Review HIMYM: Double date

Lo mejor de , bueno, corrijo, una de las cosas buenas de HIMYM (decir lo mejor es un poco pecado) es la capacidad de sorpresa. Tenemos un capítulo llamado Double date que, previsiblemente, contiene eso, una cita doble. Pero no, no tenemos una cita doble sino que tenemos una cita ¡cuádruple! ¡Y con matices espacio-temporales! Y mucho más: Robin y Barney en su primera crisis, Marshall saliéndose, el Ted más Ted… y no, no me olvido de Lily. En cuanto acabéis de mirar la imagen, click y para adentro que está la review. Si podéis

Capítulo entre bueno y muy bueno. Muy regular durante sus 20 minutos, o al menos yo no le he encontrado ningún gag sobresaliente. Mantenemos el esquema de dos líneas, con Ted en el apartado sentimental y el resto del grupo en el lado más alocado. Fórmula que, al menos a mí, me gusta… Uno de los debates más grandes entorno a la serie es, obviamente, la madre. Hay quien dice que es un simple McGuffin, es decir, un elemento que parece clave para la trama pero en realidad no lo es (la Wikipedia lo explica mejor que yo, sobre todo en la versión inglesa), pero al mismo tiempo hay quien se muestra muy interesado en saber quién es. El amigo David, sin ir más lejos… Pero llegar a la madre es, posiblemente, acabar con la serie, así que torear con esa trama siempre es complicado. Crissy lo dice clarísimo en el foro: “La trama de Ted flojilla, la verdad, aunque reconozco que tienen complicado darle vida a sus historias sentimentales sabiendo que no se trata de la madre.” A mí no me parece flojilla, estoy especialmente de acuerdo con la segunda parte de la frase. ¿Por qué no me parece floja? Aquí es donde entra en juego los maravillosos guionistas…Por un lado, desdoblar la trama de Ted al pasado me parece genial. Ted tiene que tener citas, y no siempre van a ser tan significativas como las de Robin y Stella, o tan surrealistas como la de Natalie (1×04), así que podemos hacer una normalpero doble, junto a su yo del pasado. Me gusta incluso que al final las citas tengan ese aroma a serie americana siempre-aprendemos-algo, con una conclusión a modo de moraleja. En este caso, que en el amor hay que ser tal cual y aceptar y ser aceptados de la manera que somos. Una manía de muchas series que normalmente me repatea pero que aquí me encanta. Ya digo, es gracias a los juegos de manos que hacen los guionistas… La trama-Ted está rellena de pequeños detalles sublimes: sólo él podría tener un Restaurante Preferido de Primeras Citas, ¡sólo él podría hacer chistes tan malos en una primera cita! Me alegro, eso sí, de que Jen no sea la elegida, posiblemente sea el peor ligue de Ted en toda la serie

Sublime...Sublime…

¿Y los demás? Pues cualquier sitcom empezaría con una doble cita en la que las chicas están entusiasmadas y los chicos aburridos. Aquí no. Aquí está Barney, y eso implica que nada está escrito. Sólo él podría usar a Chewbacca para romper el doble plan e irse a… un club de striptease; sólo él podría proclamarse el wingman of your mind de Marshall (me encanta Barney aceptando desafíos que no existen…) Pero sin duda lo mejor de todo el capítulo es el momento Marshall, la surrealista explicación a por qué no puede fantasear con otras mujeres. El sueño es brutal, pero casi me gusta más cuando después, en el MacLaren's, le suelta a una Lily indignada por su muerte que incluso creó una fundación a su nombre

Este capítulo también ha servido para introducir un nuevo elemento: los dobles. Muerta la cabra, había que inventar algo, ¿no? Sobre todo ahora que parece que se han olvidado de la slap bet… Personalmente tengo una gran devoción por el noble deporte de buscar dobles, así que me encantará esta mini-trama. De momento tenemos a la gran Robin lesbiana y al no menos enorme Marshall hispano. Falta el de Ted (ellos no saben que ya existe, y canta en Estopa) y el de Barney. Supongo que este último será motivo de un capítulo propio… Por cierto: muy prometedor el cabreo que pilla Robin por todo el asunto del club de striptease. Si es que en el fondo están coladitos el uno por el otro, vaya juego nos van a dar esta temporada.

Para cerrar, como siempre, el top 3: los mejores momentos del capítulo. Selección totalmente personal que podéis (y debéis) criticar, alabar, desmontar, siempre desde el respeto, en los comentarios:

  • Un punto… para Ted y Barney, que no estaban mirando a la rubia de la barra sino a… moustache Marshall!
  • Dos puntos… para Marshall, cuando confiesa que se pone caliente al pasar por un cementerio…
  • Y los tres puntos… para Marshall y su sueño, y también para el médico y su gran explicación científica… ¡lo mejor del episodio!

Y así cerramos la review de hoy, ni sin antes pediros un aplauso y ovación para Jasmine… ¡qué grande esa última escena, que nos demuestra que Lily no es tan inmune a las fantasías de Marshall como aparenta! Y la otra poniendo acento francés…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »