Review Heroes: Hysterical Blindness

Review Heroes: Hysterical Blindness

Nuevo episodio de Heroes y nueva colaboradora de Todoseries que hace su aparición en el ruedo. Espero estar a la altura de la doble D y de los demás nuevos redactores. Sin más rodeos comienzo ya con mi visión de Hysterical Blindness, que me ha parecido bastante potable, con tramas más o menos interesantes protagonizadas por Sylar, Claire (sobre todo por la resolución de su línea argumental), Peter y Emma (ésta un poco más light, pero la personalidad y habilidad de la chica sorda me han ganado), y por supuesto, Samuel y el resto de personajes del circo moviéndose sinuosamente entre todos los demás. ¿Vamos?

Saluden a Rebeca Aguilar, que se encargará de comentar Heroes cada semana. Seguro que os gustan mucho más que mis reviews…

¡Vuelve Sylar! Con esa esperanzada exclamación se despedía el anterior episodio de Heroes, y del mismo modo comenzamos este 4×05 Hysterical Blindness. Al estilo de La Novia (Kill Bill), nuestro malvado favorito sale del agujero donde lo han enterrado, pero como veremos a lo largo del capítulo, este renacer de momento se limita al plano físico, ya que psicológicamente Gabriel tiene un caos en la cabeza del tamaño del planeta Júpiter. No se acuerda de nada ni sabe quién es. El relojero tiene la mala suerte de toparse con un policía que lo detiene y lo lleva a una sala de interrogatorios. Allí una comprensiva doctora intentará llegar al fondo de este, de momento, desconocido. Me gustaría destacar la gran interpretación de Zachary Quinto en estas escenas, ya que me he creído totalmente la confusión y desesperación de Sylar, olvidándome por unos instantes, yo también, de quién es en realidad y todo lo que ha hecho.

Sin embargo, no tardaron en volver a ponerse mis vellos de punta al pertacarme de que algo de su subconsciente estaba comenzando a relucir: se trata del momento en que Gabriel nota que el tic tac del reloj de pared es diferente al tic tac del reloj de la doctora. Ay, por un instante pensé que ese tic tac le iba a servir como catalizador, pero no fue así. Y es que el poli interrumpe la charla asegurando que ya lo han identificado como Gabriel Gray, un tipo que mató a su propia madre. Sylar no da crédito a lo que oye, y como mecanismo de autodefensa, cuando el policía va hacia él con no muy buenas intenciones, utiliza uno de sus poderes casi como acto reflejo, y lo empuja hacia el cristal de la pared haciéndolo añicos.

A Sylar no le queda otra que huir (y más cuando la policía le dispara). Es entonces cuando descubre que además de la telequinesis, y de los extraños rayos que salen de sus manos… parece ser el hombre de hierro, ya que su cuerpo expulsa las balas y se recupera en un santiamén. En plena huída, aparece de la nada el circo de Samuel, quien como todo un maestro de ceremonias, lo invita a entrar a ese mundo repleto de colores, música y sonidos, tan aparentemente infantil e inocente: su casa. Demasiado tentador como para negarse. Cuando la policía llega al mismo lugar, ya no hay nada, sólo oscuridad y silencio (curiosa paradoja).

Samuel, maestro de ceremoniasSamuel, maestro de ceremonias

Por otra parte tenemos a Peter Petrelli que se dispone a pasar un nuevo día de trabajo salvando vidas ajenas en su recuperado rol de paramédico. Sin embargo, por el camino se topa con Emma (la chica sorda), que está a punto de ser atropellada, y utiliza su poder de ultravelocidad para salvarla. Al haber tocado a la chica de los archivos, se le transfiere esa habilidad a Peter, dando lugar a una cómica escena (no sólo Hiro puede protagonizar momentos graciosos) en donde intenta correr y no puede. Por cierto, descubrimos algunos nuevos datos de Emma, como que hace seis años algo ocurrió de lo que se siente culpable, y donde murió un tal Cristopher. ¿Su novio, su marido, su hermano? Desde entonces se está castigando a sí misma, ya que dejó su trayectoria como doctora para trabajar en los archivos del hospital, algo que, según su madre, está muy por debajo de una mente brillante como la suya.

¡Ah!, el título del episodio se refiere precisamente al poder de Emma, ya que su madre (que es doctora) opina que quizá no tiene sinestesia, sino ceguera histérica. Pero ya sabemos que no tiene ni una cosa ni la otra, y ella misma se da cuenta gracias a la ayuda de un Peter que me da la sensación de que va a acabar enamorándose de ella, ¿o no? La verdad es que es una habilidad muy especial, mágica e hipnótica, aunque como veremos al final no es del todo inofensiva, sino que puede llegar a convertirse en algo violento, tanto como para resquebrajar una pared.

Al final del episodio, a Peter se le aparece un Hiro en horas bajas, que se desmaya en sus brazos. La próxima semana supongo que sabremos dónde se ha metido el japonés. Espero que haya hecho algo más interesante que intentar evitar que un empleado de su oficina se fotocopie el culo.

Hiro, en apurosHiro, en apuros

En cuanto a la trama de Claire, la ex animadora comienza a tener sospechas de su nueva compañera de habitación, Gretchen, ya que todas las señales indican que se ha obsesionado con ella de manera peligrosa: tiene información e imágenes suyas en su PC, no para de hablar a las demás chicas sobre Claire, se pone su ropa… y parece ser la responsable de que la bandera de la hermandad en la que ambas pretenden entrar esté a punto de aplastar a Claire y otra chica con la que hablaba. ¿Celos? Eso parece, y más cuando al finalizar el día, Gretchen le confiesa a Claire que está enamorada de ella, y le planta un beso en los labios. Aunque asegura que no tuvo nada que ver con la caída de la bandera, y por supuesto tampoco con la muerte de Annie, Claire y todos nosotros ya tenemos la mosca detrás de la oreja… porque Gretchen parece un poco siniestra, ¿o no?

En los últimos minutos del episodio es cuando descubrimos la verdad. Hay una persona que se ha encargado de boicotear la relación entre Gretchen y Claire, una persona que empujó a Annie causándole su muerte, la misma persona que tiró la bandera. Y esa persona es Rebecca, Becky Taylor, quien durante todo el capítulo había pasado de lo más desapercibida limitando su papel al de anfitriona de la hermandad (que, como no podía ser de otra manera, acepta a Gretchen y Claire en sus filas… por cierto, si yo fuera la primera vigilaría mis espaldas).

Y parecía inofensiva...Y parecía inofensiva…

Y es que Rebecca (la cual tiene el poder de la invisibilidad, de ahí su facilidad para hacer todas las cosas anteriormente mencionadas) trabaja para Samuel, cuya intención es aislar a Claire, supongo que para dejarla totalmente vulnerable y así hacer más fácil su captación a la familia. Muy sectario el asunto, ¿no os parece? Y es que Samuel es un personaje de lo más curioso, ya que aunque parezca un ser oscuro (como demuestra la casa derruida el anterior episodio, y el miedo, o respeto, que todos le tienen), no lo parecen tanto sus intenciones, ya que no para de hablar de amor y comprensión, de darle al resto de héroes que vagan solos por el mundo, una familia, un apoyo… Me tiene bastante desconcertada este Samuel. ¿Un malo que va de bueno o un hombre bueno al que las circunstancias le hacen ser malvado?

En fin, un buen episodio que a mí personalmente me deja con ganas de más. De más Samuel y Sylar, de más Emma, de más Rebecca, de más Lydia… (curiosamente casi todos son personajes nuevos). Creo que están acertando al no condensar en un mismo episodio minitramas de todos y cada uno de los personajes, ya que se hace mucho más llevadero dedicar cada capítulo sólo a varios de los protagonistas; se profundiza mucho más y no se marea tanto la perdiz. Aunque, eso sí, creo que ya va siendo hora de plantear una trama algo más global y conjunta entre todos los héroes, ya que de momento cada uno va demasiado por su lado y no parecen tener ninguna misión ni objetivo (¡pero, por favor, que no sea de nuevo salvar al mundo!).


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »