Review Glee: Michael

Los capítulos homenaje suelen exaltar los valores del artista protagonista, y en este caso nuestros chicos han utilizado las letras de Michael Jackson para explicar cómo se sienten, o cómo pueden enfrentarse a las cosas. Un episodio repleto de buenos números musicales, y en el que hemos avanzado en las tramas que tenemos pendientes. ¿Lo mejor? Las adaptaciones de las canciones y una Santana en estado de gracia que aporta mucho al episodio. Como leí en unos de los comentarios del anterior post, esta temporada está siendo muy Santana, y yo me alegro mucho. Pero no nos adelantemos y veamos todo lo que ha ocurrido en Michael.

New Directions ya utilizó la música de los Jackson en los Sectionals, pero las chicas que entonces formaban The Trouble Tones no quieren quedarse sin su ración de Michael, por lo que deciden que esa será su baza en los Regionals. Todos están entusiasmados con la idea, hasta que el repelente de Sebastian hace acto de presencia para decirles que The Warblers les ha copiado la lista de canciones. Y todo gracias al bocazas de Blaine, que parece que tiene una gran relación con el nuevo líder del coro rival. Otro punto negativo para Mister Pajaritas.

Con Santana y Blaine a la cabeza, New Directions se enfrenta a The Warblers en un duelo musical muy interesante, en unos aparcamientos. La verdad, muy bonito todo, hasta que Sebastian lanza un granizado que le da de lleno a Blaine en los ojos. Al principio he pensado que él exageraba, los demás han recibido cientos de granizados y nunca han tenido esa reacción. Pero la cosa sí que ha sido seria, y Blaine tiene que ser operado porque la retina de uno de sus ojos se ha dañado gravemente. Surge aquí una disputa sobre si New Directions debe comportarse como los buenos chicos que siempre son, o si deben luchar y no dejarse amedrentar. Artie es de esta opinión, y la verdad, su discurso es muy convincente. ¿Por qué deben ser siempre ellos los que salgan perdiendo? ¿Por qué no deben atacar a sus enemigos de la misma manera que les atacan a ellos? No creo que deban resignarse. Tema aparte es el videoclip de Scream. Creo que ha sido el momento más gay de Glee, por encima de cualquier escena de Kurt y Blaine. Artie y Mike han estado soberbios, y hemos podido comprobar que fuera de su silla de ruedas, Artie es todo un bailarín.

Scream

Por otro lado, Kurt piensa que no hay que generar más violencia, pues ya tuvo bastantes problemas el año pasado. Y Santana, por una vez, está de acuerdo. Así que trama un plan para salvar la situación y hacer pagar a Sebastian por lo que ha hecho. Eso sí, con un estilazo que deja temblando a cualquier diva del pop. Vaya numerazo el de Smooth Criminal a dúo con el indeseable de Sebastian. Además, consigue lo que quiere, una confesión grabada del suricato sonriente en la que admite haber puesto sal gorda en el granizado. ¡Encima iba a por Kurt! Mira, una cosa buena que ha hecho Blaine por fin…
Hablando de Blaine, la visita que le han hecho Rachel, Kurt y Finn ha sido mágica, por la canción que han interpretado, Ben. Lo que me ha extrañado es que Blaine llevara puesto un parche en el ojo y no una pajarita… pero bueno, tampoco querrá abusar, no vaya a ser que tenga que repetir pajarita.

La trama principal de este episodio se resuelve con New Directions dando una lección de humildad a The Warblers, cantando Black or White. Y como colofón, desenmascaran a Sebastian delante de sus compañeros, así que no sabemos si seguirá siendo su líder o si le expulsarán del coro. Lo que está claro es que parece que esa rivalidad insana ha desaparecido. Bueno… siempre nos quedará Vocal Adrenaline para este tipo de tramas.

Vamos ahora con la gran incógnita que nos quedó en el anterior capítulo: la respuesta de Rachel. Finn aún está esperando, pero empieza a impacientarse ante la duda de su novia. Ella no sabe qué decir, porque aunque quiere a Finn, aún no sabe qué va a ser de ella en el futuro. Por eso, decide acudir a su ex enemiga Quinn, que celebra haber sido admitida en Yale. Quinn anima a Rachel a perseguir sus sueños y a evolucionar, dejando a un lado los amores de instituto. En esto ella es toda una doctorada, pues ya ha dejado atrás a Finn, Puck y Sam. Never can say goodbye es una bonita metáfora musical, en la que el ciclo de los amores de Quinn parece haberse cerrado. ¿Definitivamente? No creo.

Bueno, el caso es que Rachel se desespera porque no le llega la carta de la NYADA, y a Kurt sí que le ha llegado, comunicándole que es uno de los finalistas en el proceso de selección. Rachel, aunque se alegra, se derrumba completamente, porque lo única que ella tiene es a su novio. Creo que es la vez que más me ha llegado el llanto de Rachel, estaba lleno de sentimientos. Y claro, con el calentón del momento, llega Finn y le prepara una actuación sorpresa cantando I just can’t stop loving you… y cómo para decirle que no te casas… Así que Finchel ya es una parejita comprometida. Peeeeero, como la cosa no puede acabar así tan fácilmente, al final del episodio Rachel recibe su carta, y sí, para complicar el asunto ella también es una de las finalistas. ¿Y ahora qué? Por la cara que pone Rachel cuando Kurt le pregunta si se lo ha dicho a Finn, me parece que la señorita Berry se ha dado cuenta de que se ha precipitado un poco, y quizá la promesa de matrimonio corre peligro de seguir adelante. Veremos como se resuelve el tema, porque llevamos ya dos episodios en los que el cliffhanger está protagonizado por esta historia de amor.

Sí, quiero

Y de amor va la siguiente trama. Sam no se rinde en su empeño de reconquistar a Mercedes. Ella sigue haciéndose la dura, porque está con Shane, pero las palabras de Sam, la canción cantada a dúo, y ese mural de luces con el nombre de la diva escrito a golpe de bombilla… a eso no se le puede decir que no, y los dos tortolitos acaban besándose. ¿Cómo continuará la historia? Pues tendremos que esperar, pero vamos, yo lo veo clarísimo. Mercedes dejará a Shane, Shane querrá pegar a Sam, y al final todos serán felices.

Creo que no me dejo nada de todo lo que ha ocurrido en Michael, asi que vamos a comentar las actuaciones musicales, que han sido muchas y muy buenas:

  • Wanna be startin’ somethin’: Blaine se encarga del arranque enérgico del episodio, y la verdad es que lo ha hecho genial, con el acompañamiento del resto de New Directions vestidos con los trajes más míticos del Rey del Pop.
  • Bad: una actuación soberbia, en la que todos han estado muy bien, especialmente los solistas. La coreografía me ha parecido una de las mejores que hemos visto en Glee.
  • Scream: Artie y Mike ponen voz y movimiento (y qué movimiento) a este dúo de Michael y Janet. Como ya he dicho antes, me ha parecido una actuación muy gay (por supuesto, eso no tiene nada de malo, me ha gustado bastante). Vamos, una pedazo de actuación.
  • Never can say goodbye: la dulce voz de Quinn le va a esta canción como anillo al dedo. Es que no ha habido ninguna canción en este episodio que no me haya encantado. Y esta no iba a ser una excepción.
  • Mercedes

  • Human nature: es la segunda ocasión que tenemos de escuchar juntos a Mercedes y Sam, aunque esta vez ha sido un dueto de verdad, y a solas. Sus voces quedan muy bien en conjunto, y la escena ha sido preciosa.
  • Ben: para mí, la segunda mejor actuación. Kurt, Finn y Rachel han unido sus voces para hacer una versión muy bonita del clásico de Michael. Ha sido como estar acunado en una nube de paz y tranquilidad.
  • Smooth criminal: ¡Viva Santana! Esta actuación ha sido mi favorita del episodio, y una de las mejores de la temporada. Aunque Sebastian me caiga fatal, ha estado a la altura y juntos han interpretado la canción magníficamente bien. Los pelos de punta con los instrumentos de cuerda tocados con tanta tensión.
  • Black or White: el número final del capítulo no ha sido menos potente que el resto, al contrario, ha sido una gran manera de acabar. Este clásico es una de las canciones más conocidas de Michael Jackson, y New Directions lo ha hecho verdaderamente aceptable. Me ha encantado el final de la canción homenajeando al videoclip original, con las transformaciones de las caras de unos a otros.

En fin, en conjunto, un capitulazo. Lo que más me ha gustado, la faceta de detective de Santana, uniendo humor y drama. Y las actuaciones, por supuesto. Lo que menos, que quizá estén alargando demasiado el tema del posible matrimonio entre Rachel y Finn. Pero bueno, supongo que están preparándolo todo de cara al final de esta temporada, en la que se supone que algunos de nuestros chicos se graduarán y dejarán el instituto. Respecto a esto, yo no me fío nada de lo que leo. Porque al igual que se dijo que Rachel, Finn y Kurt no estarían en la cuarta temporada, después se dijo que sí. Y encima si hay rumores de la mala relación entre Ryan Murphy y actores como Lea Michelle… no sé, hasta que no vea una confirmación de lo que va a pasar con ellos, no me fío.

Valoración de Michael:

  • Guión: 4,5
  • Drama: 4
  • Comedia: 2,5
  • Actuaciones musicales: 4,5
  • Global: 4,75

Santana

Espero que a vosotros este episodio os haya gustado tanto como a mí, y si no es así, pues aquí debajo podéis dejar vuestras impresiones. ¿Qué actuación os ha gustado más? ¿Qué pensáis que va a pasar con Rachel y Finn? ¿Quién se apunta a apalear a Sebastian?
Nos vemos en la siguiente review, que tendrá mucho sabor latino

Nota del autor
5
Vuestra nota
Review Glee: Michael
5 (100%) 2 votes

Categorías: Glee Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »