Review Happy Endings: Cazsh Dummy Spillionaires

¡Bienvenida a Todoseries!

Hay series que entran por la puerta grande, y otras que llegan por la trasera y, poquito a poquito, van haciéndose hueco. Este ha sido el caso de Happy Endings; ignorada por los grades premios (Bueno, y por los medianos y los pequeños) ha sobrevivido a las cancelaciones y se ha ido haciendo más grande cada vez. Hasta hace unos cuantos meses yo mismo pensaba que un “Happy Ending” solo era algo que pasaba en ciertas salones de masaje poco recomendables, pero entonces leí el magnífico resumen de Raquel Blanco publicado aquí en Todoseries y me entró la curiosidad. Y me enganché, me enganché como me he enganchado a pocas series. Y aunque este pueda ser el último año para los seis amigos de Chicago, será un gran año: el año de Penny… y de Max, de Dave, de Alex, de Jane y de Brad. Si ya has visto el primer capítulo y sabes si esta temporada tiene pinta de poner a Happy Endings entre el Olimpo de las grandes comedias de ahora, o si por el contrario huele a desastre, puedes ir comentándolo un poquito más abajo…

Y no, no ha sido el mejor inicio de temporada. Pero no vamos a quemar las naves y a echarnos las manos a la cabeza todavía, un tropezón lo tiene cualquiera, incluso los 6 fantásticos de Chicago. Y no es que el capítulo haya sido un horror, pero ha sido flojo, empezando desde el principio. Con Penny y su rollete (que poco le duran a esta mujer, madre mía) no-pidiéndole matrimonio la cosa pintaba bien, pero luego todas las bromas se quedaban a media asta, incluida la caída por las escaleras. Se le podía haber sacado mucho más partido a todas las situaciones, del inicio solo me ha hecho gracia cuando Penny ha dicho que había estado en coma en la ambulancia (así soy yo de cruel).

Y empezábamos con esa premisa de Penny con la escayola de medio cuerpo, que pintaba bien, pero incluso esa historia se ha quedado floja. Qué perro y qué egoísta es a veces Max, es en esas ocasiones cuando suele sacar su lado más divertido, pero es que el fisioterapeuta no era para tanto, no para torturar a tu pobre amiga escayolada y ponerle somníferos en el té. Me parece muy divertido Max cuando flirtea, en este capítulo sobre todo cuando le ha dado ese mordisco al salchichón, pero poco más. Lo mejor de esta trama han sido los intentos de Penny de salir de la habitación, peleándose con el picaporte.

Fisioterapeuta

La resolución de la historia… previsible. El flashback en el que veíamos como Penny le había hecho exactamente lo mismo a Max podía haber tenido más chicha. Aún así esta parte ha tenido sus momento. Sin duda lo más flojo del episodio ha sido la historia de la parejita protagonista. Todos sabíamos que iba a pasar desde el principio, y los dos rolletes (la camarera y el modelo de Play Girl) que se han sacado de la manga no han aportado nada, por no tirar a la basura completamente esta parte de la historia, me quedo con los chistes sobre el pelo de Dave, a nadie le extraña que este chico sea capaz de hacerse mechas en la perilla.

Los diálogos entre las hermanas Kerkovich han sido más entretenidos, y es que, a mi parecer, el matrimonio Kerkovich-Williams nos ha dado hoy los mejores momentos. No es que la historia del muñeco ventrílocuo fuera el festival de la risa, pero me encanta que a Brad le guste tanto trabajar y que llegue al extremo de engañar a su mujer y fingir que pasa el día relajándose en casa (para una ventaja que tiene estar en el paro). No he entendido las referencias que han hecho cuando Brad llega a trabajar y sus compañeros le sueltan frases de series ¿Alguien me ayuda en los comentarios? Genial cuando parece que esta en videoconferencia desde su piso y en realidad tiene un cuadro a tamaño real de su casa detrás. También he disfrutado cuando Jane empieza a llamarle “niñita” y cada vez se anima más y acaba diciéndole “mi zorra”.

Brad y Jane

Y sí, ahora vamos a hablar de lo que todos estabais esperando: el desnudo de Eliza Coupe, y no, no os voy a poner una captura del momento, guarretes. Pero hay que admitir que nos hubiera gustado un poco menos de pixelado. Y la escena en sí graciosa, sobre todo cuando pone la pierna sobre la bañera y el pobre Brad está recibiendo estímulos contradictorios y no se centra en la charla de su mujer. Eso sí, juraría que lo de un tío trajeado emergiendo de una bañera de espuma lo he visto ya antes (¿en Friends, quizás?), me voy con una sensación como de déjà vu, pero no sé de dónde.

La escena cómica fina les ha redimido un poco, en primer lugar porque la canción de Brad y su muñeco (y especialmente la coreografía de cabezas) ha sido tronchante, por otro por cómo han reaccionado todos a la noticia de que Dave y Alex vuelven juntos, porque me parece un guiño a los espectadores. Todos sabemos que cuando en una telecomedia la pareja principal vuelve junta, empiezan episodios de “qué dificil es la convivencia” y los personajes cogen un poco la dinámica de “novio de” o “novia de”. Creo que los showrunners de Happy Endings son conscientes de esto, y eso me da esperanzas, creo que pueden llevar lo de estos dos con gracia y que no se eche a perder la serie.

Resumiendo, empezamos flojos, pero aún hay esperanza, además de la escasa cosecha de estrellas de debajo les castigo con esta cara de Penny de “podría haber sido mejor”.

Penny

Nota del autor
2.5
Vuestra nota
Review Happy Endings: Cazsh Dummy Spillionaires
Valoración

Categorías: happy endings Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »