Review Happy Endings: Kickball 2: The Kickening

Kickball2

No, no estáis sufriendo un Déjà vu, queridos lectores, probablemente este capítulo ya lo habíais visto. Pero dado el desorden con el que se emitieron los episodios de esta serie en sus anteriores temporadas, no es de extrañar que esta temporada volvamos a tener una de esas paradojas temporales tan habituales en Happy Endings. En este caso se trata de un capítulo emitido en Canadá en la segunda temporada, después del capítulo de la reconciliación de la pareja protagonista en la boda de Derrick. En EEUU decidieron pasarlo a la tercera temporada, así que es, al mismo tiempo el 2×22 y el 3×10, un lío lo sé. Porque encima no parece corresponder temporalmente a ninguno de los dos momentos, ya que Alex y Dave se tratan solo como si fueran amigos y nada más. Sin embargo se trata de un gran episodio, y no solo por la imagen que encabeza este post, que es 100% A-mah-zing, sino por mucho más…

Y es que el punto más negativo de Kickball2: The kickening es que pone de relevancia el ligero bajón de calidad de la serie en esta última temporada. Es normal, ya que es a partir de las terceras temporadas cuando las series comienzan a mostrar signos de desgaste, pero se nota cierta falta de frescura en la comparación. Como las reviews de Happy Endings en Todoseries empezaron directamente en la tercera temporada, he decidido que merecía la pena revisar este Kickball2: The Kickening y ver como hemos cambiado.

El vez del habitual inicio con los seis amigos reunidos en algún bar o en la cafetería tenemos una estructura in media res, empezamos en mitad de un partido de… Kickball, un deporte que es como el baseball, pero aún mucho más aburrido. Después de una pequeña escena épica  (Todo lo épico que puede ser el Kickball) volvemos al pasado, en el que Alex convence a sus amigos para apuntarse a la liga de Kickball, representando a su tienda Xela, que, según ella, se pronuncia ni más ni menos que “Sheila”.

Grandes deportistas

Todas las bromas relativas al nombre de la tienda, desde el sarcasmo de Dave al principio, hasta las continuas equivocaciones del comentarista están muy bien traidas, se nota que a los guionistas de Happy Endings les gusta empezar fuerte, y las escenas introductorias antes de la cortinilla siempre dan ganas de más. Todo el diálogo es brutal, desde la panadería para perros (All dogs go to Evans…bakery), Brad y Jane rechazando de pleno la idea de tener niños (Algo que hubiéramos visto ya en una pareja de cualquier otra comedia), los juegos de palabras de Max con su salario, hasta la alegría de Penny cuando Alex asume que en un año podría estar divorciada (Y por tanto casada anteriormente). No pierden ocasión de darnos otra pequeña muestra del carácter de los personajes, y eso siempre se agradece.

El re-flashback al “incidente” quedó grabado en mi pupila para siempre, no sé cuántas escenas le costaría a Casey Wilson ese careto, con la dificultad de expulsar el chicle, pero veo material muy interesante para unas tomas falsas.  Por supuesto, nuestro grupo de perdedores preferido forma un equipo penoso, cada uno tiene su talón de Aquiles; Penny solo quiere jugar para conocer hombres solteros, Max para beber cerveza y no esforzarse demasiado, Brad solo hace un tipo de jugada muy cutre (Aunque  es capaz de elogiar que los dedos de Dave hayan adelgazado, genial la reacción de su amigo)… y por supuesto tenemos al Sr Rose Jr, que tiene el “yuyu” encima, por culpa de un balonazo que le dio en la cabeza a Penny en la última ocasión. En el apartado de cosas que no tienen tanto que ver con el guión como con la actuación, me ha gustado mucho como se reían Brad y Max de su colega.

Obviamente la única buena jugadora de los seis es Jane, que, como siempre, quiere ganar a toda costa, y los traiciona uniendose a otro equipo con más posibilidades. Y por lo visto no es la primera vez, ya que vemos que Jane le hizo una parecida a Alex cuando era pequeña, cuando le quitó su oportunidad de subir al escenario con Baboo, el mono verde gigante. Gran casting de las dos niñas, que no parecen haber cambiado mucho desde entonces.

Y con eso nos metemos de lleno en el campeonato…

El peor equipo de Kickball de la historia

Por supuesto la cosa no empieza bien para ellos, y están a punto de ser eliminados en el primer partido, algo normal cuando una de las jugadoras (Penny) lleva tacones, y otro (Dave) duda sobre que tono de pintura ponerse en la cara. Tampoco ayuda que su sexto jugador sea el desastre de Scotty, un personaje que nunca me hizo mucha ilusión, quizá porque nunca llegaron a presentárnoslo debidamente, pero que en este episodio se luce, sobre todo con ese primer monólogo sobre los esteroides, en el que nos vacila haciéndonos dudar si los toma para colocarse o para su salud.

Aprovecho para hablar de los otros dos secundarios del episodio; por un lado tenemos a Matt Walsh, que en esta ocasión es el comentarista del campeonato, en un personaje muy divertido que no tiene problemas en admitir que fue encerrado en un baño por unos adolescentes, o que no duda en confesar que su experiencia como comentarista se limita a los dos últimos días. Por otro lado tenemos el típico cameo de un famoso, bueno, famoso para los Norteamericanos que sigan la NFL, porque a mi el nombre de Lance Briggs no me dice mucho. Su aparición no tiene mucho más que comentar, quizá se salva su caida hacia el final del episodio. Y eso del cuerpo de un Dios griego… yo le he visto un poco rellenito, juzgad vosotros mismos… BriggsY es que el equipo de Xela consigue remontar, gracias a la arrenga motivadora de Alex (Genial ese ” Penny, I don’t see any ring in that finger” a lo Beyoncé) y llegar a la final contra el equipo Jane. Pero como esta misma les dice “Son tan fuertes como su miembro más débil”, es decir, Dave. Así que fichan A Briggs para que les ayude y echan a su amigo del equipo. No sale como pensaban porque Jane le come el coco a Alex y la desconcentra, haciéndoles perder el partido.

Pero este no es el último giro de la historia, Jane hace que descalifiquen a su propio equipo, porque habían estado usando punteras reforzadas, para poder ganar, pero en compañía de sus  amigos. Dave se sacrifica una vez más, voluntariamente en esta ocasión, para que Scotty ocupe el sexto puesto en el equipo (Ahora sin Briggs, que resulta ser un jugador buenísimo de Football americano, pero negado para el Kickball).

Así que en la final, el equipo Xela (AKA Sheila, Exceller, Zazoo…) se enfrenta contra un equipo de manicura formado por las esteticiens con más cara de perro de Chicago. Madre mía, yo me encuentro a estas seis en un callejón oscuro y salgo corriendo. Con todas las bases ocupadas le corresponde a Scotty bate… chutar, pero sufre un “accidente” y, por supuesto, le corresponde a Dave jugar. Logra superar el yuyu y acertarle al balón, que desgraciadamente va a parara a las manos de la lanzadora. Pero esto es Happy Endings, y las historias solo pueden acabar de una manera, así que todos se alegran de que su amigo haya superado el yuyu y Penny se lleva a Lance briggs de regalo.

Y con esto paro, que vaya charla que os he dado, prueba de lo que me gusta este capítulo es que me ha sido muy dificil elegir las mejores frases del episodio. Antes de meterme con ellas me temo que he de informaros de que Happy Endings volvió a tocar suelo con las audiencias del domingo, lo que la deja al borde de la cancelación.  Así que los ánimos están bastante bajos en el banquillo de sus fans.

Bajona

Brad por esta chorrada que me ha hecho mucha gracia:Melanine, baby, that’s what makes me brown.” “Melanina, pequeño, eso es lo que me hace ser marrón”

Alex, que no puede ser más mona, hasta para pedir perdón:Look, I don’t have time to break out the slow cooker and make Apology Pork Loin with a side of Super-Sorry Glaze, I just—I don’t have that time!” “Mira, no tengo tiempo  para hacer a fuego lento Las Lonchas de Cerdo de Disculpas con un super glaseado arrepentido, ¡Simplemente no tengo tiempo!”

A Jane por su enfado con el pobre niño guatemanteco: “When I send 25 dollars I expect a letter, Adolfo” “Cuando envío 25 dólares espero una carta de vuelta, Adolfo”

Me encantan las prioridades de Penny: “I mean, she still can’t see colors, and she has a  titanium knee, but they are getting married” “Quiero decir, ya no puede ver colores, y tiene una rodilla de titanium, pero se va a casar”

Nueva broma de Dave sobre el fracaso de la tienda de Alex: “I didn’t even know you could pronounce the name of your store. I thought it was a four-letter Celtic symbol for ‘failure.'” “No sabía que se pudiera pronunciar el nombre de tu tienda. Creí que era un símbolo celta de cuatro letras que simbolizaba el fracaso”

Max y sus juegos de palabra chungos: “Now I am willing to work for, at minimum, league maximum. Because there is NO WAY you are getting Max for the minimum.” “Ahora bien, estoy dispuesto a trabajar, por lo menos, por lo máximo que se paga en la liga. Porque no puedes conseguir a Max por el Minimo.”

Personalmente me quedo con la siguiente, porque sí, me han encantado Penny y sus tacones:

Penny: My Kickball shoes make me look like a lesbian

Penny: Mis zapatillas de Kickball me hacen parecer lesbiana

 

Nota del autor
4.5
Vuestra nota
Review Happy Endings: Kickball 2: The Kickening
4.4 (88%) 5 votes

Categorías: happy endings Reviews Etiquetas: , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »