Review HIMYM: Doppelgangers

¡Ay, qué semana más triste! Las finales apuñalan nuestras vidas por doquier: The Big Bang Theory, Fringe, Lostseries finale, horror!), FlashForward (¡series finale, bien!)… y How I met your mother. La comedia de CBS despide su quinta temporada con Doppelgangers, un año que no ha sido precisamente el mejor. Creo que la mayoría estaremos de acuerdo en que la quinta ha sido la más floja de las temporadas de HIMYM, y que no sería descabellado que para que la sexta funcionase bien, habría que ir entrando en tramas maternas, es decir, pensando en una retirada a tiempo. No es que quiera ser catastrofista, pero a las pruebas me remito: parece que la serie es más divertida cuando la madre flota en el ambiente. De todas maneras, vayamos al 5×24 primero

Año flojo, finale floja. Flashbackeemos, por favor:

  • Primera temporada: magia pura con la unión de Robin y Ted (invocación a la lluvia incluida), la ruptura de Lily y Marshall, y la música de Bloc Party (This modern love) y Bach (Air)
  • Segunda temporada: Realmente es mejor la previa de la finale, Something Borrowed, que el último capítulo en sí, Something Blue, pero podríamos decir que actúan como un conjunto y que todo (la boda, el peinado de Marshall, la frase inacabada de Barney, la ruptura de Robin y Ted) es genial
  • Tercera temporada: ¿Recordáis los milagros? Y la proposición de matrimonio de Ted, claro…
  • Cuarta temporada: La finale más floja hasta entonces, aunque no nos podemos quejar porque vimos, por fin, a la cabra

El quinto final de temporada queda, a mi modo de ver, retratado desde el mismo título: Doppelgangers (Dobles). How I met ha sabido desde siempre crear gags de larga duración con maestría. Ejemplos: la slapsbet o apuesta de bofetadas; los rangos militares de Ted y Robin; el blog de Barney; Canadá… Hay decenas, y todas ellas están construidas con paciencia y entran en la serie con naturalidad. En cambio, el gag de los dobles está ligeramente metido con calzador, apenas ha tenido continuidad durante la temporada… y por muy absurdos que sean, en un poco heavy que Lily y Marshall entreguen su reloj biológico al sosias de Barney. Pero, eh, es una comedia, no le busquemos la lógica. Sencillamente, los dobles son míticos, no son classic, como otros gags que hemos listado arriba.

Big Chief...Big Chief…

Dicho esto, centrémonos ya en el capítulo. Lily y Marshall (los llamaría Los Eriksen, pero sé que ella se me enfadaría) van a por el niño. Efectivamente, tanto doble les ha llevado a la perdición y se ven obligados a procrear. La cosa es, claro, que con Barney nunca hay que fiarse de las apariencias, y el presunto doble no lo es. No lo es la primera vez que lo ven, subido en un taxi de moreno; ni la segunda, haciendo malabares estonios.

El momento taxi entre Marhsall y Barney es genial: ese mapa (le falta España, ojo…), ese intento de cobrarle 37.50 por la carrera… pero lo mejor es cuando ambos dicen, casi a la vez, Chicks don't want to bang cab drivers! (¡Las tías no quieren acostarse con taxistas!) Pobres… El malabarista estonio es casi mejor, y además se lleva el premio gordo. Ya me entendéis… Al final, tanta insistencia de Barney en disfrazarse consigue que Lily vea las cosas de otra manera (lo que hace la sugestión) y nos entregue la primera gran trama de la sexta: el bebé Eriksen.

Overbooking en la 
habitaciónOverbooking en la habitación

Por otro lado, y ésta es la mejor trama del capítulo, Ted se tiñe de rubio. La verdad es que la facilidad del Sr. Mosby para caer en el horterismo es innata, vaya que sí: las botas de cowboy, algunas camisas/camisetas, la perilla… y ahora lo del rubio. Las referencias a Billy Idol, Brigitte Nielsen, Dolph Lundgren o Ellen DeGeneres son todas ellas geniales, pero, evidentemente, lo mejor del asunto es la comunicación telepática de los personajes, un gag de continuidad muy bien llevado (¡así sí!) Aun recuerdo retorcerme de la risa en Mary the Paralegal, cuando un sofocado Marhsall confiesa telepáticamente a Lily que la susodicha Mary es en realidad una prostituta. ¡Magia!

¿Y Robin y Don? Pues… game over. Monty y Moo-Moo se dicen adiós. Ahora en serio… ¡qué serie más friki! ¿Un granjero y una vaca de peluche hablando sobre el consumo de drogas? Absurdo pero delicioso… Don se nos ha ido, supongo que para siempre. La verdad es que el tío no es muy hábil, y tiene la mala suerte de que le ofrecen primero el trabajo a su novia. Ya es mala pata. Ahora que ya no tiene a Robin, ¿volverá a renunciar a sus pantalones?

El doble estonioEl doble estonio

Y al final, tal y como podéis ver aquí al principio, los guionistas nos regalan una pizca de Robin y Ted, magistralmente abortada por el horrendo pelo teñido de él. Sin duda, la escena con más ecos de finale del capítulo: ese resumen de Ted es emotivo y demuestra que sí, que la serie progresa y sus personajes también. Y que se avecinan cambios en forma de pañales y chupetes. Será curioso ver cómo encaja la trama del niño con el resto, ya que evidentemente los papás estarán algo limitados. ¿Cuánto tardará Barney en usarlo como cebo para sus conquistas? Una nueva página del Playbook está a punto de ser escrita. En fin, un buen final, con ese casi beso de Robin y Ted, para un capítulo correcto pero algo justito para merecer el trono que ocupa.

Para cerrar, el top 3: los mejores momentos del capítulo.
Selección totalmente personal que podéis (y debéis) criticar, alabar,
desmontar, siempre desde el respeto, en los comentarios:

  • Un
    punto
    … para El Misterioso Barney, en la habitación de Lily y Marshall: “The Fifth Doppelganger (gira la cabeza) was me!
  • Dos
    puntos
    … para la primera conversación telepática, que acaba con una gran conclusión de Ted “Yes, we'd all like… some nachos!
  • Y los tres puntos
    para Lily y Barney. “What's your name? / Kristof / Kristof what? / Kristof… Doppelganger
Sí, Canadá está bien 
tachadaSí, Canadá está bien tachada

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review HIMYM: Doppelgangers
Valoración

Categorías: How I met your mother Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »