Review Happy Endings: P&P Romance Factory

P&P Romance Factory

Soy consciente que la entrada sobre este episodio llega monstruosamente tarde. Y no, no es porque me haya pasado toda la semana deprimido por los desastrosos resultados de audiencia que está consiguiendo la serie que hoy nos ocupa. En realidad es que me he ido de puente y he querido desconectar completamente de cualquier cosa con pantalla. Supongo que mi comportamiento egoista ha sido la causa de que Happy Endings haya tocado fondo dos semanas consecutivas en audiencias por castigo divino, o puede que, simplemente, sea que la serie no conecta con los gustos de la audiencia, nunca lo sabremos. En todo caso aquí estamos, para todos aquellos lectores que estábais esperando ansiosos esta review (sí, todos, los cuatro), aquí llega el quinto capítulo de lo que, probablemente, sea la última temporada de Happy Endings…

Ha sido un capítulo un poco extraño, que me ha sacado varias risas pero que se quedará en el baúl de los que se olvidan facilmente. Pero un poco de Happy Endings es mucho (sí, ejecutivos de Magno, espero vuestras denuncias por plagio). Quizá lo que menos me ha gustado del episodio es que se ha innovado poco, en vez de buscar nuevas manías de los personajes, se han limitado a volver sobre  las locuras que ya conocemos de cada uno; Jane y Brad y sus roles de pareja, Dave y su dramatismo, Max y su obsesión competitiva con cosas que en realidad no tienen importancia, Penny y su desastrosa habilidad para las citas y Alex y su… digamos, inocencia de espíritu.

Alex, simplemente genial

Ya lo he comentado antes, pero Alex se está convirtiendo en el personaje más en forma, a pesar de que en este capítulo solo ha sido el “personaje de apoyo”, término que he decidido acuñar (Y registrar, “Personaje de apoyo TM“, ya me veo hacíendome rico con los royalties), ha hecho que cada intervención suya me sacara una carcajada. He leído por ahí que Elisha Cuthbert es considerada como la actriz más floja del reparto, a mi me parece que está bastante en línea con el resto, actores que hacen de maravilla lo que saben (Hacer reir), y que harán mucho más cuando consigan su oportunidad. Así que, a pesar de que no ha tenido trama propia para este capítulo, se merece una para el próximo, porque ya sea dándose golpes contra una pared para probar un casco, o no sabiendo pronunciar correctamente la palabra Wed-nes-day, Alex es simplemente adorable.

Alex y el casco

Vamos con las tres historias de rigor: Por un lado tenemos a Dave enseñando a Max como ganar una competición de choques de puños, por otro lado a Jane y a Brad tratando de conseguir que la rubia entrara en el “Club de los chicos” de la oficina (Es muy jodido, os lo digo por experiencia propia) y , finalmente, a Penny tratando de ligar con el chico de turno, llevando un cascopor prescripción médica. Empiezo por Penny, la historia solo es un poco más de lo que ya hemos visto hasta ahora, genial esa recopilación de los golpes que Penny ha sufrido en la cabeza durante estas temporadas (Homer style), aunque me han hecho gracia todas las escusas tontas que se inventaba para llevar cascos a sus citas no me he reído con ganas hasta la última escena, en la que trataba de evitar hacerse daño en la cabeza y de contarle la verdad a su chico. El momento en el que se da con la lámpara, o cuando tiene que ponerse el papel de cocina detrás de la cabeza han sido momentazos de nuestra ex-soltera. Porque sí, parece que Penny por fin va a tener una pareja que le dure un poco más de lo normal (es decir, un episodio o dos), nos alegramos por nuestra morena más a-mah-zing y esperamos que la situación nos provoque muchas más risas en el futuro.

Ay Penny, en que líos te metes...

En realidad la historia de Dave y Max tampoco ha tenido mucha más enjundia, y ha sido otra vuelta de tuerca a la manía competitiva de Max. Dave ha estado bastante soso, me ha gustado cuando se ha culpado por el “terrible” trauma infantil de Max y lo ha dejado solo en el camión de bocadillos, y el gag de la sangría, pero los guionistas no han estado muy sembrados con él hoy. Por cierto, muy rosa he visto yo esa sangría, habrá que ir a Chicago a enseñarles como se hace una verdadera sangría española a estos yankis.

Espero no haber tenido nunca esta pinta

Para mi Brody ha sido un secundario bastante olvidable, quizá porque hemos tenido al gran Car Zar esta semana y las comparaciones siempre son malas, Brody ha sido el típico matón frikoide del que nunca nos volveremos a acordar y que simplemente ha sido una escusa para desarrollar el conflicto de esta historia. Quiero destacar todos los diferentes choques que hemos visto; el Pavo , el Acción de Gracias, el Por debajo, muy despacio, el Calamar que se aleja, el Puré de patatas… Lo peor de esta trama ha sido su desenlace, que ha sido un poco abrupto. Ha sido todo un poco flojo, aunque la idea de hacer un combate de choques era buena, al llevarla a cabo no ha funcionado muy bien, a ver si hay mejores ideas la próxima semana.

La trama más divertida ha sido, sin duda, la de Brad y Jane. Han vuelto a utilizar una vez la inversión de roles de esta pareja para que volviéramos a pasárnoslo bien con sus excentricidades. Para mi Brad ha estado demasiado exagerado, el otro día veía un capítulo antiguo con un amigo y me costó convencerle de que el personaje Gay de la serie era Max, y no él. Me encanta que Brad tenga mucha pluma y que le gusten cosas que cualquier otro tío fingiría detestar (En realidad nos gustan, pero fingimos que no) pero esta vez se han pasado un poco, una cosa es que sea un poco amanerado, otra es que se comporte como una locaza en un concierto de Lady Gaga (Sin menospreciar a la artista, sino a sus fans histéricos). Por lo demás nada que objetar, me ha gustado todo: el choque de partes pudendas de la pareja, los momentos de Brad haciendo spinning (Algunos chicos hacemos spinning y eso no devalúa nuestra hombría), pero especialmente me ha gustado el Car Zar. Cada chiste fuera de tono y políticamente incorrecto me ha gustado más que el anterior, espero que le veamos más a menudo en el futuro. Cuando ha dicho lo de jugar con los pechos que estuvieran pegados a alguien al que no odiara estaba demasiado ocupado riéndome como para escandalizarme por la burrada.

El Car Zar Suerte que a Brad no le molesta ser una Mujer Florero, al menos de primeras, cuando los dos han estado disfrutando de lo bien que encajaban en ambos grupos. Hago un inciso para compartir lo que me ha parecido la imagen más divertida del episodio, aunque ver a Brad echarse el agua por encima ha sido guay, el siguiente momento ha sido legendario:

Mejor momento del capítulo

Me encanta Jane trabajando para el Car Zar, le veo muchísimas posibilidades, aunque me queda una duda, Brad sigue en el paro ¿No? Entonces ¿Por qué sigue yendo tan elegante siempre? No es que yo sea de ir en chándal por la vida, pero le he visto formal en demasía, aunque supongo que es parte del personaje. Claro, que cuando Jane se ha librado de él dándole dinero y enviándole a que se comprara algo bonito se ha pasado de la raya y ha conseguido que su marido volviera dispuesto a montarle una escenita. Esta es la parte que más me ha chirriado, graciosa y efectiva, sí, pero abusando demasiado de los movimiento amanerados de Brad. Una semana de estas detallaré algunas muletillas físicas de las que los actores de la serie abusan demasiado. Como el movimiento de cabeza de Zachary Knighton, o la sonrisa de psycho de Adam pally, apretando mucho los dientes. Pero me quejo por vicio, lo del cerdito ha sido genial y me ha dejado con muy buen sabor de boca. ¿Tenemos nuevo secundario en la serie? ¿qué creéis?

 

 

Max y su monólogo para niños de primaria: ” Why are you writting me a note?, you silly, I know you love me, you told me this morning” ¿Por qué me escribisté una nota? tontita, sé que me quieres, ya me lo dijiste esta mañana”

Alex tratando de hacer un chiste para integrarse en el grupo: “Did you…ah.. eh… Helmet Joke, I just wanted to let in” “Has… tú…eh… Chiste de cascos, solo quería participar”.

Un punto para Brad por su descripción del almuerzo: “Burrata, tomatoes, and a balsamic so old that is a burden for his children” “Burrata, tomates, y un aceite balsámico tan viejo que es una carga para sus hijos”

Dave y sus recuerdos tortuosos del pasado: “Becky died that summer, MyGirl style, bees.” “Becky murió ese verano, estilo Mi Chica, abejas,”

El mantra de Penny: “I have Helmet, the helmet doesn’t have me” “Tengo casco, el casco no me tiene a mi”

Jane intentando ser aceptada entre los chicos: “Brad it’s so spoiled that he can’t sing Louie Louie without adding the words Vuitton, Vuitton” “Brad puede ser tan malcriado que no puede cantar Louie Louie, sin añadir después Vuitton, Vuitton”

Yyyyyyyyy antes de la frase final esta imagen, que vale más que mil palabras:

Look Casco

Alex y su visión del romanticismo: “Come on, he could be your soulmate , your kindred spirit, your One Three Hill” “Vamos, podría ser tu alma gemela, tu espíritu afín, tu One Three Hill”

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review Happy Endings: P&P Romance Factory
4.3 (85%) 8 votes

Categorías: happy endings Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »