Review Hannibal: Amuse-bouche

Hannibal-Shrooms

Los hongos se clasifican en un reino diferente al de las plantas y los animales. Los hongos descomponen la materia muerta de plantas y de animales y como tales poseen un papel básico en el planeta. Además, son los responsables de las levaduras de la cerveza (oh sí, gracias, fungi), del pan, de antibióticos como la penicilina, nos ayudan a controlar plagas, a ver pitufos (ay, esos viajes a Amsterdam), y algunos tienen micotoxinas capaces de acabar con los más pintados. Por no hablar de los champiñones, las trufas, el pie de atleta, el pan enmohecido y los rovellons. Nos demos cuenta o no, los hongos forman parte de nuestra vida. Hay quien incluso afirma que el organismo vivo más grande del planeta es un hongo.

Así que no es casualidad que el asesino de la semana de Hannibal sea un farmacéutico amante de la micología. Ni que se llame Eldin Stamets (¿homenaje a Paul Stamets, eminente micólogo?). Estos organismos, que desde épocas clásicas han sido venerados como alimentos sagrados o reservados para dioses, reyes y chamanes, siempre han conservado ese hálito mágico, ésa sensación de poder conectar con los rincones más oscuros de nuestro cerebro. Y conexión es lo que busca nuestro farmacéutico de guardia, utilizando cuerpos vivos y enterrados a poca profundidad para ser el sustrato de su pequeño cultivo de setas.

Un Will Graham atormentado aún por haber matado a Hobbs, deberá pelear por deshacerse del peso de su conciencia y visitar al doctor Lecter para conseguir el visto bueno del FBI y volver al trabajo de campo. La doctora Alana Bloom (vaya, en la novela era un hombre) parece preocupada de una manera más que profesional por su bienestar… ¿Romance a la vista? Will visitará a Lecter, quien desde un principio mostrará su cara más amable y achacará las visiones de Will al estrés. Descubrimos a Freddie Lounds (otro cambio de sexo, en Red Dragon Freddy es un hombre feo, viejo y despreciable), una periodista que utilizará todos sus recursos para sacar información de donde sea para su blog Tattlecrime.com (me gusta que hayan modernizado esta parte y que el periódico sensacionalista de la novela haya pasado a algo más moderno e inmediato como una web.) espiando a Will en la consulta de Lecter. Lecter la hace pasar cuando acaba con Will y desde el minuto cero la cala. Aunque sea una mentirosa manipuladora, aún le queda mucho para estar a la altura de Hannibal. ¿Soy yo la única que ve una posible unión “profesional” entre estos dos? Mucha tensión sexual no resuelta en esa escena de sofá, mucha orden seguida a pies juntillas… Interesante.

hannibal 2

No creo que sea casual que Freddie también estuviera en la cabaña del bosque de Hobbs, ni que el farmacéutico fuera alertado in extremis por un artículo aparecido en la web de la peliroja. Crawford, con su equipo de asalto (un poco exagerao, ¿no?) pierde la oportunidad de cazar al micólogo aficionado y culpa a Freddie de obstrucción a la justicia y le pide que se mantenga al margen mientras Will descubre a una víctima en el maletero de Stamets. Sólo elige a diabéticos. Les cambia la insulina para inducirles un coma diabético, poder enterrarles vivos, y que sus hongos se alimenten del azúcar. Hasta aquí, debo decir que el modus operandi del monster-of-the-week me ha parecido sublime. Mucho mejor que el del piloto, más interesante, enrevesado y lógico. Aún no acabo de entender por qué Hobbs las ensartaba en cuernos de ciervo y luego se comía partes, ni qué tenía que ver con su hija, ni cómo Will llegó a esa conclusión. En cambio aquí, el asesino es un farmacéutico (que por fuerza tiene que saber algo de micología), tiene acceso a las víctimas y cree conseguir un fin: conexión. Además, creo que encaja mucho más en lo que la serie quiere mostrarnos. Como algo tan sencillo, natural, algo que tendría que funcionar solo como son las relaciones, las conexiones entre la gente, la naturaleza y el entorno tienen un lado siniestro. Como nos hemos alejado tanto los unos de los otros, como la desconfianza ha crecido alargando sus largos tentáculos y nos ha dejado tan aislados que vivimos en un mundo que ya no entendemos y tememos. Brutal la escenografía, la fotografía, la luz, el maquillaje… Por no mencionar que Lecter estaría encantado de comprarle un kilo de setas a Stamets y hacerse un risotto ai funghi porcini con bouquet humano maridado con un Merlot Gran Reserva.

Stamets, estando en búsqueda y captura, ha matado al policía que había informado a Freddie sobre Will y se ha dirigido a secuestrar a la hija de Hobbs, Abigail, que sigue en coma. Crawford ha avisado a Will, que estaba en el hospital para verla (¿cuantos días llevará este hombre durmiendo ahí?) y consigue neutralizar a Stamets, que tenía la esperanza de que Will entendiera su postura.

will

Acaba el episodio con la que me parece la mejor escena o al menos la que desvela por dónde irán los tiros de esta temporada. Todas esas alucinaciones, todo ese sentirse mal por haber matado a Hobbs, todo ese aprender a disparar bien, dormir en el hospital, defender que Abigail no era cómplice de su padre, no son por estrés ni por complejo de culpa. Hablando con Hannibal, cara a cara, Will lo confiesa. Teme que le guste matar. A los malos. Pero matarlos. Cosa que viene siendo normal si eres un empático de manual y te pones en la piel de asesinos, es que al final le acabes pillando el gusto a eso de degollar gente. O al menos, que no te sientas tan mal como deberías cuando los matas. Y ahí, con ese secreto compartido, Hannibal ha visto las puertas abiertas para poder entrar en la mente de Will. Comparando su caso con el de Dios, que mata indiscriminadamente cada día y sin más motivo que el de poder hacerlo. Poder. Algo que secretamente, y desde ahora, el doctor Lecter ejerce sobre Will Graham.

Veremos hacia donde nos lleva una serie, que desde mi humilde opinión ha ganado enteros con este segundo episodio Amuse-bouche (término francés que vendría a ser esa pequeña tapa que se sirve de forma cortés y gratuita por un restaurante antes de comer), que hubiera servido mucho mejor que Apéritif para seguir enganchada a la silla con los cubiertos preparados.

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review Hannibal: Amuse-bouche
4.6 (92.12%) 33 votes

Categorías: Hannibal Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »