Review HIMYM: Architect of destruction

Review HIMYM: Architect of destruction

Hay una frase de Ted, una frase marca de la casa, pura factoría Mosby, que me en-can-ta: that's the dream. Y Architect of destruction es un poco el dream de esta temporada, un capítulo ligeramente mother (tenemos chica nueva, y se llama Jennifer Morrison, housers), con tramas equilibradas, con grandes gags, con el fantástico tandem que forman Ted y Barney en estado de gracia, con… con todo lo que le pedimos a esta serie, ¿no? No os cortéis en gritarlo: ¡HIMYM ha vuelto!

Se fue un pequeño tiempo, durante gran parte de la quinta temporada. Pero está de vuelta, con capítulos como Unfinished o este 6×05, que curiosamente (o no) va firmado por los jefes, Carter Bays y Craig Thomas. Ellos se encargaron en la quinta de las casi únicas joyas que hubo: The Sexless Innkeeper, The Playbook, Girls Versus Suits, Rabbit or Duck (capítulo extraño, pero bueno) … aunque también es de recibo recordar que perpetraron el mediocre Doppelgangers. En fin, a lo que vamos, mothers: Architect of Destruction.

El capítulo empieza con una jugada de manual en las comedias de situación: el conflicto. El conflicto, que no es otro que un nuevo dilema moral de Ted, el enésimo de su vida y el segundo que sepamos en relación con los nuevos cuarteles generales del Goliath National Bank. Si en Unfinished fue el ser o no ser como arquitecto, hoy Mosby se enfrenta un doble problema. Derribar, por un lado, un edificio histórico (¿cuántos fun facts conocerá Ted sobre The Arcadian?); derribar, por el otro, cualquier opción de ligoteo con una bella desconocida que, wait for it¡es arquitecta! Qué grande Ted cuando la describe como una friki de la arquitectura… ¡es lo que necesita este hombre para no temer ser aburrido, ligarse a otra de su calaña!

El caso es que The Arcadian junta a Ted y Zoey, una chica de la que ya hemos hablado y que supongo que todos conocéis. Por lo que sabíamos, y por lo que se intuye tras la escena final, Zoey ha venido para quedarse. Al menos durante un tiempo, porque no será la madre: las leyes no escritas de la serie, ya lo sabéis, prohíben rubias a bordo. Pero se avecina un muy buen personaje, que nos abre exquisitas posibilidades. Porque Zoey dentro del grupo será una mina: ¿no veis acaso cierta fricción con Robin, para la que Ted siempre será Ted? ¿No creéis que chocará frontalmente con Barney, ella tan activista, él tan lo contrario? Aunque molaría que despertara al Barney de los primeros tiempos, ¿recordáis?

Zoey puede ser el oxígeno necesario para acabar de reanimar HIMYM, sobre todo porque es inevitable que tenga química con Ted, y buenos gags. En este 6×05 tenemos ejemplos de ambas cosas: su primera conversación, a los pies del Arcadian, alabando las virtudes de la vejez, combina química y humor; la excusa del veterinario, por otra parte, ha sido awesome… Cómo me gusta que Ted acapare protagonismo.

¡Grande!¡Grande!

Pero ya está bien de la parejita Ted-Zoey. Vayamos a la otra gran dupla del episodio, que no es otra que Ted-Barney. Sólo por la conversación inicial en el McLaren's (New is always better, Ted…) ya merece la pena el resto. Más vueltas al mito Star Wars y esos grandes gestos de Barney… ¡magia! Tampoco se queda atrás el Legen… dary! por fascículos, uno hablado y otro escrito. Además, Architect of Destruction nos brinda posibles nuevos classics: el I don't recall saying snakes y sus variantes, el Boobs? o el Papa de Marhsall son firmes candidatos… Y además nos repite un gag de Barney que ya me encantó en su día (Little Minnesota) pero que hoy me ha chiflado: la silla giratoria.

Ted: How the hell could you do that?
Barney: Simple. I rented the chair. The bunny was here already, that was
lucky… I waited to do the dramatic swivel until I heard your key enter
the door…

Sólo podía ser Barney...Sólo podía ser Barney…

Y…

Sólo podía ser Barney...againSólo podía ser Barney… again

Muy grande. Muy grande ese detallito de la foto cuando Ted sale disfrazado de mago, foto que Barney guarda durante ¿años? en su móvil porque sabe que algún día le será útil… El capítulo tiene varios pequeños detalles más. Me ha gustado mucho lo de los guantes de Zoey, por ejemplo, aunque no me acabo de creer eso de que esté casada. ¿No habrá tensión sexual con Ted, entonces? Mmm… hay truco, ¡fijo!

Por lo demás, creo que hemos visto a la mejor Lily de la temporada, lo cual no era muy difícil, a una Robin ciertamente apagada, y a un Marshall ligeramente sobreactuado. La trama del pene pequeño de Max (paradójico nombre, sí…) ha sido un complemento correcto, pero tampoco para tirar cohetes. Me quedo, sin duda, con el momento en que Marhsall empieza a ver a Robin y Lily criticando su actuación en la cama, al ritmo de un cosmo… ¡qué grande esa Lily diciendo que ella también ha pensado en Robin alguna vez!

En resumen: muy buen capítulo, para mí un peldaño por debajo de mi referencia en esta sexta, que sigue siendo Unfinished, pero definitivamente con sabor al HIMYM clásico. Y la gran duda: ¿sabremos algún día quién tiene el pene como Winston Churchill?

No commentNo comment


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »