Review Grimm: Bears Will Be Bears

Ya lo dice la propia sinopsis de la serie, “no eran cuentos, eran advertencias” aquellas historias que nos contaban de pequeños. ¿Advertencias a criaturas sobrenaturales? No, claro que no. Eran advertencias a la vida. Y la advertencia que Grimm ha traído esta semana está bien clara: no quieras ser quien no eres, o tendrás problemas. Los osos siempre serán osos, los humanos siempre serán humanos, y los monstruos siempre serán monstruos. Me gusta Grimm, disfruto bastante de los cuarentaidós minutos que dura el episodio. Puede que no me deje muriendo de curiosidad de una semana para otra, puede que a los personajes les falte un poquito de… algo, puede que vuelva a ser la historia del poli bueno que se enfrenta al mal, puede ser muchas cosas… pero el tratamiento moderno de los cuentos sigue pareciéndome absolutamente genial, y me quedo con ella. ¿Pasamos a comentar este segundo episodio?

Esta semana, Nick ha tenido que enfrentarse con la leyenda de Ricitos de Oro y los tres osos, nada más y nada menos. Como he dicho arriba, querer ser quien no eres, aunque sea durante unas horas, puede traer problemas. Es lo que más me gusta  de esta serie, la adaptación de los cuentos a situaciones mucho más actuales y reales que las que nos han contado y hemos leído toda la vida.

Las víctimas de esta semana han sido una pareja que, aburrida y cansada de no tener dinero para nadar en la abundancia, decide allanar la casa de una familia adinerada para fingir vivir una vida que no viven, y de paso, destrozar algunas pertenencias y dejar su huella por todas las camas. Les ha costado caro y se han llevado un buen susto, por supuesto, ya que han tenido la mala (y buscada) suerte de topar con una familia de “jagebears”, hombres oso, y todos sabemos que por mucho que se empeñen en hacer que sean unas mascotas de peluche adorables, los osos son fieros y atacan cuando alguien se como la comida de su frigorífico sin preguntar.

Sin embargo, el ataque de estos seres a la pareja va mucho más allá de una venganza o un intento de proteger su hogar, y es que, según nos ha contado Monroe, nuestro hombre lobo favorito, estos hombres oso realizan un ritual al cumplir los dieciocho que representa el paso a la vida adulta para honrar a sus ancestros. Es, ni más ni menos, el hijo del matrimonio propietario de la casa el responsable de estos ataques. Es curioso, porque este episodio nos ha enseñado a unos culpables que también son víctimas, y a unas víctimas que también son culpables. Vamos, que no he sentido pena por ninguna de las dos partes.

Quien ha vuelto a brillar en este episodio ha sido Monroe, y es que el pobre tiene que madrugar todas las mañanas y dedicarse una buena sesión de pilates para controlar sus instintos más primitivos y no devorar a todo el que se encuentra a su paso, aunque sigue teniendo un olfato infalible… ¿Y quién le iba a decir que iba a acabas cuidando de su peor enemiga?

En cuando a Nick, sigo sin verle madera de protagonista. Puede que en este episodio haya ganado unas milésimas en mi escala de puntos, pero no termina de convencerme. Francamente, creo que lo normal cuando un familiar llega y te dice que tu destino es luchar contra fuerzas malignas, algo tienes que decir. O extrañarte. O no aceptarlo tan fácilmente. O algo. No termina de romper, el detective, aunque si hay una cosa cierta aquí es que no puedes huir de lo que eres.

Marie ha muerto, los segadores de almas están por todas partes y su hora ha llegado, así que ahora es el propio Nick quien tiene que encargarse de la misión por completo, y, sobre todo, luchar con todas las criaturas que está convirtiendo su vida en un cuento de terror.

Como he dicho, la serie me gusta, en general, y sin duda me la quedo. Hay puntos donde flaquea bastante pero la idea es buena y me encanta el uso de los cuentos que se está haciendo… ¿Alguien más se apunta?

 

 


Categorías: Sin categoría

9 comentarios

  1. :P

    Me dan un poco de lástima los comentarios de estas dos únicas reviews de Grimm:
    A mi Grimm me gustó desde el primer capítulo. Pero, ojo, también veo Once Upon a Time, y confieso que por aquel entonces prefería esta última serie (ya lo dijeron algunos aquí y en otras webs: OUAT empezó MUY bien).
    Pero he dicho por aquel entonces. Su primera temporada es LA MEJOR. La segunda es LA PEOR (donde la serie cayó en picado, nunca mejor dicho), el principio de la tercera dejó mucho que desear, y aunque la temporada fue remontando, nada que ver con el inicio de la serie. Y me da la sensación de que OUAT difícilmente volverá a estar a ese nivel.
    El caso de Grimm ha sido distinto: la primera temporada normal (tampoco diría que tan mala como muchos afirmabais con tanto énfasis), la segunda mejoró (aunque demasiado triste para mi gusto), y la tercera, ahora mismo, es LA MEJOR.
    ¿A dónde quiero llegar a parar? Pues a que, actualmente, prefiero MIL VECES Grimm que OUAT. Esta última la veo casi obligada (aunque lo admito, quiero saber cómo sigue la historia de ciertos personajes muy buenos, tipo Rumpel. De ahí a que siga viéndola, pero no creo que quiera ver una cuarta temporada), mientras que espero semana tras semana con muchas ganas Grimm.
    Por último, estaría genial que se hicieran reviews de Grimm, pues la serie ha crecido mucho, mientras que OUAT ha caído bastante (y eso que empezó muchísimo más fuerte). Admitámoslo, no se ha sabido mantener.
    Saludos 🙂

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »