Review Hannibal: Sakizuke

stag
El ojo. El ojo que todo lo ve. El ojo de Sauron. El ojo de Horus. El tercer ojo. El ojo de la divina providencia. El ojo del Gran Arquitecto del Universo. Aquél que nos vigila y nos observa desde el albor de los tiempos, aquél que nos conecta con la luz, el conocimiento y la sabiduría. Miradas a la eternidad de lo omnipotente, esperando la gran conexión. ¿Y qué ocurre cuando un simple mortal no siente ésa conexión? Pues que se convierte en asesino de la semana de Hannibal.

Se abre la segunda entrega de Hannibal con la escena más gore hasta el momento, con una víctima escapando del ojo humano. Vemos cómo se despega, se desgarra, se despelleja, arranca trozos de su cuerpo para huir del silo. Soy amante de la sangre y las vísceras, pero la escena, junto a la banda sonora, ha sido sublime, realmente difícil de ver pero magníficamente creada. Aunque poco le ha durado la libertad, ya que tras una persecución en los maizales, ha perecido en su salto al río. Curioso cómo en los momentos de tensión, siempre aparece un acantilado del que saltar. Ése sacrificio habrá servido para algo: al recuperar el cuerpo, río abajo, nuestro buen doctor olfateará el camino hasta el asesino.

Porque ésta semana, Lecter ha estado muy ocupado. Ha ido de aquí para allá, haciéndose el tonto, el listo, y hasta ejerciendo de Will Graham una vez más. La primera vez que le vemos está al lado de Alana, escuchando a un traumatizado Will, que juega a un nuevo juego. Si diciendo la verdad, nadie le cree, nada mejor que demostrar su inocencia aceptando su papel de trastornado, implorando la ayuda de Alana y Hannibal. Pronto vemos que no es más que una estrategia, ya que al llegar a su celda, todos sus temblores se calman y se fija la determinación en su mirada. Como dirían en Baker Street, The game is on!

alana

Y como en todas las guerras hay víctimas colaterales, Bedelia, tras las no muy veladas amenazas de Lecter, ha decidido poner tierra de por medio. Visita a Hannibal para anunciarle su marcha, y aunque muchos opinarán que hubiera sido mejor despedirse con un mensaje en el contestador, yo apruebo la acción de la doctora. Creo que aunque teme de verdad a Hannibal, su cara a cara sirve precisamente para mostrarle una última cortesía, funciona como despedida, como jaque de un juego que empezó mucho tiempo atrás y que Bedelia ha mantenido por seguridad personal. Pero ya no puede jugar más. Así que se despide del doctor y visita a Crawford para pedirle que la dejen marchar. Ha sido casi cómico cuando Jack le ha sugerido que se pusiera en manos de Hannibal para tratar esos problemas emocionales. Está claro que Crawford, por muy jefe que sea, no tiene ni idea de lo que tiene entre manos.

Sólo sabe que se siente culpable, muy culpable. Así se lo cuenta a su psiquiatra, en una escena que me ha recordado a In treatment. Crawford realmente se encuentra en tierra de nadie, con la responsabilidad de su cargo y sin saber exactamente qué hacer. Si a eso sumamos su situación personal (¿cómo estará su mujer?), es normal que necesite terapia. Se enfrenta a Katz, además, que evidencia su contacto con Will. Lo normal es lo que ha hecho, hacerse el sueco ante la ayuda de Graham en el caso. Porque aunque no pueda reconocer a su amigo en el asesino, tampoco puede dejar de ver al asesino en su amigo.

maiz

Hannibal, por otro lado, hace todo lo posible por ayudar al FBI con la investigación, aunque una vez ha olido el maiz en el cuerpo, ha decidido visitar al asesino por su cuenta. ¡Y qué escenas nos ha regalado! Primero la localización del cuerpo, con ésa mesa de autopsias en medio del maizal y luego, con su chubasquero transparente, con su tres piezas intacto, subiendo por el silo para asomarse como un niño curioso, con la consecuente sonrisa y una de las mejores frases del episodio: “Hello. I love your work.” Tras lo cual, con el FBI en la escena del crimen, y con el asesino como figura central del mural, vemos la cocina del doctor. ¡Qué bien cocina! ¡Qué apetitosa se me hace esa pierna! ¡Menudo arte entre fogones! Un ossobuco humano que me habría comido encantada. Este show es así, convierte el canibalismo en algo apetecible. Y una vez más, comprobamos el humor de Lecter, con ésa conversación sobre Dios con un asesino encantado de la vida de formar parte de su obra.

will

Mientras tanto, Will no ha parado de tener visitas. Primero en su celda, luego en su propia jaula de paseo, después de nuevo en la celda… Para ser un prisionero peligroso tiene un régimen de visitas bastante laxo. Katz y Hannibal se presentan con las buenas nuevas del caso y en un par de miradas se resume lo que nos espera. Will sabe que el asesino está en el mural, y que alguien (Hannibal) ha tenido que ponerle ahí y que además, cómo en los demás asesinatos, se ha llevado un trofeo. Hannibal le mira y sonríe, Will le devuelve la mirada. Los dos saben que lo sabe. Ahora sólo hace falta que alguien crea a Graham. Porque Kade Prurnell tiene muy claro que si Will se declara no culpable, irá directo al corredor de la muerte. Suerte que Bedelia aparece para susurrarle que le cree.

bed

El episodio se cierra con Lecter visitando la vacía casa de la doctora DuMaurier con su impermeable puesto. A ésas horas, Bedelia ya está lejos de su alcance. O más le vale. Bedelia ha sembrado la semilla del cambio y merece sobrevivir a las intenciones del caníbal ya que es valiente, astuta y porque simplemente es un placer verla en pantalla.

Decimos adiós al asesino de la semana, pero con un poco de suerte los próximos capítulos se centrarán en el juicio de Graham y el juego del gato y el ratón entre él y su doctor. Me ha gustado sobremanera que Will haya cambiado su estrategia y que se presente de nuevo ante todos como el hombre perdido necesitado de la ayuda de Lecter. Veremos cuanto dura el juego.


Categorías: Sin categoría

8 comentarios

  1. Longshadow

    Gran episodio de principio a fin. Bedelia Bedelia Bedelia espero que no sea la ultima vez que te veamos. Habra algun adjetivo para alabar la actuacion de Gillian que aun no haya sido usado???? Como dices esta serie hace al canibalismo apetecible delicioso y sexy yo tambien me comeria esa pierna.

  2. Anónimo

    Yo en esta página, de momento, no tengo nada que decir, vengo a leer a Meritxell Miret, sus reseñas me parecen excelentes.
    Se me ocurre algo: las imágenes de la serie ‘Hannibal’ son hermosísimas y falsísimas, condenadas probablemente a envejecer muy rápido pero, sinceramente, no es algo que me preocupe.

  3. sofi

    Una serie excepcional por sus escenas magistrales. Realmente da gusto verla, sobretodo cuando Hannibal cocina. Como bien dices él es el único que es capaz de hacer el canibalismo apetecible.
    Esperemos que la nueva estrategia de Will le de resultado y se pueda salvar del corredor de la muerte. ¡¡¡The Game is on!!!

  4. Clavoxidao

    Episodio muy bueno. Espero que sigan manteniendo este nivel, y no nos pongan un asesino diferente cada semana y se centren más en la batalla Hannibal y Will

  5. Lilu

    Estoy fascinada con la banda sonora de esta serie, te adentra en la escena y te mantiene el vilo siempre!

  6. Excelente capítulo y excelente serie!!! Qué poder visual tan grande tiene, que hace que lo asqueroso nos resulte irresistible a la vista! Will me parte el corazón. Ahora Hannibal, en qué aprietos nos pone!! Es tan detestable como seductor y logra que le temamos y lo amemos con la misma intensidad, no sabiendo si deseamos su triunfo o su fracaso. Espero que la serie dure lo suficiente como para ver el ingreso de Clarice Sterling. Muy buena review como siempre.

  7. Bruno Lorenzo

    Al fin lo he visto!! Antes de nada: genial review. Ciertamente las imágenes de Hannibal cocinando hacen del canibalismo incluso algo apetecible, y toda su participación en el capítulo está genialmente narrada.

    La escena inicial me dejó echó polvo. Vaya barbaridad. A ver, es cierto que esta serie es así y que va de eso, pero caray, no se, creo que esta vez se han pasado un poco. O igual soy yo que estaba más sensible hoy. Pero me ha parecido realmente perturbador y macabro

    Me uno a las alabanzas sobre Bedelia. Espero sinceramente que no sea la última vez que la veamos, pero mucho me temo que este episodio sonaba mucho a despedida. Es una pena, creo que además tiene un potencial brutal el personaje.

    Por otro lado, Crawford sigue tan capullo como siempre. O incluso más.Vale, ok, está claro que no sabe que hacer, pero es que su tratamiento al resto de personajes es bastante raro. Pero estoy impaciente por ver como llegamos a la escena inicial de la temporada

    Y Will… bueno, pues ahí está. En determinados momentos casi prefiero que aparezca incluso menos de lo que aparece, no me resulta atractivo el personaje ahí, pero en cambio si que me gusta la situación que genera… ¿curioso, no?

    A ver esta semana 🙂

  8. […] Sakizuke. Mientras el FBI pide la ayuda de Will con un asesino que convierte los cuerpos de sus víctimas […]

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »