Review HIMYM: Garbage Island

Review HIMYM: Garbage Island

Es un gran ejercicio de fe creer que de los huevos rotos podrá salir una tortilla, especialmente en el momento en que los huevos acaban de romperse. Pero llega un día en que logras cocinar, mal que bien, algo parecido a una tortilla, o incluso una tortilla de verdad, o hasta (rizando el rizo) algo mejor que una tortilla… y entonces el ejercicio de fe cobra sentido. Y entonces te das cuenta de que has salido de Garbage Island y que el mal no es eterno, y Marshall acepta su destino, y Barney también encaja el suyo, y Ted deja su mala conciencia aparcada, y he aquí el 6×17 de HIMYM. ¿Gustas?

¿Hong Kong? ¿2021? Los capítulos espaciotemporalmente juguetones de esta serie suelen ser buenos. En el caso de un flashforward (curiosa palabra que me trae buenos y malos recuerdos a la vez) la lógica dicta que significa nueva información sobre la madre, y así es. Tenemos nueva información sobre la madre, o mejor dicho, tenemos datos en boca de Ted que confirman los secretos a voces: que está casado con una chica (y por tanto sabremos quién es como muy tarde dentro de diez temporadas), que tiene dos niños, que la conoció en una boda en la que era padrino… Por tanto, por si alguien seguía emperrado en ello, Zoey no es la madre, ni tampoco tiene pinta de serlo ninguna de las chicas con las que Ted ya se ha topado, porque entonces posiblemente no empezaría contándole a Wendy lo de la boda, sino que empezaría contando cómo la conoció de verdad. Excepción: chicas a las que Ted solo ha visto el tobillo.

Por cierto… el hecho de que Wendy le pregunte a Ted por Zoey da a entender que ambos se pierden la pista en un futuro muy cercano, ¿no? ¿Dejará Wendy el McLaren's? Es más probable eso que la otra opción: que el grupo deje del McLaren's. En cualquier caso, no parece que Ted y su futura esposa vayan a estar mucho por el bar con Wendy sirviendo mesas, ¿verdad? Por cierto 2: muy mal, señor Mosby, eso de ir olvidando el nombre de la mítica Wendythewaitress. Muy mal.

Kids, a veces las cosas maravillosas surgen de situaciones horribles”, empieza diciendo la voz en off de Ted, que es más o menos lo mismo que esa filosofada de la entradilla. En el capítulo de esta semana hemos jugado bastante con esa idea. Por ejemplo la propia Wendy, que de tener que recoger y cargar con decenas de botellas pasa a conocer al hombre de su vida. O ese mismo hombre, que de ser despedido pasa a conocer a la mujer de la suya. O Zoey, que abandona el barco de The Captain para subirse al velero de Ted… ya sabéis que ella no es santo de mi devoción, pero tengo que reconocer que en este capítulo me ha gustado (¿quizá porque apenas sale?), y que ya empatizo lo suficiente con ella como para que me sepa mal que el affaire que tiene con Teddy vaya a acabar tan mal como nos han dado a entender. Sin embargo, a día de hoy el sol brilla con fuerza en el horizonte de esa relación, que me da a mí en la nariz que se romperá muy poquito antes de la finale.

La verdad es que este inicio tan inesperado prometía más...La verdad es que este inicio tan inesperado prometía más…

El capítulo también ha ido de bad guys. Chicos malos. El rey de la moral, es decir, Ted Mosby, sigue teniendo sus momentos de flaqueza con respecto a todo el asunto Zoey. Su doble encontronazo con The Captain (qué grande es Kyle MacLachlan…) le provoca un terremoto emocional, hasta que la propia rubia le calma con la metáfora de la tortilla. Por cierto: ¡que Zoey se acostó con su marido después de decirle que había otro! Esa no la sabías, ¿eh Mosby? Buenísima la escena escupiendo el brandy y, en general, toda la recreación que va haciendo The Captain de la historia. Especialmente, sí, ese momento de Ted con bigote. Tremendo…

Un detalle que me ha resultado muy curioso y que, aunque tiene cero importancia, quiero saber si le ha pasado a alguien más. En el minuto 9:15 de capítulo, justo cuando The Captain enfurece y sale de su despacho dando un portazo, me dio la sensación de que el cuadro que se ve a la izquierda, el del barco, se cae. Se aprecia muy mínimamente, casi ni se ve, pero parece que realmente el golpe lo haga caer, ¿verdad? Bien, pues luego me hizo mucha gracia ver que, efectivamente, el cuadro está hecho polvo. ¿Qué quiero decir con esto? Ni idea, pero me parecía curioso, y desde Bad news veo los episodios de How I met your mother con lupa.

En fin, hay más chicha más allá del triángulo Zoey-Ted-The Captain. Empecemos por Barney. SuitMan ha entrado (ya entró la semana pasada) en una dinámica tan atractiva como peligrosa. Atractiva porque ver de nuevo enamorado a Barney es casi con total seguridad sinónimo de tramas apasionantes; peligrosa porque nos puede pasar lo que ya nos pasó con la etapa Robin, y es que nos cansemos rápido de ver al Traje Andante emparejado. ¿Cómo lo veis? Yo creo que es interesante, porque con Nora pueden plantear historias que la canadiense quizá no permitía. Para empezar, seguro que Nora le da más caña, y se alejan del paradigma de pareja perfecta/pegajosa que llevaron Barney y Robin en la quinta. En cualquier caso, el trabajo no está hecho, aunque parece encaminado: a ella le ha encantado el lasertag y eso es un punto a favor en los esquemas de valoración del rubito, una vez superada la tontería inicial de dejar de escucharla tras rechazar una copa. Buenísimo el gag del cambio de voz… me hubiera gustado poner el ruido de ¿trompeta? que emiten Nora y Lily como cita, pero… ¿cómo lo onomatopeyizo? Chungo…

Sin ser, ni de lejos, el capítulo más gracioso de Barney, su trama me ha gustado por el hecho de ser compartida con Robin. Qué buena química tienen (qué buena química tiene ella con todos los personajes, grandiosa Smulders…) los dos, y qué bien sabe nuestra canadiense favorita buscarle las cosquillas al chulín de Stinson. De todas las trampas que le tiende para conseguir que acepte que está coladito por Nora, me quedo con la del móvil. Awesome!

¡Qué bestia!¡Qué bestia!

En fin, hagan sus apuestas: ¿para cuándo tendremos lío entre Barney y Nora? ¿Y para cuando un polvete para Robin? 18 semanas es suficiente sequía, ¿no? Ah, y lo de 18 semanas no es trivial: si tiramos atrás, es exactamente el tiempo que ha pasado desde Architect of Destruction, capítulo en que vimos a Max, el del pene pequeño, precisamente el último ligue conocido de Robin. Ahí es nada

Y pasamos a la última tortilla del capítulo: la de Marshall. Lo suyo es más una empanada mental, una gran empanada mental que mezcla a su padre, a su futuro hijo, a su trabajo y quién sabe si algo más. No, no está el Sr. Eriksen en su mejor momento… La buena noticia, eso sí, es que lo tenemos a bordo, por fin, aunque los guionistas aún se aferran a ese terremoto emocional, y sus secuelas, que fue la muerte del padre. Marshall está tan sacudido que ni siquiera quiere sexo (lo que provoca la mejor mini-trama del capítulo: Lily on fire… brutal el momento en que no para de sobarlo en el bar, y brutal al cuadrado lo de Empecemos por el sexo y luego ya haremos los preliminares), y no solo eso sino que decide que es momento de tomarse en serio su sueño, su gran aspiración: defender el medio ambiente. Todo le viene provocado por un documental en el que descubre la Garbage Island, una descomunal bolsa de (perdón) mierda que va flotando por el océano y que, para mi sorpresa, existe. Cito a la Wikipedia:

La Sopa de plástico , también conocida como Sopa de basura, Sopa tóxica, Gran mancha de basura del Pacífico, Séptimo continente, Gran zona de basura del Pacífico, Remolino de basura del Pacífico y otros nombres similares, es una zona del océano cubierta de desechos marinos en el centro del océano Pacífico Norte, localizada entre las coordenadas 135° a 155°O y 35° a 42°N. Se estima que tiene un tamaño de 1.400.000 km² (mayor que Perú). Este basurero oceánico se caracteriza por tener concentraciones excepcionalmente altas de plástico suspendido y otros desechos que han sido atrapados por las corrientes del giro del Pacífico Norte (formado por un vórtice de corrientes oceánicas). A pesar de su tamaño y densidad, el lote de basura oceánico es difícilmente visible mediante fotografías satélitales, y no es posible localizarlo con radares.

No sé qué me cautiva más, si el hecho de que sea prácticamente invisisble a la tecnología o la cantidad de nombres que recibe. Desde luego, mi pánico a aparecer de repente en medio del mar (sí, le tengo pánico a la idea de teletransportarme de repente en medio del océano, ¿pasa algo?) se ha visto aumentado en varios grados tras conocer la existencia de tal paraíso…

Bien, pues el séptimo continente (es mi nick favorito) espolea a Marshall, que toma la decisión de dejar el GNB y luchar por el medio ambiente. Genial iniciativa, adoptada en un curioso escenario: la basura. Solo una pareja como Padmallow podría omitir los olores y demás inconveniencias mientras hablan de cosas tan cruciales como aplazar la ansiada paternidad. ¿Significa esto que no tendremos baby en la sexta? Me temo que sí. Recuerdo que en algún momento de la temporada se mencionaba algo del embarazo de Lily, pero no recuerdo si lo situaba en el tiempo o no… ¿alguno con más memoria en la sala?

Conclusiones: muy buen capítulo. No es de los más graciosos de la temporada, pero está bien construido y sus tramas son muy interesantes. Tenemos a un Barney metamorfoseándose, tenemos a una Lily falta de sexo (“Olvídate de las anillas, en lugar de eso usaremos esposas”), a una Robin en estado de gracia y a un Marshall que sigue luchando por encontrar de nuevo su lugar. Ah, y a Ted en medio de una especie de triángulo que no acabará bien… De propina, más material para teorizar, porque volvemos a ver la dichosa boda en la que Ted es padrino y en la que conocerá a su esposa. Tenemos a tres candidatos para ser los protagonistas de ese enlace. Por un lado, Punchy, el amigo de juventud de Ted, que ya le ha pedido expresamente que sea su padrino; por otro, a Robin, que también se lo pidió; y ahora surge una tercera vía con Barney, al que muchos ven emparejado con Nora. Yo, la verdad, me decanto por la primera opción, ya que no veo ni a Robin ni a Barney casados antes que Ted. De hecho, como bien apuntan en los comentarios, Nora podría ser simplemente una herramienta de los guionistas para encender la chispa nuevamente entre Robarney. ¿Que no? Veremos

La imagen del capítulo, sin dudaLa imagen del capítulo, sin duda

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review HIMYM: Garbage Island
Valoración

Categorías: How I met your mother Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »