Review Glee: Mattress (1×12)

Review Glee: Mattress (1x12)

La primera vez que la vi, pensé que era malísima, que la odiaría hasta la saciedad y que lo único que iba a hacer era causar problemas y empeorar las situaciones. Y durante algunas semanas seguí pensando lo mismo. Luego, sentí algo de compasión, porque se convirtió en una víctima, en alguien débil y frágil. Aún así mantenía el sentimiento de desconfianza hacia ella, sobretodo por sus acciones erradas. Pero últimamente fue ganándose un hueco en mi corazoncito, con sus demostraciones de entereza y su aprendizaje en los valores de lealtad y bondad. Y tras este fabuloso Mattress, me ha ganado por completo. Amo a Quinn Fabray (obviamente, no es el que aparece en la foto de arriba). Y por ello le dedico la entradilla, porque aunque no es la protagonista principal de Glee, es más, por lógica debería ser una de las antagonistas, es un personaje que ha evolucionado y nos está dando grandes momentos. Ya lo venía diciendo desde hace un par de semanas, y lo he confirmado del todo. Quinn, desde hoy, se convierte en mi niña mimada de Glee. Tras esta declaración de amor, podéis continuar hacia la review. ¡Qué pedazo de capítulo!

Bueno, ya me extenderé más con el tema de Quinn, pero empecemos por el principio, valga la redundancia. Este episodio, el penúltimo antes del gran parón, ha sido muy emocionante. Para mi gusto, el mejor hasta el momento. Nos tienen muy mal acostumbrados estos guionistas, mejorando lo inmejorable semana a semana. Mattress (colchón) ya adelanta en su título uno de los elementos que más importancia cobran. Y es que es por culpa de un colchón que Will no podrá asistir a los sectionals como director del Glee Club. Contemos esto por partes. La pérfida Sue ha embaucado una vez más a Figgins para que el coro no aparezca en el anuario del instituto, poniendo como excusa que así dejarán de ser humillados por sus compañeros mediante dibujitos y mensajes ofensivos sobre las fotografías. Y Figgins, que siempre está pensando en el dinero, ve así una oportunidad de tener espacio extra para los anunciantes.

Photoshop artesanalPhotoshop artesanal

El coro está maravillado ante la idea de no aparecer en el anuario, ya que no sufrirán las vejaciones que sufrieron los anteriores miembros del Glee Club. Pero Will, que quiere que sus chicos obtengan el reconocimiento que se merecen, y Rachel, que adora a las cámaras y a la fama, se mueven para que el coro tenga su lugar en el instituto. Tras una negociación monetaria, Will consigue un pequeño espacio en el anuario, tan sólo para dos representantes del Glee Club. Por supuesto, Rachel resulta elegida, y convence a Finn para que se fotografíe junto a ella. Por desgracia, los cafres de turno hacen acto de presencia para humillar otra vez al quaterback y hacerle cambiar de idea. ¡Cómo odio a los jugadores de fútbol de esta serie! Yo les ponía directamente a hacer de balón y que les den una buena patada donde más duele…

Bueno, abreviemos. Rachel se queda compuesta y sin Finn, pero con foto. Y aprovecha que el fotógrafo necesita actores para anunciar una tienda de colchones. Así que la mente de Rachel se pone a trabajar rápidamente y todo el coro acaba participando en el rodaje, con la idea de promocionarse, convertirse en celebridades y crearse una buena imagen para que se acaben las humillaciones en el instituto. Lo que no sabían nuestros artistas es que las reglas del concurso impiden a los coros realizar trabajos profesionales remunerados. Y es aquí donde entra en juego el colchón. Will, tras una pelea de la que ahora hablaré, usa uno de los colchones que el dueño de la tienda le había regalado a los chicos, y por tanto, ese colchón no puede devolverse y Will se sacrifica por el coro asumiendo sobre él mismo la descalificación.

Los reyes del
colchónLos reyes del colchón

Ahora toca el tema de Will y Terry. Ya tenía pinta de que iba a pasar algo cuando han hablado Emma y él de la futura boda y de la relación que mantenían (bueno, que no mantenían) el director del coro y la consejera de los alumnos. Y la negativa de Terry a pagar un espacio en el anuario para la fotografía de New Directions también era una mala señal. Por cierto, mira que tiene mala uva la mujercita de Will… No sé si es aún peor que Sue, porque por lo menos con la entrenadora nos reímos. El momento de máxima tensión ha llegado cuando Will, por accidente, descubre una falsa barriga en un cajón. Terry, un consejito: si estás fingiendo un embarazo, no te vayas dejando la barriga olvidada por ahí, a la vista del inocente de tu marido. Un beso, guapa. Bueno, continúo que me pierdo. La discusión ha sido terrible, se han sacado todos los trapos sucios acumulados, Will se ha enterado de toda la farsa y se ha ido de casa. De ahí que haya dormido en el colchón regalado y que haya tenido que retirarse de la competición de coros para no perjudicar a los alumnos.

¡Menuda
bronca!¡Menuda bronca!

Debo hablar ahora de Sue. Llevaba unas semanas más relajada, pero ya le ha salido la vena mala y ha intentado arrasar con todo. Por un lado, retirando la foto del Glee Club del anuario e intentando que fuese descalificado de los torneos. Por otro, negando una vez más a Quinn un sitio entre las animadoras. Sue se pasa veinte pueblos con ella, haciendo de su embarazo una excusa perfecta para lanzar todo su veneno. Pero mi querida Quinn, dispuesta a volver con las animadoras y a salir junto a ellas en el anuario, no ha parado hasta vencer a Sue con la artillería pesada. Con un par de narices, y enfundada en su traje de jefa de animadoras, se ha presentado ante la entrenadora para devolverle el revés mediante el chantaje. Quinn podía haber usado ese arma para volver con las animadoras, para tener otra vez su lugar. Y en cambio, ha mirado por sus compañeros del coro, y ha conseguido para ellos una página entera del anuario, decidiendo quedarse con el Glee Club en vez de con las animadoras. Tres hurras por Quinn, por favor.

Hasta aquí el resumen de lo que ha sido Mattress. Ahora voy a comentar los números musicales de esta semana. Primero, el Smile de Lily Allen, interpretado por Rachel y Finn, ha sido un momento dulce y muy bonito, en el que ha habido una gran química entre ambos personajes. Solamente Rachel podía cantar esta canción con tanta suavidad y dulzura. Después, hemos visto un gran número de baile y canción: Jump, de Van Halen. ¡He alucinado con las piruetas de Puck, el other asian y Brittany! Y como no, Mirsidis impresionante con su chorro de voz, como siempre. Y por último, ese maravilloso Smile de Charles Chaplin, que ha sido muy mágico y muy significativo (solamente estropeado por ese final en el que la tradición de humillar al Glee Club continúa). Las voces de nuestros chicos han estado geniales, melodiosas y muy sentidas, con un acompañamiento de imágenes que me han puesto los pelos de punta. Os dejo esta canción en alta calidad, para que volváis a disfrutarla. Es… awesome.

Para acabar, como viene siendo habitual, os pongo las mejores frases del capítulo (siempre según mi criterio, ya sabéis que podéis opinar y aportar más frases). Nos vemos la semana que viene con la última review hasta abril. Qué vida más triste sin Glee…

“I don’t want to be ina Picture with you. It’ll be defaced” (No quiero estar en una foto contigo. Será destrozada, Brittany)
“No, it won’t” (No, no lo será, Rachel)
“Yes, it will. I’ll be the one doing it” (Sí, lo será. Yo seré quien lo haga, Brittany)

“Ever since you started it, you just walk around like you’re better than me” (Desde que lo empezaste, vas por ahí como si fueses mejor que yo, Terry)
“I should be allowed to feel good about myself” (Debería estar permitido sentirme bien por mí mismo, Will)

“All I want is just one day a year where I’m not visually assaulted by uglies and fatties. Seriously, Ohio, these retinas need a day off. So here’s the dream: Friday after Christmas, which I have off, if you’re hideous, stay at home. Spend the entire day watching home videos os a time when you weren’t too repulsive for me to ever want to look at” (Lo único que quiero es un día al año en el que no sea asaltada visualmente por feos y gordos. En serio, Ohio, estas retinas necesitas un día de descanso. Así que aquí está el sueño: el viernes después de Navidad, que tengo libre, si eres espantoso, quédate en casa. Pasa el día viendo videos del tiempo en el que no eras tan repulsivo para mí como para querer mirarte alguna vez, Sue)

“Now, get out of my office. If you can manage to squeeze through the door without your water breaking all over my new carpet” (Ahora, sal fuera de mi despacho. Si puedes arreglártelas para empujar la puerta sin romper aguas sobre mi alfombra nueva, Sue)

“I’d rather be a part of a club that’s proud to have me, like Glee Club” (Preferiría formar parte de un club que estuviera orgulloso de tenerme, como el Glee Club, Quinn)

“You’re a lot to lose, Will” (Tú eres demasiado que perder, Will, Emma)

I love QuinnI love Quinn

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Glee: Mattress (1×12)
5 (100%) 1 vote

Categorías: Glee Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »