Review Happy Endings: The Ballad of Lon Sarofsky

La extraña pareja

Queda muy poco para que nos quedemos sin Happy Endings por un periodo de tiempo indefinido, pero, aunque no hubo parón por los sucesos de Bostón, un boletín informativo especial sobre el atentado hizo que el Viernes pasado el segundo capítulo de esta, nuestra serie, no se emitiera. Así que tendremos Happy Endings hasta el 3 de Mayo, ya que este viernes se emitirá el que se dejaron en el tintero la semana pasada. Por dos semanas volvemos al formato de un solo capítulo por review, esta vez prometo ser breve.

Y es que este episodio no me ha convencido para nada. De hecho me ha gustado tan poco que estoy un poco desmotivado a la hora de revisar lo que hemos visto esta semana, pero por vosotros, queridos dos lectores y medio, lo que sea. Disculpad si mi falta de entusiasmo hace que me deje alguna cosa en el tintero, pero es que no creo que haya mucho donde rascar.

Cuando la primera escena de esta serie no me hace reír a carcajadas ya empiezo a sospechar que algo no va a ir bien, aunque empezar en Rosalita’s siempre es buen augurio, pero la situación no le ha dado ningún trabajo a mis comisuras (Cuando llevas echas unas cuantas reviews sobre una telecomedia cuesta encontrar pseudónimos para la palabra “sonreir”) Solo me animé un poco hacia el final, con las chorradas de Max y el traje de rana de Alex.

¿Tiene el Car Zar una cámara de video oculta en el baño de mujeres? nunca lo sabremos, lo que si sabemos es que debe ser bastante convincente, ya que engaña a Brad para acoplarse a su cena, y después a Penny para acostarse con ella, a pesar de que no es ningún supermodelo, de hechoo, según las palabras de Penny es como Don Draper pero bebiendo el doble de bebida y la mitad de pelo. Rob Coddry me parece un secundario genial, y su Car Zar siempre es muy divertido, es de lo poco que me ha gustado hoy, junto a un Adam Pally que se sale cuando tiene que hacer cosas ridículas.

esta imagen sustituirá a la ballena en mis pesadillas

La otra parte del grupo se pasa el episodio tratando de ayudar a Max a conseguir algo de dinero extra, ya que sigue desempleado y sin un duro, por fortuna tiene un nuevo plan alocado, y se cuela repetidamente en casa de Dave y de Alex para que le ayuden (He perdido la cuenta del número de veces que hemos visto a Max en ropa interior en esta serie). La parejita ha vuelto a no hacer nada especialmente relevante en lo que a comedia se refiere, con algún punto gracioso esporádico como cuando Alex ha intentado chocar los cinco con Max, por cierto, creo que se están pasando un poco con explotar la falta de luces de la rubia, estaría bien que la gracia del personaje se sustentara en algo más.

Dave es gracioso cuando cuenta cosas ridículas como si fueran normales, como sus manos de estar reflexionando (Aunque me gusta mucho más donde pone Max sus manos cuando está reflexionando), pero es más de lo de siempre, igual que la nula habilidad para el diseño de Alex.

Uggg

Ya paro con las fotos de tíos semidesnudos, tranquilos, la escena que abría esta review ya es suficientemente bizarra. Aunque el concurso de Mr Chicago Gay también ha sido perturbador, en mi humilde opinión han sido muchos tópicos sobre homosexuales juntos, y estaba un poco desilusionado por tanto lugar común hasta que he visto a Max salir a hacer Fitness Gay, este hombre siempre me saca una sonrisa.

La dinámica Madre-Padre-Hija de los Williams-Kerkovich-Hartz ha sido divertida, pero se podía haber estirado más, y usarla en más de una escena, afortunadamente el Car Zar vuelve con su ex y Max utiliza la actuación estrella de Dave en el concurso de talentos, ganando los 1.000 dolares y la corona más genial de este y cualquier multiverso.

Después de un capítulo que me ha reportado tan pocas alegrías estoy un poco desilusionado respecto a la finale, afortunadamente tenemos el episodio de este próximos para remontar y para llegar al final con muchas ganas. Esta vez me ha costado más de lo normal encontrar una frase para cada uno, es más, para encontrar una de Dave me he tenido que verlo una tercera vez, supongo que porque The Ballad of Son Sarofsky no ha sido nada del otro mundo.

Nadie gana a Max comiendo: “I’am in last place, the only thing that I won was the competition of how much Mashmellows can you fit in your mouth, forty one.” “Estoy en último lugar, lo único que gané fue la competición de meterse nubes en la boca, 41”

Jane y su pasado oscuro: “And like five out of five frat guys I’m not gonna take a no for answer” “Y como cinco de cada cinco chicos de la fraternidad, no tomaré un NO por respuesta”

Brad y su enfermedad: “When I am nervous I invite people to things, like that time when I invited Santa Claus to our wedding” “Cuando estoy nervioso invito a gente a cosas, como aquella vez que invité a Papá Noel a nuestra boda” 

Super Gay Chicago

Dave y Alex, esa pareja tan coordinada: “Dave: Mr what? Alex: Gay where?” “¿Dave: Mr qué? Alex: ¿Gay dónde?”

Penny: “Penny made a boo-boo” “Penny metió la pata”

Alguien debería explicarle a Alex qué cosas brillan y cuales no, aunque gracias a no saberlo se lleva la frase del día

 Alex:Max, what do you need is flash, ok? I’m talking glitter, sand, butcrack”.

Alex: “Max, lo que necesitas es deslumbrar, ¿ok? Hablo de brillantina, de arena, de la raja del culo”.

 

Nota del autor
2.5
Vuestra nota
Review Happy Endings: The Ballad of Lon Sarofsky
2.9 (57.14%) 7 votes

Categorías: happy endings Reviews Etiquetas: , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »