva, que no sepamos (¿aún?) el fantasma de Marshall.

Y en eso se nos va este capítulo en forma de cuento. Cuento de cómo Ted se desembaraza de Stella y cuento de cómo todo el mundo tiene un fantasma. Ted lo arregla al principio al Ohio style, pero sabemos que lo de tragar no suele funcionar, así que decide enfrentarse a Stella, lo que da como resultado una de las mejores escenas del episodio: Ted decide soltarle a la rubia, casi sin respirar, lo que el 99% de las personas le diríamos a ese ex que nos dejos tirados: you picked the wrong guy. La cagaste.

El mapa de Ted, grandiosoEl mapa de Ted, grandioso

Lástima que sea lo que le quiera decir y no lo que le diga. O no, quizá es mejor callarse y aceptar la derrota. Al fin y al cabo, no es un mal negocio para Ted. Sabemos que después de esto conocerá a la madre de sus hijos, y que vivirán happily ever after.

Para cerrar, el top 3: los mejores momentos del capítulo. Selección totalmente personal que podéis (y debéis) criticar, alabar, desmontar, siempre desde el respeto, en los comentarios:

  • Un punto… para el What up? de Ted al principio del capítulo, en el McLaren's… ¡me encanta esa expresión!
  • Dos puntos… para la escena en la cárcel de Barney
  • Y los tres puntos… para la última escena, con Ted y Stella: “Y eso es lo que le voy a decir”

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review HIMYM: Happily ever after
Valoración

Categorías: How I met your mother Reviews Series Etiquetas: , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »