Review Heroes: Shades of Gray

Review Heroes: Shades of Gray

Por el título del episodio (Gray, de Gabriel Gray) soñábamos con un cara a cara de 42 minutos entre Sylar y su padre, en el que obviamente no tenían cabida ni Hiro, ni Peter, ni Claire, ni ningún otro personaje molesto. Además, pese a nuestra experiencia, el cliffhanger de Exposed nos había dicho: ¡hey, hemos cambiado la serie, ahora mola! Pero los sueños no se hacen realidad. Heroes demuestra con Shades of Gray que tiene dos o tres historias interesantes por contar. Eso es mucho más de lo que pueden decir otras series, pero urge una selección natural. Veamos…

¡Tenemos review! Comenta, discute, opina, polemiza…

  • Episodio 3×19: Shades of Gray
  • Fecha de emisión: 9 de marzo

Empezaremos por la ofensiva costumbre de querer redimir a todos los personajes, ofreciendo luego un giro supuestamente inesperado. Uno de los pocos villanos apasionantes que se presentó en el volumen 3 fue Eric Doyle, ese diabólico titiritero sin mayores pretensiones que explotar las posibilidades más obscenas de su poder. Doyle era un niño grande que jugaba con títeres de carne y hueso, cuya mirada podía estremecer a cualquiera. En Shades of Gray lo hemos visto llorar en el primer minuto de partido, pidiendo clemencia a Barbie (¡basta, se llama Claire!) porque los hombres de Danko le habían quemado el teatro.

El Eric Doyle que nos gusta habría manipulado a Claire, a Sandra, a Lyle e incluso a Mr. Muggles con tal de obtener su propósito. Pues no, en Shades of Gray, Doyle se marcha gimoteando porque “ha cambiado”. La que no cambia es Claire, que media horita después decide ayudar a Doyle. Y empieza buscando un trabajo en la tienda de comics en la que trabajaba Aquaman. Después de una curiosa entrevista de trabajo (bastante divertida), el jefe de la tienda decide que Claire se merece el trabajo porque desde que ha entrado el clásico grupo de frikis adolescentes (vírgenes) no ha dejado de mirarla. ¿El final de la historia de Doyle? Muy original: los hombres de Danko capturan a Doyle, Claire entra en acción, Doyle se escapa. ¿Ha cambiado Doyle y ahora es de los buenos? No, falta la miradita final que dice: “soy el mismo cabrón de siempre, te he engañado”. ¿Hacía falta todo el teatrillo de engañar a Claire?

Doyle no ha cambiadoDoyle no ha cambiado

La resolución del otro cliffhanger propuesto en Exposed tampoco ha estado a la altura. Si Nathan no quiere que Danko sospeche de sus poderes, tema que luego comentaremos, debería dejar de llegar a distintos puntos de la ciudad en segundos. Es mi humilde consejo. En cualquier caso, Nathan llega frente al Capitolio, donde Danko había dejado a Parkman con una mohcila de explosivos, y empieza a negociar con su antiguo amigo. El mayor de los Petrelli pretende evitar que los hombres de Danko le metan una bala entre ceja y ceja al bueno de Matt, por eso le insta a que utilice sus poderes para comprobar que dice la verdad. Mientras tanto, en el Building 26, Danko está ansioso por apretar el botón rojo (¿por qué siempre es rojo?) que desintegre a Matt y, de paso, a su amigo Nathan.

Aunque está ligeramente drogado, Matt consigue utilizar sus poderes para leer la mente de los artilleros y decidir qué cable cortar. Para un momento, ¿no hubiera sido más rápido si Nathan lo hubiera preguntado? El mecanismo de activación de la bomba ha fallado, probablemente porque los poderes de Rebel llegan a cualquier máquina. Lo mejor de la escena es el final, cuando Danko, rabioso, empieza a areptar el botón varias veces, ya sin efecto. Sin duda, uno de los puntos fuertes de Fugitives es ver a Zeljko Ivanek en acción.

La batalla no termina ahí. Nathan inicia una cursa para convecer al presidente de los Estados Unidos de que debe despedir a Danko. Y The Hunter hace lo propio, buscando evidencias de que el mayor de los Petrelli tiene poderes. Esta búsqueda nos conduce a la mejor escena del episodio: cara a cara entre Christine Rose y Zeljko Ivanek, aka Angela Petrelli y Danko. The Hunter lanza un dardo envenenado sacando el tema de la genética, pero Angela 'no pestañea' Petrelli se saca de la manga un acontecimiento de 1997 en el que, sorprendentemente, Danko salió con vida. ¿Insinúa que tiene poderes? Angela sigue comiendo ostras mientras Danko se marcha… ¡Brutal!

Angela 1-Danko 0Angela 1-Danko 0

Vamos con Sylar, cuya historia ha sido un pelín descafeinada para lo que apuntaba. Nada que objetar a las interpretaciones de Zachary Quinto y John Glover, pero la historia se ha perdido excesivamente con metáforas de la vida. Aún así, es sorprendente el hecho de que papá Gray tenga cáncer. Incluso los héroes más poderosos pueden sucumbir ante las enfermedades más humanas. No es el caso de Sylar, que tras escuchar las lecciones de su padre y verse reflejado a sí mismo, ha decidido perdonarle la vida a su padre. En realidad, Samson Gray estaba muerto desde que Sylar ha visto su deplorable situación. No lo ha matado, lo ha dejado morir. Las escenas entre los Gray son lo más entretenido del episodio. Ahora Sylar está libre para una nueva historia. Y ya ha llegado a la casa de Danko…

La última mención del capítulo es para Hiro y Ando, que ya han vuelto de la India para ayudar a Matt Parkman. Pensarás: ¿han llegado tarde, no? Pues no, están ahí, por orden de Rebel, para ayudar a un bebé llamado Matt Parkman, obviamente, hijo del ex policía que minutos antes estaba cargado de explosivos ante el Capitolio. ¿Se presenta otra apasionante historia para la vibrante pareja de japoneses? Al menos, no lo diré muy alto, esta trama tiene cierto sentido. Acabaré, como muchos, acogiéndome al regreso de Bryan Fuller, que se producirá en el próximo episodio, Cold Snap, que se emitirá el día 23 de marzo (no, la semana que viene no hay capítulo). Pero ahora toca hablar de Shades of Gray, ¿qué os ha parecido? ¿Algún detalle que os apetezca comentar?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »