Review HIMYM: Canning Randy

Review HIMYM: Canning Randy

Al calor de la pre-review parecía que nos habíamos olvidado del análisis semanal de . ¡Pues no! Casi, pero no. Con más retraso del debido llega esta cita con el 6×07, un episodio que como era evidente por su título nos ha devuelto a Randy, aquel lamentable wingman que Barney usaba en sustitución de Ted en Rebound bro. ¿Aún recuerdas Canning Randy? Pues pasa y vamos a comentar

Una pizca de Becky, dos cucharadas de Zoey y medio kilo de Randy. Con estos ingredientes se construye Canning Randy, en lo que podríamos llamar capítulo de secundarios, algo que no suele ser muy habitual en How I met your mother, que se asienta fundamentalmente en sus cinco pilares. Mi opinión es que Becky sigue siendo genial (si no he visto el anuncio de Boats quince veces, no lo he visto ninguna), que Zoey ha sobrado claramente en este capítulo y que Randy nos ha traído una trama muy pobre. En su primera aparición lo bordó: wingman torpe, poco dotado para acompañar a Barney, y con el buen gag de la sangre para documentar sus erecciones. Pero aquí ha sido al revés: él ha sido el protagonista, y los demás (Marshall sobre todo) han estado a su servicio. Sinceramente, creo que no ha funcionado muy bien

Tortolitos...Tortolitos…

Empecemos por el GNB. A raíz de una descafeinada fiesta de Halloween (¿dónde está la azotea, por favorrrrr, dónde la slutty pumpkin?), en la que lo más destacable es el disfraz de Barney (sí, va de El malo de Karate Kid, del que se declaró fan en el capítulo The Stinsons), el grupo conoce las golosas intenciones de Randy, que no son otras que conquistar a Robin (y que cada uno ponga la palabra que crea oportuna en conquistar). Evidentemente, no lo consigue, aunque la serie usa un recurso ya habitual que es hacernos creer en primera instancia que sí… para que luego sea que no. El Where's the poop? de Lily promete ser ya un clásico. En serio, ¿hay personaje más mentiroso que Robin? Sin contar a Barney, por supuesto. Luego iremos a ver qué pasa con Robin realmente, ahora centrémonos en Randy.

El subordinado de Marshall es un auténtico desastre en su trabajo, tal y como era de prever, y por eso el consejo de Barney a Eriksen es claro: despídelo. Una decisión que en el GNB parece ser el pan nuestro de cada día, o así al menos se desprende de la actitud de Artillery Arthur. ¡Ese Saul Goodman! Arthur se carga a un empleado sólo porque lleva una corbata del mismo color que la suya, de modo que echar a Randy es poco menos que obligatorio. Sin estar muy convencido, Marhsall accede, sólo para arrepentirse a los cinco minutos… ¿Lo mejor de esta trama? Ver a Randy suicidándose en la trituradora de papel y a Marhsall de desesperado testigo. La verdad es que Will Forte (el actor que hace de Randy, un auténtico todoterreno de la comedia y habitual de Saturday Night Live durante ocho años) borda su papel de loser, pero no salva una trama demasiado facilona y predecible.

Creo que más de uno estará de acuerdo conmigo en que Lily ha sido la mejor del episodio. Más allá de que exploten, uuuuna vez más, su faceta de soluciones para todo (me refiero a la absurda solución que le da a Ted con lo de la alarma), la señorita Aldrin lo borda cuando se pone matona. El gag de la cabeza de caballo, sí, ha sido mágico… Por cierto, ¿verdad que el niño, Johnny Marley, es el mismo que se comió el pez en el capítulo anterior? Tampoco se queda atrás el momento Bill Pepper… ¿con quién te acostate, Robin?:

Fine! It's Bill Pepper…
Bill Pepper? Mmm… Kind of a coincidence there happens to be a bill and a pepper shaker here on the table. Any chance you and Bill had a three-way with Fork Napkin?

¡Crack!

La cagaste, Johnny MarleyLa cagaste, Johnny Marley

La trama de Zoey y Ted es tremendamente floja en este capítulo. La chica de los gorros sigue intentando hundir a nuestro arquitecto de cabecera a base de pancartas, pero nosotros lo que queremos ver es algo más, señores guionistas. Entre ellos, por si no ha quedado claro. Y si, por los motivos que sean, tenéis que mantener a Zoey a bordo sin que la relación entre ella y Ted avance… no sé, busquemos algo más. De verdad, muy pobre esa parte del episodio. Puestos a dar cancha a secundarios, me uno sin pensármelo dos veces al Club de Fans de Becky. ¡Qué tía! En su caso me da igual que repitan cada semana el mismo tipo de trama, mientras tenga algún gag me conformo. Además despierta a una Robin que me encanta, por mucho que me sepa mal que esté deprimida, tanto como para llegar a protagonizar ese anuncio que, lo confieso, la primera vez apenas pillé. ¡Qué grande! No es que haya mucho que pillar, pero daba tan, tan, tan por sentado que la que llevaba el pañal era la señora mayor, que la primera vez no supe bien de qué iba la cosa. Say “Aaaaaah…” es firme candidata a nuestra sección de citas, faltaría más. Decididamente, lo mejor del 6×07 son los dos anuncios, el de Robin y el de Becky (por cierto… ¿no os ha recordado el de la rubia a este momento de Padre de familia?)

Boats, boats, BOATS!Boats, boats, BOATS!

Canning Randy no ha sido un gran episodio. Yo salvo la aparición de Bob Odenkirk como Artillery Arthur, pero más porque nos recuerda a Breaking Bad que por otra cosa; salvo también el hecho de que Lily haya sido la mejor del capítulo, algo que no pasa a menudo y que por tanto hay que celebrar. Salvo algunos detalles marca de la casa, como que Padmallow siempre lleve disfraces complementarios, en esta ocasión ella de torera y él de toro. Salvo, of course, los anuncios. Y, faltaría más, al gran Saul…

Enorme Bob Odenkirk, como siempreEnorme Bob Odenkirk, como siempre

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review HIMYM: Canning Randy
Valoración

Categorías: How I met your mother Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »