Review Heroes: Brother’s Keeper

Review Heroes: Brother's Keeper

Había recuperado mi látigo del baúl de los recuerdos y empezaba a calentar mi máquina de la tortura para mi reencuentro con las reviews de Heroes. Me he frotado las manos cuando he visto a Hiro y Claire en acción, mientras susurraba: la de palos que le van a caer… Y sí, alguno que otro le voy a dar, pero Brother's Keeper es un buen episodio que, por fin, nos enseña la verdadera motivación de Samuel y su circo de secundarios, nunca mejor dicho. ¿Comentamos el 4×10?

Ausente Rebeca Aguilar, recojo el testigo sólo por esta semana. Sí, ya lo sé, la vais a echar de menos…

Soy gafe. Te extrañará esta desubicada confesión, pero es la única conclusión a la que he llegado. Me explico. Como miembro de la Doble D he sufrido dos insoportables años de Heroes con sus correspondientes reviews. Sólo algunas excepciones (we love Cold Snap) y la bendita huelga de guionistas, que acortó el sufrimiento, impidieron que me cortara las venas. Sin embargo, desde que mi compañera Rebeca se hizo cargo de los análisis semanales, la serie ha evolucionado de una forma interesante. Es como si un poder superior, posiblemente surgido de algún villano de la propia serie, hubiera evitado que mis reviews alabaran el buen hacer de Heroes. Hasta hoy, que el destino me ha puesto ante el análisis de un episodio más que aceptable. Y podré enumerar los aciertos de Redemption. ¿Empezamos?

Heroes no es la serie que nos sorprendió y maravilló durante la primera temporada. Y estoy seguro de que no lo volverá a ser. Pero también tengo claro que Redemption es lo más cerca que estaremos de aquellas sensaciones. La serie cortó de raíz los problemas después de Fugitives. Se lavó la cara y empezó de cero. Y aunque ya ha tenido tiempo de acumular alguna que otra pifia (Tracy, ehem), la entrada del grupo circense y la atención a otras tramas menores ha beneficiado al conjunto.

Uno de los grandes beneficiados, por ejemplo, es el señor Peter Petrelli. Tras salvar el mundo, o intentarlo, durante tres temporadas, ahora se dedica a salvarle la vida a personas enfermas, tal y como soñaba en un principio. Milo Ventimiglia ya no soporta el peso del protagonista principal. Y la conclusión es que se mueve mejor como secundario.

Una de las tramas principales de Brother's Keeper se estructura alrededor de su figura y la de Nathan, juntos tal y como nos dejó el final de Shadowboxing. Nathan ha regresado a su despacho, pero sigue sin sentirse cómodo. Mamá Angela, desaparecida en combate, había informado al personal de que su hijo se tomaba unas merecidas vacaciones. Raro. Y a los pocos minutos de llegar al despacho se presenta el señor haitiano con cara de desconfiado. Más raro aún. El anulador de poderes le dice a Peter que vaya solo a un almacén donde descubrirá una verdad terriblemente dolorosa.

Peter no va solo porque si alguna vez hiciera caso de las recomendaciones de los demás no tendríamos serie. Y claro, en el almacén está lo que todos esperábamos…

Nathan, te presento a NathanNathan, te presento a Nathan

Nathan alucina, aunque al tocar su cuerpo empieza a recordar detalles. Primero Sylar, supuestamente muerto. Luego Parkman, que está a puntito de seguir ese camino. Por suerte, el equipo Petrelli cuenta en sus filas con un sanador. Cuando Matt empezaba a ver la luz al final del túnel aparece Peter para devolverlo al mundo de los vivos. A él y a Sylar, claro, que al ver a Nathan comprueba que es la oportunidad idónea para recuperar su cuerpo.

Supuestamente, para que Sylar recupere su cuerpo, lo único que debe hacer Nathan es tocarlo. Resulta curioso porque en esa escena no están ni Sylar ni Nathan, sino la mente de Sylar en el cuerpo de Parkman y el cuerpo de Sylar transformado en el de Nathan. El mayor de los Petrelli toca a Parkman, que se libera de la personalidad de Sylar. El bueno de Matt también recupera su privilegiado poder, que le ayudará a salir del hospital. Merece un buen descanso. Sin duda, la secuencia completa de la habitación entre personajes que existen y personajes que no, es la mejor del episodio.

Mientras tanto, Nathan, intuimos que con Sylar gestándose en su cabeza, ha decidido marcharse al desierto para no hacer daño al personal. Y le dice a Peter que se marche por su cuenta. Peter, como decía antes, nunca hace caso a las recomendaciones. Y ha tocado a su hermano para obtener su poder y escapar con él, aunque también es posible que Sylar haya aprovechado para colarse en su mente. El resultado es que Nathan no sabe muy bien quién es. Y Peter parece tomarse a ligera que su hermano esté muerto y todo sea una farsa de su madre montada a partir de la privilegiada, y muy dañada, mente de Parkman. Esperaba una reacción más contundente por su parte. Mi conclusión es que Nathan está muriendo y Sylar está volviendo a nacer. Glups…

Y ahora cambiamos radicalmente de tema para recuperar a un personaje estimado por todos. Uno de esos hombres cargados de carisma y de sentido común cuyas tramas siempre nos han fascinado…

Mohinder SureshMohinder Suresh

Véis como soy gafe. Para una review que hago y vuelve Mohinder… Lo último que sabíamos de él es que Samuel lo había matado. El propio Samuel nos presenta su historia a través de Hiro, al que obliga a viajar al pasado, concretamente ocho semanas atrás, para recuperar una cinta quemada por el doctor Suresh.

Mohinder ha rehecho su vida en su país de origen: tiene pareja y trabaja como profesor. Sin embargo, sigue fascinado por las investigaciones de su padre. Y mantiene una caja cargadita de material interesante. Entre esos documentos se encuentra un vídeo rodado en 1961, muy al estilo Dharma Initiative, que narra el nacimiento de un niño terriblemente especial cuyos poderes aumentan al entrar en contacto con otros héroes. Ese niño se llama Samuel Sullivan.

Mohinder consigue una brújula (falsa, de los chinos) para llegar hasta Samuel, pero se encuentra con Joseph, el hermano fallecido. Joseph no sólo es el jefazo del circo, sino que ha sido el encargado de custodiar el poder de su hermano para que su ambición no se descontrolara. Samuel, que de tonto no tiene un pelo, se percata del asunto y empieza a buscar la dichosa cinta que explique sus capacidades. Pero cuando da con la cinta, exactamente en el lugar donde habíamos visto el cadáver de Mohinder, se encuentra con esto:

Mohinder censura la cintaMohinder censura la cinta

Mohinder está quemando, supuestamente, la cinta de Chandra Suresh que habla de Samuel. Éste no se lo toma muy bien que digamos. Y carga con toda su ira, y con un pedrusco hecho añicos, contra el pobre indio. Ya tenemos la escena de la muerte de Mohinder… or… or… una treta más del amigo Hiro Nakamura. Sí, el japonés ha conseguido llegar unos minutos antes al lugar de los hechos, ha cogido la cinta y ha colocado un chaleco antibalas a Mohinder.

La paradoja es que Hiro evita que Samuel coja la cinta en el pasado, pero se la da en el presente. Y no acaban ahí los fenómenos inexplicables. Mohinder, consciente de la capacidad de Samuel, ha decidido detenerlo para que no se convierta en un peligro, pero Hiro no lo puede consentir porque eso evitaría que Charlie, su amada, se salvara. Ni corto ni perezoso, como si no hubiera lugares en el mundo al que apartar al pobre Mohinder, decide meterlo en un manicomio con una camisa de fuerza. Olé Hiro, gran habilidad, mejor corazón… ¿Alguien me eplica esta absurda escena? ¿No era más fácil volver en el tiempo al momento en que Mohinder tira la cinta a la basura, cogerla y olvidarnos de tonterías?

Hiro hace daño a la serie porque su poder, aunque cada vez más limitado, abre un abanico infinito de posibilidades. Tracy tampoco hace mucho favor a Heroes, en mi humilde opinión. Se ha pasado medio capítulo congelada, posiblemente por su inestabilidad psicológica y la tentación del circo propuesta por Samuel. Un baño de agua caliente, una taza de te, el susto de arrancarle el pie a Claire y una charla con la misma hija de los Bennet ha servido para que Tracy se dé cuenta de que su sitio está alrededor de geeks que lanzan fuego por la boca o se tragan cuchillos.

Sí, Tracy se unirá al circo, haciendo realidad el sueño de Samuel de acumular, acumular y acumular. ¿Qué consecuencias podría ocasionar? Sabemos que la conjunción de Heroes vuelve inestable a Samuel, pero desconocemos cómo podría utilizarlo en su beneficio, si es que esa es su intención real. El episodio se despide con la mirada desconfiada de Peter hacia su hermano Nathan, que no tardará en oscurecer su voz, poblar sus cejas y cambiarse el nombre por el de Sylar. Buen capítulo, sí señor. Buen capítulo…

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Heroes: Brother’s Keeper
Valoración

Categorías: Heroes Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »