Review Happy Endings: Fowl Play-Date/Ordinary Extraordinary Love

Tyler kerkovich, RIP

Año nuevo, noticias nuevas. Resulta que la ABC ha decidido, para hacer sitio a Dancing with the Stars, emitir los nuevos episodios de Happy Endings dos veces por semana. Los martes como siempre, y ahora también los domingos, después de Once Upon a Time y Revenge. Por lo visto esta gente de la ABC quiere verme trabajar más, así que trataré de tener listas dos reviews por semana. En esta ocasión tendréis que conformaros con una doble review, pero trataré de que no se vuelva a repetir. Por otro lado, el señor Ausiello, ese Oráculo de las series norteamericanas, en su habitual quiniela de cancelaciones, ha marcado a Happy Endings en la mitad de la tabla, “podría ir en cualquier dirección”. No es el más halagüeño de los pronósticos, pero no todas son malas noticias, porque, tal y como podéis ver en las fotos, tendremos a Tyler, el loro racista de Alex, de vuelta…

Y no es al único al que tenemos de vuelta, porque uno de los pocos secundarios con “cierta continuidad” en esta serie también volvía la semana pasada, ni más ni menos que Derrick, la antítesis gay de Max, al que no veíamos desde su boda, al final de la temporada pasada. Derrick vuelve para ayudar a Max a encontrar su “categoría gay”, pero no adelantemos acontecimientos. Primero recordaros lo que ya mencionaba en la entradilla, Tendremos doble ración de Happy Endings cada semana a partir de ahora, no os preocupéis si no os habíais enterado, porque las audiencias americanas tampoco. Mientras que el capítulo del martes recogía sus habituales mediocres resultados de audiencia, el del domingo apenas se llevaba la mitad, supongo que no quedan muchas esperanzas para ver una cuarta temporada de Happy Endings, así que toca disfrutar del momento.

Fowl Play-Date

Aunque la verdad es que no he disfrutado especialmente de este capítulo. En el primero de los dos episodios teníamos a los personajes divididos en dos tramas; por un lado Brad y Penny tenían que tratar de encubrir el haber roto un recuerdo de la niñez de Alex (Genial el gag de las manos gigantes), y acababan desencadenando la muerte de Tyler, el loro racista, que es uno de los personajes no humanos más divertidos y absurdos que he visto en mucho tiempo. Lástima que tocara despedirnos de él para siempre. Dejamos esta trama para depués, porque por el otro lado Jane y Dave trataban de encontrarle el novio perfecto a Max (El que hasta estos dos episodios no había tenido ningún problema para ligar), ambos trataban de encontrar al candidato perfecto, pero solo le presentaban a Max dos versiones gay de ellos mismos.

Esta parte me ha resultado hasta aburrida, sin grandes diálogos y sin sorpresas. Por supuesto Max ha pasado de los dos candidatos, para encontrar a alguien que sí le gustaba. Jane y Dave, cabezotas como ellos solos, no han sabido aceptarlo y han acabado cagándola, como habitualmente. Ya sé que no os estoy contando nada que no hayáis visto, pero es que no me ha parecido nada especial. Me gustaría destacar el buen trabajo de casting que han hecho para encontrar a los dos candidatos, especialmente el de Dave, pero me ha parecido todo tan soso que prefiero olvidar esta parte.

Cita a ciegas

Penny y Brad han estado mucho más graciosos mientras Alex estaba en la RomComCon, la convención de amantes de las comedias románticas, a la que el pobre Brad no ha podido ir. Muy buena esa primera escena en la que todos se inventaban convenciones ficticias a gritos y animaban al tipo de la mesa de al lado a inventarse otra, en la que han vuelto a utilizar la táctica de “taparle la boca” con un punto negro cuando decía una palabrata, algo que ya vimos en No-Ho-ho. Personalmente me gustan mucho estás referencias. Como me han gustado las tres bofetadas (Míticas desde ahora) que le ha propinado Penny a Brad. Aquí los diálogos han tenido más chispa, y yo me quedo con el roto con forma de loro de la ventana.

Al final todos se han reunido en el funeral de Tyler, en compañía de otros animales racistas amigos del pájaro, en el que se ha descubierto el pastel, para que luego resultara que había sido Alex la que había envenenado a Tyler dándole alcohol. La clásica escenita final, con las fotos del funeral de Tyler, me ha dejado con buen sabor de boca, aunque el capítulo en general se lleva, en mi opinión, tres tristres estrellitas.

Tyler, el Loro racista

Ordinary, Extraordinary Love

Ordinary, extraordinary love ha sido harina de otro costal. Hemos vuelto a la clásica estructura de tres conflictos, dividiendo a los protagonistas por parejas. Además, en estos dos episodios, Alex ha pasado el relevo del protagonismo a Max. Hacía mucho que no teníamos un episodio enfocado en el hecho de que Max no sea el típico personaje homosexual al que estamos acostumbrados. Por un lado eso es bueno, porque le da a su personaje mucho más registro, por otro lado es malo, porque esos capítulos suelen ser muy divertidos. Encima Jane se ha buscado un compañero de lujo para ayudar a su amigo, y es que sí, hemos tenido a Derrick Drama! de vuelta. No le hemos escuchado su tradicional muletilla, pero ha tenido dos momentos brillantes, primero inventándose nombres de categorías gay usando los objetos que había por la habitación, segundo, admitiendo que Brad le hacía tilín al final del episodio.  Los tres nos han llevado por un viaje a través de diversos club gays (Decidme que muchas categorías eran inventadas, que me siento muy desactualizado) en los que Max, que antes ligaba hasta con el repartidor de pizzas (Flashback absurdo del episodio) no conseguía encontrar su sitio. Max untándose yogurth en el pecho para afeitarse, Derrick mencionando la categoría gay a la que pertenecería cada uno de los amigos, Optimistic Red velvet Walrus… todo canelita fina.

Falsas categorías Gay

Un peldaño por debajo (En humor, me refiero) ha estado la trama de Penny y Alex, que han tratado de conseguir publicidad para la tienda de la rubia, usando la relación de una estrella del pop adolescente (Me sonaba horrores la actriz, pero el nombre, Laura Catalina ortiz, no me dice nada). Alex ha estado muy sembrada, como viene siendo habitual, cada vez que trataba de sacar provecho de la situación, pero el punto álgido de esta historia lo ha logrado Penny, cuando se ha dado de bruces contra el coche por llevar la cara tapada con una chaqueta, ahí he tenido que parar el capítulo para reirme a gusto. Al final, con una pequeña ayuda del camión de bocadillos de Dave han conseguido arreglar la pareja.

Finalmente hemos tenido a Brad y a Dave haciendo monerías, fingiendo que eran unos manitas. Todo comenzó con Brad sintiéndose menos hombre porque Jane ahora es la que lleva dinero a casa. Esta historia ha sido previsible, pero también divertida, sobre todo porque hemos vuelto a escuchar los grititos de Brad, que aunque repetitivos, siempre son efectivos. Sin que haya sido el festival de la risa ha habido varios diálogos muy buenos, aunque espero que a Dave le saquen de la sosería suprema en la que anda inmerso, ¿Dónde está aquel personaje genial que era capaz de hacerse adicto a los cuellos en V?

En general dos capítulos un poco inferiores al nivel al que nos tienen acostumbrados (Mejor el segundo que el primero) donde ha habido un poquito más de continuidad en las tramas, aunque parece que a Penny se le ha olvidado el sinsustancia de su novio Pete, y no parece que a Alex le haya dado tanta pena la muerte de su loro. Os dejo con los mejores momentos de los dos episodios:

Max, al que a pesar de todo, los tíos le encantan: “Well, it’s official: I am retiring from gay. That’s right, I’m straight now. From this moment forward it’s going to be a steady diet of boobs and dudes—damn it! From this moment forward it will be a steady diet of chicks with—damn it!” “Bueno, es oficial,; me retiro de lo de ser gay. Correcto., ahora soy hetero. Desde este momento en adelante voy a seguir una rígida dieta de tetas y tíos…¡Mierda! Quiero decir que desde este momento estaré en una rigurosa dieta de chicas con… ¡Maldición!”

Dave y su totem animal: “Is Val Kilmer my spirit animal?” “¿Acaso no es Val Kilmer mi animal espiritual?”

Jane, que a veces olvida cómo es su hermana:Now, why would you bring your bird into a diner? Wait! I don’t know why I’m surprised. I once saw you put sunscreen on a grape because you didn’t want it to become a raisin, so I answered my own question there.” “Ahora ¿Por qué has traido a un pájaro a cenar? ¡Un momento! No sé por qué estoy sorprendida. Una vez te vi ponerle crema solar a una uva porque no querías que se convirtiera en una pasa, así que he respuesto mi propia pregunta.

Brad y sus extrañas compras: “Well, I don’t have bird defibrillators, now do I, Penny? Saw them in the SkyMall catalog, but noooo, I just had to get my marshmallow gun.” “Bueno, no tengo fibriladores Penny, ¿Verdad? Los vi en el catálogo de SkyMall, pero noooo, tenía que comprar aquella pistola de Marshmallows”

Penny diciendo más de l oque debería sin venir a cuento: “And that’s right, I’ll climb up the corporate ladder in a skirt and I don’t care who looks up it, ‘cause I keep my yard tidy.” “Y es cierto, subiré la escalera corporativa en falda y no me importa quién mire para arriba, porque mantengo mi “campamento ordenado””

Alex contando lo que realmente pasó cuando Dave trató de arreglar el armario: “You used butter and then you tried to make croissants and didn’t have enough butter and then screamed into a brown bag.” “Usaste mantequilla, y luego trataste de hacer croissants y no tenías suficiente mantequilla y entonces empezaste a gritar dentro de una bolsa marrón de papel”

Y el momento de oro ha sido… para esta pullita hacia los incomprendidos Webisodes:

Max: “I guess no one will ever love me. Now I know how webisodes feel.”

Max: “Bueno, supongo que nadie me amará jamás. Ahora sé como se sienten los Webisodes”

Nota del autor
3.5
Vuestra nota
Review Happy Endings: Fowl Play-Date/Ordinary Extraordinary Love
4.3 (86.67%) 3 votes

Categorías: happy endings Reviews Etiquetas: , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »