Review Happy Endings: The Ex factor

 The Ex Factor

La gente de la ABC me odia y no tienen en cuenta que tengo un trabajo al que ir y un gato al que alimentar. Me tienen trabajando a destajo a dos reviews por semana. Tampoco ayuda no saber qué va a ser del futuro de una de mis series favoritas, que por no tener, a día de hoy, no tiene ni fecha de emisión del próximo capítulo. Y es que se nota que la ABC no sabe muy bien que hacer con ella, tal como están las cosas veo que emiten los 10 capítulos que quedan de temporada en la franja horaria que va entre el casino televisado y la teletienda, justo después de la señora que echa las cartas. Por lo menos aún hay algo de esperanza, porque a su compañera Don’t Trust the B in apartment 23 ya todo el mundo la da por muerta. Pero hoy toca conocer al ex de Jane, que viene de visita, aunque tal y como podéis comprobar en la foto, no es ni lo que nosotros, ni Brad, esperábamos…

La verdad es que este episodio no ha sido santo de mi devoción. Y es que de las tres historias de hoy solo una me ha llegado a convencer, curiosamente la más secundaria y que dependía de las otras dos. La autoparodia de la que hace gala la trama de Penny, que tiene que relacionarse con gente normal, y las referencias a episodios anteriores han sido lo mejor de The ex-factor. Nuestra ex-solterona preferida tiene que conocer a los amigos de su novio Pete (¿Dónde se metió este chico en los últimos capítulos?) y a mi él me empieza a caer bien, le ha seguido el rollito a Penny en cada una de sus excentricidades y ha sido comprensivo cada vez que a ella se le ha ido la olla. En muchas otras comedias románticas no suelen tener en cuenta que cuando uno tiene un ligue hay que presentarle a los amigos propios, pero también conocer a los suyos. A la propia Penny le costaba, primero entenderlo, y luego encajar con ellos. Ya que los amigos de Pete son gente normal, que no se insulta cruelmente a la cara, que no va por la vida aprendiendo una moraleja nueva cada día y que no llevan cerditos vietnamitas al trabajo de sus parejas para demostrar algo en una pelea.

Creo que con esto, los guionistas de la serie nos estaban diciendo que el universo de Happy Endings no es el mundo real, y que no tratan de mostrar la realidad sino una versión exagerada y cómica. Si es que aún no nos habíamos dado cuenta. Ha sido muy divertido ver a Penny interactuando con gente normal, y tratando de demostrarle a Pete la dinámica con sus amigos. Personalmente he de decir que mi grupo de amistades casi se parece más al de los protagonistas de la serie, y me he sentido identificado con lo aburrida que le parece la gente “normal”.  Además, la actitud de Pete hacia Penny me ha parecido hasta tierna, voy a tener que acabar dándole mi aprobación al muchacho.

La historia del matrimonio Kerkovich-Williams, que daba título al episodio, pintaba bien, pero la resolución me ha parecido un poco predecible. Me ha gustado, eso sí, que mientras a Brad, que estaba encantado con la idea de su novia enrollándose con otra chica, le molestara que hubiera habido sentimientos, lo que le preocupara a Jane fuera que la relación con la ex que Brad se saca de la manga para contraatacar, fuera demasiado sexual. La inversión de estereotipos entre estos dos, que ya habíamos visto anteriormente, consigue aquí una buena vuelta de tuerca. Como ya digo, aunque no ha terminado de cuajar, esta parte ha tenido grandes puntos, como cuando Jane enumera los géneros de todos sus ex y los nombres de chicos son chicas y viceversa, el gráfico con las cosas que Jane quiere más o esa gran escena final en la que Brad no quiere irse a la cama.

Best Graphic Ever

Finalmente, la trama más floja me ha parecido la del compañero de piso de Max. Cada vez estoy más enfadado porque al pobre Dave le están dejando un poco de lado como personaje. Los continuos chistes sobre la chaqueta o Max hablando de él en tercera persona han sido muy baratos, creo que Dave puede ser un personaje muy divertido cuando los guionistas quieren. Me ha hecho gracia, eso sí, cuando Penny le dice a uno de los amigos de Pete, que “es el Dave del grupo porque cuenta historias que no le interesan a nadie”. Max tampoco ha estado muy brillante, aunque me ha producido mucha risa (Y miedo) preguntarme cómo ha llegado a deberles tres gatos a Jane y a Brad.

Alex, en cambio, ha estado muy divertida, sin duda es el personaje en racha. Hasta en capítulos en los que tiene un rol secundario, como este, tiene sus momentos de gloria; como lo de las cartas o su convencimiento de que el compañero de piso ha sido devorado por osos. Destaco tres momentos; todo el interrogatorio al ligue del compañero de piso de Max desde las sillas rojas, la escena del restaurante en la que descubrimos que está casado y que el piso de Max es su picadero, y ese final, en el que le juraba a Max que volvería para destrozarle la vida. Espero que recuperen al personaje, y que cuando Max este feliz, vuelva para complicarle las cosas.

Tercer Grado

Y hasta aquí la review. Si me entero de qué va a ser de Happy Endings de aquí a que se publique esto, os incluiré una actualización aquí, si no, crearé un post específico, ya sea para despedirme, lamentarme o daros buenas noticias. Y sin más dilación, los mejores siete momentos del episodio:

 A Brad y a jane por esta conversación, tanto por cómo ella lo tiene fichado como por la respuesta de él:

Brad: We’ll get some wine out, drink it up, and really dig into your sexy past. It’s gonna be an awesome night! Tomaremos algo de vino, empinaremos el codo y profundizaremos en vuestro sexy pasado. ¡Va a ser una noche INCREIBLE!
Jane: We’re not gonna have a three-way. No vamos a hacer un trío.
Brad: It’s gonna be a pretty good night! ¡Va a ser una noche BASTANTE BUENA!

La de Alex por su capacidad de deducción: I’ve had a lot of time to consider all of the possibilities of what could have happened. He definitely got eaten by a bear.  Tuve un montón de tiempo para considerar todas las posiblidades de lo que ha pasado. Definitivamente se lo comió un oso.

¿Cómo acabó Max en el fondo de un pozo?: A real gentelman rescues someone from a well, and never mentions it again. Si un verdadero caballero rescatara a alguien de un pozo, nunca lo mencionaría de nuevo.

La de Dave me ha costado la que más, esto es lo que he podido conseguir: “And we have some serious questions… Ouch!  Damn it! How many times I told you guys that I’m not good at dramatic swirls” “Y tenemos algunas preguntas s… ¡Ay! ¡Maldición! ¿Cuántas veces tengo que deciros que no soy bueno con los giros dramáticos?

Y a Penny se la doy por considerar que esto es normal: “No one brought a tiny pig to a car dealership to prove a point about sexual roles? “¿Nadie llevó un cerdo minúsculo a un concesionario para probar un argumento sobre roles sexuales?

Y el momentazo es para toda la escena final, que ha sido muy grande. aunque si me tengo que quedar con una frase, me quedo con esta de Brad:

Brad: Can you check if there’s monsters in my pants?

Brad: ¿Puedes comprobar si hay monstuos en mis pantalones?

¿Volveremos a ver a Chase?

¿Volveremos a ver a Chase?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »