Review HIMYM: As fast as she can

Tras una semana de calurosas discusiones acerca de Stella y Ted, de
las opciones de ella para ser la madre (semana en que muchos se
acordaron precisamente de la madre de Stella y varios de sus familiares
más cercanos…), As fast as she can nos resuelve la ecuación. Ahora ya
sabemos que Stella no será la madre. Vamos a ver qué más nos ha dejado
este penúltimo capítulo de la temporada

Retomamos la acción justo donde la dejamos en el anterior episodio, Right time, right place: Ted en el semáforo y Stella que saluda. Ahora vemos que ella no está sola, sino que está con Tony. Como siempre, lo mejor de la escena no es lo que pasa, sino lo que podría haber pasado… las hipótesis de Marshall me encantan, especialmente la que implica a la Stella francesa. Ejem…

Mon Dieu...Mon Dieu…

También el sueño de Ted es muy bueno: el tío no solo fantasea con la idea de tener más sexo, no… ¡le dice a Stella que él es mejor persona y ella le da la razón! Me gusta esa faceta de Ted, siempre preocupado por las implicaciones morales… Para regocijo de los muchos que odian a Stella, vemos que el beso que nos adelantaba la promo era en realidad una fantasía. Los anti-Stella tenéis final feliz, pero no nos adelantemos porque Tony acaba de entrar vestido de karateka al piso de Ted y Robin

Vale, no me gusta Tony. Y por primera o segunda vez en la historia, David coincide: no nos gusta Tony. No tiene nada de malo, pero tampoco tiene demasiado bueno. En este capítulo suma muchos minutos en pantalla y flojea bastante, pero se lo perdonamos porque da buenos argumentos para que los demás se luzcan

  • a) da pie a que hablen del cheque, con tres comparaciones a cuál más gloriosa; yo me quedo con la de Marshall
  • b) da pie a que insistan en la idea de que Ted está laboralmente… ¿estancado? La verdad es que quedaría muy bien de profesor, ¿no?
  • c) da pie al posiblemente mejor gag del capítulo: el tío rico que quiere una… ¿sala de tortura en el sótano? Es genial la reacción de Marshall, que enloquece completamente
Noooooooooooooo, Ted!Noooooooooooooo, Ted!

Al final, Ted consigue meterle en la cabeza a Tony que no necesita su ayuda. Que está bien, que le da igual Stella, que una persona que te deja tirada de esa manera no merece ni siquiera nostalgia. Sabias palabras, Ted, pero la estás liando otra vez: Tony deja a Stella. Lo que sigue de esta trama es más dramático que cómico, pero pasaremos de puntillas sobre ello: la reacción de Stella, pidiendo a su ex que le ayude a recuperar a su chico, es tan valiente como egoísta. Pero me gusta, porque expresa realemente un poco la misma idea que Ted tiene acerca del amor. Aquello de que el amor es complicidad, atracción física, respeto, buenos momentos… y luego una cosa que nadie sabe lo que es, pero que sin eso no hay nada. Este concepto es más o menos el que plasma Stella con ese the He's the one, y  es el que el propio Ted busca y busca sin parar. Me ha encantado la escena del coche, me ha gustado que maten el tema Stella… un momento, espera. ¡Pero si no lo matan! Al más puro estilo cabra, dejan abierta una más que posible trama para la quinta temporada: la película de Tony. Si os fijáis en el cartel, la escena es prácticamente calcada a la vivida en esta cuarta temporada, con Stella y Ted en el altar y Tony en un segundo plano… pero recibiendo las miradas de la chica. ¿Hará Tony un guión sobre eso? Tiene toda la pinta…

Por cierto, detallazo de Robin cuando deja el puño en alto hasta que Ted se lo choque… ¡como Barney en el 4×03!

¡Grande!¡Grande!

La otra trama del capítulo es la de las multas, con Barney a la cabeza. Vamos a ver… ¿no quedamos en Arrivederci, Fiero que Barney no sabía conducir? Es más, no sólo no sabía conducir sino que además le daba pánico la velocidad… ¿qué ha pasado? Vale que luego tenemos ciertos capítulos en los que se nos insinúa la opción de que Barney conduce, pero no sé… me resulta raro que ahora esté tan cómodo a los mandos de un deportivo. Obviando esto, tengo que admitir que esta parte del capítulo me ha parecido floja. Más que floja, forzada, metida con calzador. Eso no quita que haya gags buenos, como el Challenge accep-TED (que el propio Ted tarda siglos en pillar) o el momento Barney entre rejas, glorioso de principio a fin.

En resumen: capítulo un poco raro, con una trama romántica buena y otra cómica menos buena. Tony no nos gusta, Stella y Ted funcionan a la perfección juntos, aunque no vayan a estarlo nunca más; Lily ha vuelto (aish…), Barney sabe conducir y Robin se saca unos dólares con los derechos de autor de su tono para móviles; Ted ya no se separa del paraguas amarillo, y está realmente ansioso por encontrar a la madre. ¿Cuánto nos harán esperar estos guionistas? No sé, pero la season-finale está a la vuelta de la esquina y no puede pintar mejor…

Para cerrar, el top 3: los mejores momentos del capítulo.
Selección totalmente personal que podéis (y debéis) criticar, alabar,
desmontar, siempre desde el respeto, en los comentarios:

  • Un punto… para Ted con el tono de Robin Sparkles en el móvil… ¡let's go to the mall!
  • Dos puntos… para Marshall enloqueciendo con la casa del asesino… ¡qué caguetas!
  • Y los tres puntos… para Barney jurando por el Goliath National Bank… ¡me ha roto!

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review HIMYM: As fast as she can
5 (100%) 1 vote

Categorías: How I met your mother Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »