Review Grimm: Pilot

Los cuentos están ahí y esta temporada las series han querido dejarlo claro. A veces necesitamos recuperar nuestro lado infantil para respirar un poco, pero, seamos sinceros, los adultos nos dedicamos a la continua perversión del cuento. En mi propia versión, Caperucita se come al lobo. Rammstein decidió que en el videoclip de Sonne, Blancanieves muriera de sobredosis. Continua perversión, ya digo. Once Upon A Time nos devolvía a la niñez y Grimm nos recuerda que somos adultos y que el mal nos espera escondido en las sombras. ¿Comentamos el piloto?

No sé muy bien qué opinar de Grimm. Tenía muchísimas ganas de esta serie. Muchísimas. En realidad creo que tiene potencial. Bastante potencial. Pero hay algo en ella que no termina de llenarme del todo. Me ha encantado en cuestión de detalles, muy cuidados. El argumento también puede dar de sí y la idea general es muy buena. No sé si el fallo está en el tratamiento, o en los personajes. Puede que aún sea pronto para elaborar un buen juicio, así que voy a centrarme en lo que he podido ver en este primer episodio.

Nick es un investigador de la policía con una mente muy despierta para elaborar perfiles  y para centrarse en los detalles. Trabaja, va a pedirle matrimonio a su pareja, y poco más. Un rostro más en la sociedad americana que las series retratan. Sin embargo, como la calma no suele durar mucho, Nick comienza a tener extrañas visiones y a escuchar voces. Ya lo dice tía Marie: “Eres uno de los últimos Grimms”. Y fuera la normalidad.

Los Grimms, según hemos podido ver, son humanos con la capacidad de ver lo que las cosas son y no lo que parecen, pero, sobre todo, son humanos que se dedican a luchar contra todos los demonios y seres malignos que habitan entre nosotros. Es muy, muy Embrujadas. Y no he visto Buffy, pero me gustaría que los que la hayáis visto me comentarais si se parece. ¿Es esto un motivo para condenarla? Para mí no. Siendo sincera, es lo que me ha llevado a ver Grimm. Ya estoy diciendo más tonterías sobre mí de lo que es recomendable, pero hoy me confieso ante los lectores de Todo Series, y reconozco que Embrujadas ha sido mi gran placer culpable. Mejor volvamos a la serie.

Es precisamente gracias a tía Marie el que conozcamos ya algunos datos de los Grimms. En primer lugar, el ataque de Holda (la muerta, un segador de almas) guadaña en mano nos ha mostrado que el otro lado, el lado de los demonios, también lucha por dar caza a estos humanos que los persiguen. No es sólo el ataque, es que, como el propio Nick ha podido comprobar, la guadaña lleva una inscripción que reza algo así como “Cazadores de los Grimms”.

Tía Marie también el cuenta a su sobrino que sus padres fueron asesinados por esta razón, y le entrega un amuleto-llave con la advertencia de que vendrán a buscarlo. ¿Qué abre esa llave? Ni idea. ¿Una puerta al otro mundo? Supongo que no. En cualquier caso habrá que esperar para saberlo.

Y vamos a la caravana. Porque en la caravana de Marie está todo. Encontramos en ella un buen arsenal de armas para luchar contra las criaturas malignas. Y un libro. Un libro igual que el Libro de las sombras que poseían las tres hermanas antes mencionadas, con todas las criaturas a las que Nick va a tener que enfrentarse. Ya se lo han avisado. Las historias son reales, no son cuentos. Y por cierto, os recomiendo que si os apetece os paséis por la web oficial de la serie y le echéis un vistazo, porque encontraréis una especie de juego en el que podéis explorar la caravana.

Hablando de historias, esta semana ha tocado comulgar con Caperucita. El capítulo ha comenzado ofreciéndonos una cita del cuento de los hermanos Grimm, dejándonos claro a quien le va a tocar hacer de villano esta semana: “El lobo pensó para sí, qué tierna y joven criatura. Qué bocado tan suculento…”. Efectivamente, un hombre lobo anda suelto, caminando como uno más de nosotros por las calles… y repartiendo el correo, más concretamente. Este licántropo siente predilección por las capuchas rojas y atrae a sus víctimas con figuritas. Figuritas que guarda en su casa de cuento. De cuento de terror para las niñas a las que ataca, claro.

La primera víctima no ha tenido tanta suerte como la segunda. La chica salía a hacer footing y en plena carrera el lobo se ha abalanzado sobre ella. Sólo han podido recuperar de ella sus zapatillas y un trozo de brazo. La niña a la que ha capturado después ha sido un pelín más afortunada. Al menos Nick ha podido rescatarla sana y salva de esta prisión de cuento que el asesino ha preparado. La hubiera matado después, supongo. El armario lleno de caperuzas rojas lo dice todo. Son todos estos detalles los que me han llenado más del episodio. El hecho de que la niña se dirigiera a casa de su abuelo y al desviarse del camino el lobo la atrapara, las capuchas… me gusta que hayan adaptado el cuento a una situación actual.

Otro de los protagonistas del episodio ha sido precisamente el archiconocido tema Sweet Dreams. La chica que muere al comienzo del episodio iba escuchando esta canción. Más tarde, el asesino es capturado precisamente por tararear esta canción durante el registro de la policía. Y como no, ese final con la magnífica versión de Marilyn Manson. Si ahora mismo me dicen que en todos los episodios una canción va a tener un papel importante, me quito el sombrero. O me pongo a dar saltitos, tengo que pensarlo.

Os estaréis preguntando (o no) el porqué aún no he hablado del “Blued Bott” que ha ayudado a Nick a resolver el caso. La respuesta es simple. Es el personaje de la serie que más me ha gustado y he querido dejarlo para el final. Francamente, espero que siga al lado del protagonista en el resto de casos. Él mismo es un hombre lobo, pero un hombre lobo rehabilitado, eh… Como a un lobo más, le gusta marcar territorio y por eso podemos verle orinar contra su propia verja. Tiene miedo a los Grimms porque de pequeño le contaban historias sobre ellos (como a los humanos les hablan del hombre del saco) y sobre todo, lo reconocerás porque conduce con la cabeza fuera de la ventanilla para poder seguir el rastro. Grande, muy grande. La verdad es que el personaje me ha hecho reír. “¿Necesito una bala de plata?/ ¿Eres idiota?”.

Lo último que vemos antes de esos títulos de crédito que llevan una banda sonora tan chula, es a la misma mujer a la que Nick vio transformarse intentando acabar con Marie. Ahora ya sabemos que van a por él. Y por supuesto, no puedo irme sin comentar el hecho de que veo forzadísimo que todos los personajes vivan en plenos bosque o tengan uno a dos pasos. Sí, lo sé. Es lo idóneo cuando de cuentos se trata, pero sigo viéndolo forzado.

No es un seriazo del quince, la verdad. Al menos no lo es por ahora. Pero de momento creo que el piloto tiene potencial y que, aunque sea una serie de episodios autoconclusivos, tiene una buena trama y la idea a desarrollar me resulta muy interesante. Quiero ver más cuentos pervertidos por las calles. ¿Y vosotros?

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Grimm: Pilot
5 (100%) 1 vote

Categorías: Grimm Reviews Etiquetas: , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »