Review HIMYM: Ducky Tie

Review HIMYM: Ducky Tie

Lo cierto es que después de un estreno doble, 20 minutos de HIMYM saben a poquito. Y eso que Ducky Tie se ha comportado: ha sido un buen capítulo tirando incluso a bastante bueno. Nos ha presentado, como ya es tradición en la sitcom de CBS, dos tramas paralelas. Esta vez, eso sí, los guionistas no han usado muchos malabarismos para ir cruzándolas, sino que han tirado de un recurso tan viejo como efectivo: hablar de tetas. De las de Lily, para ser exactos. Un tema que puede distraer al grupo incluso de una historia tan jugosa como la reaparición de Victoria. Pero claro… con tres tíos, la dueña de los susodichos pechos y la peculiar Robin de por medio, ¿cómo no van a vencer las tetas? Dos tetas y un pecho para una entradilla no está nada mal, creo que ya es hora de ir pasando…

Podríamos decir que el capítulo es puro HIMYM, la serie en esencia. Una trama ligera y divertida, otra más profunda… y divertida también. El capítulo es mitad cachondeo, mitad seriedad. Mitad desmadre, mitad romanticismo. Mitad risas, mitad sonrisas. En Ducky Tie, la segunda mitad la ha puesto la trama de Victoria. La pastelera vuelve al ruedo después del sneak-peek de la semana pasada, esos escasos segundos en los que la pudimos ver. Como cuando se conocieron, ella está trabajando. Ay, Victoria… Creo que sacando a Robin de la ecuación, ella es la que más fans tiene de entre las exnovias de Ted. Y mira que ha tenido unas cuantas, como demuestra esa gran enumeración que hacen al principio del capítulo: Stella, Zoey, Karen, the girl who beat you up (Natalie), the girl who ruined a photo with Slash, the girl who made you get the butterfly tattoo (Amy)… No está mal. Victoria, recordemos, se quedó atrás cuando a) decidió irse a Alemania y b) Robin se puso a tiro. Su paso por la serie merecía un cierre y creo que este ha sido perfecto. Hemos visto rebrotar brevemente esa magia entre ambos (véase imagen inmediatamente inferior), cuando estaban en la cocina; hemos visto un beso (ídem); y hemos dado portazo a una posible relación con la conclusión más sensata que jamás ha sacado un personaje en esta serie (véase imagen inmediatamente superior): que lo de Ted y Robin siendo amigos no puede funcionar jamás, y menos si además metemos a Mr. Stinson, otro ex, en el ajo.

Review HIMYM: Ducky Tie

Realmente Victoria tiene razón. Por mucha amistad que le eches, una chica y sus dos exnovios no pueden convivir en el mismo grupo si además este es reducido (cinco en total) y se ven casi todos los días a todas horas. Especialmente cuando aún hay sentimientos de por medio: ella vuelve a beber los vientos por Barney, y Ted seguro que no diría que no a una relación con Robin. De hecho, si todo sigue así se casarán a los 40. La sentencia de Victoria es tan cierta como descorazonadora. ¿Qué significa? ¿Que volveremos a darle vueltas al triángulo? Estoy 100% de acuerdo en que Robin y Ted son una pareja maravillosa, pero dado que ella no es la madre (copiadmelo cien veces: “Robin no es la madre”) creo que lo más acertado es no darle más vueltas al asunto. Acepto, y ya es mucho, que retomen la trama Robarney, siempre y cuando no los vuelvan a juntar de forma inmediata. Con una pareja fija (Padmallow), suficiente. De modo que no sé qué opciones nos quedan… Siendo agoreros, la conclusión de Victoria es una especie de puntilla para el grupo, ya que insinúa que la convivencia debe acabar. Pero me cuesta creer que los tiros vayan por ahí: HIMYM empezó con cinco y con cinco debe morir. Veremos por donde nos salen los guionistas…

Más allá de esa losa lanzada por Victoria y confirmada por el Ted de 2030 (recordemos, Danny Tanner…), la trama romanticona nos ha dado algún que otro buen gag. Me quedo sin duda con las distintas versiones que tienen Robin y Ted del encuentro (adoro el Ted sobradete), pero también con todas y cada una de las veces que, en el presente, Mosby retoma la historia. Robin le da pie con una frase, y él repite la frase y sigue contando cómo fue la noche. Y es que realmente su narración es interrumpida demasiadas veces, porque en el fondo está hablando de Victoria. ¡Historia de la serie, con mayúsculas! ¿Qué hay tan crucial como para desviar la atención de todos de una cosa así? Dos cosas así: las tetas de Lily. Miss Aldrin está embarazada, y como ella misma resume de manera magistral, “las de arriba ya lo saben, pero no han avisado al vecino de abajo”. Tetas sí, barriga no. Barney, obviamente, es el más fascinado por ese aumento mamario, aunque a decir verdad ni Ted ni Robin se quedan atrás. El Traje, una vez más, pisotea el nombre de Maquivelo y deja en pañales la definición de la Real Academia. Lo suyo no es “astucia y doblez”, lo suyo es… en fin, no hay palabras.

Review HIMYM: Ducky Tie

Así que el capítulo se convierte en una inmensa oda a la planificación y la mala leche. No sé que es peor, si cascarse un curso de cocina de seis meses en New Jersey o tener la soberana paciencia de convertir a Marshall en una versión moderna de los perros de Pavlov: estornudo = Shinjitsu. En realidad lo peor es que nos creemos todo de Barney… pero ahí está la magia, que son seis años largos construyendo un personaje que, efectivamente, es capaz de eso y de mucho más con tal de salirse con la suya. De rebote, nos cuelan momentos brutales como el flashback en el que vemos a Barney pillado en plena fiesta en el piso, cuando Padmallow aún vivían allí, con unas cuantas chicas botando en un castillo de aire (¿?). Por cierto, ¿dónde estaba Ted en ese flashback? Otro pequeño detalle tonto: cuando Ted y Victoria se ponen melosos, y recuerdan su etapa como pareja, mencionan casi exactamente dos nombres de episodios: Game Night y Drumroll. Les falta el please

Review HIMYM: Ducky Tie

Capítulo bastante bueno, sencillo pero efectivo, y que como me suele pasar últimamente con HIMYM gana bastante en un segundo visionado. Ardo en deseos de ver a Barney durante tooooooda la temporada con la corbata de patitos, o en su defecto algo mejor: una apuesta a doble o nada contra Lily en la que pueda resarcirse. Dicho esto, os dejo con el top5 de la semana:

  • I said a-bang, bang, bangity bang… ¡Jajajaja! Ya es, sin duda, una canción marca de la casa…
  • La conversación de Ted me ha matado: “Hey, Ted. / Hey, kiddo…” y luego la escena a lo película muda, con música acelerada
  • Gran Marshall con el juego de palabras “my tie” y “Mai Tai”, coronado luego por ese “nuestro hijo es tan afortunado”
  • Victoria: “Te dije que mi horno necesitaba una limpieza, te invité a una peli porno” ¡Jajajaja, grande!
  • Cómo no, el enoooorme “Noooooooooo!” de Barney mientras la gamba cae…

Adiós, Victoria

Review HIMYM: Ducky Tie

Nota del autor
3.5
Vuestra nota
Review HIMYM: Ducky Tie
5 (100%) 1 vote

Categorías: How I met your mother Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »