Review Gossip Girl: How to Succeed in Bassness

Vampiresa, loba, reina malvada, zombie, diablesa…no, no estoy insultando a nadie. Es que el capítulo de esta semana me ha recordado que Halloween está a la vuelta de la esquina (¡y yo con estos pelos!) y sigo sin disfraz. ¿Y vosotros? Bueno, a ver si este How to succeed in Bassness nos da alguna idea…

¿Conocéis el Gimlet? Es el nuevo local de Chuck Bass, que pretende empezar en los negocios de manera legal, con todos los papeles en orden…y sin Blair. Aunque dice que la perdona, sigue sin confiar en ella y prefiere mantenerla al margen, algo que no encaja en la forma de ser de su aún novia.

Como ocurre siempre con Blair, lo que le dice Chuck le entra por un oído y le sale por el otro, y no tarda más de tres nanosegundos en hacer una llamada para empezar a preparar su propia fiesta. Sin embargo, le dura poco, ya que en una llamada de Chuck a Serena descubre que su chico iba en serio y que, actualmente, confía más en el trabajo de publicista de S que en las palabras de amor y cariño de B. Uuuh, ¿no empezó así Nate? (cambiando “publicista” por “accesible” y “amor y cariño” por “virgen hasta el matrimonio”).

Hombre de negocios serio y señoraHombre de negocios serio y señora

Y hablando de relaciones profundas: ¡Exclusiva de Perez Hilton! Olivia Burke, ¿metiendo la mano en un jarro? Nunca había escuchado ese eufemismo para evitar decir que la chica compraba preservativos. He de confesar que he tardado unos minutos en darme cuenta que significaba realmente esa frase, ¿será que soy muy basta o que ellos son muy finos? Que no os confundan los interrogantes, no espero que contestéis a la pregunta (por mí propio bien).

Claro, antes las pruebas gráficas de que su anterior novio la hacía levitar, Dan se abruma un poco (gracias a la ayuda de Nate) y se pregunta si estará a la altura. Suerte que aparece Olivia para explicarle que no quiere presionarle (¿ese papel no suelen hacerlo los chicos?) y asegurarle que su compañero de reparto no era tan bueno, sino que ella es muy buena actriz.

No se puede decir lo mismo de Little J. La reina del Constance se ve en el límite cuando Jonathan y Eric quebrantan las reglas del instituto y se sientan unos escalones por encima de ella. Toda una ofensa. Jenny tiene una imagen que cuidar y se ve obligada a elegir entre su adorado hermanastro o sus insoportables lacayas. Y las elige a ellas. ¿Mala elección? Peor es lo que viene después: la venganza hacia Jonathan por haberla dejado mal es lanzarle huevos. Voy a hacer un inciso aquí; me he descargado tres veces el episodio de tres sitios diferentes…y no he visto esas imágenes. Me ha pasado lo mismo con lo ocurrido en el local de Chuck…so sad. Fin del inciso. Una decisión (la de los huevos) que desemboca en la pérdida de amistad de Eric y de fondo de armario de Jenny. Eso si, la rubia conserva su cargo de reina en el instituto. Queentastic!

De vuelta al Gimlet. A Chuck no le puede ir mejor el día: Serena le consigue clientes famosos para la apertura (incluido en no-novio de Olivia, Patrick, con el que deberá fingir delante de las cámaras otra vez); Blair (aparentemente) no se mete en nada; y ha conseguido la licencia que le permite servir alcohol…gracias a Jack Bass (por mediación de Blair), el tío favorito de Chuck que tanto le apoyó en la segunda temporada, cuando intentó arrebatarle la herencia.

De nuevo, o el capítulo está cortado o me lo he bajado mal tres veces (todo puede pasar, pero quiero pensar que tan torpe no soy). De repente, la policía irrumpe en el Gimlet y empieza a echar a todo el mundo ante la pasividad del anfitrión que ha vuelto a perdonar a Blair. Serena, en su papel de publicista, se lleva las manos a la cabeza y entonces su amiga nos explica lo ocurrido: la licencia que Jack les había conseguido era falsa, una artimaña para llamar a la policía y cerrarle el negocio. Chuck se adelanta, gracias a Blair, y llama él mismo a la policía. El resultado: que su club aparezca en todas las portadas y los clientes llamen como locos. Ya lo dicen “que hablen de ti, aunque sea mal“.

A Serena no le hace mucha gracia, algo normal teniendo en cuenta que su trabajo estaba en juego. Sin embargo, eso no le importa (¿tal vez porque cree que ya lo ha perdido?) cuando deja que la prensa vea a Olivia con su nuevo novio, y dice que ella es la pareja de Patrick. De nuevo, mucha publicidad que contenta a KC y mantiene a S en su cargo de publicista…pero no del Gimlet. Serena no perdona a Blair, aunque quién la necesita teniendo un Chuck a tu lado…

Aquí te pillo, aquí te matoAquí te pillo, aquí te mato

Ya sea por la falta de Vanessa, porque era más corto o por el ritmo…me ha gustado bastante este capítulo. Ningún personaje se me ha hecho pesado. Una única pega: que no me ha sugerido un disfraz de Halloween… bueno, siempre puedo ir de Lady Gaga.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »