Review Glee: Loser Like Me / Homecoming

glee-buena

Pues ya está aquí. El principio del fin de Glee. Tras más de medio año de espera, llega la sexta y última temporada. Tuvimos la época dorada durante los dos primeros años, en los que la serie ganó todos los Globos de Oro y Emmys que podían ganarse, las canciones de Lea Michele y compañía inundaban el Top 100 de Estados Unidos, el mundo entero amaba los personajes, las tramas… La tercera temporada estuvo muy bien, pero llegó la cuarta temporada y empezó el declive, y con la quinta y la repentina muerte de Cory Monteith, Glee tocó fondo. Ahora se despide por la puerta de atrás, retrasada a midseason, con sólo 13 episodios y relegada a emitirse los viernes… ¿Qué nos queda para salvar la dignidad? Volver a los orígenes.

Al final de la quinta temporada nos quedamos con Rachel muy emocionada porque se iba a Los Angeles a rodar su propio programa de televisión. Sin embargo, la sexta empieza con un mazazo para ella: su programa ha sido cancelado. No tiene audiencia. Es más, es el primer programa de televisión en conseguir un 0% de share. No deja de ser un guiño de Ryan Murphy y compañía a su propia serie. Prácticamente cancelada por baja audiencia. Y es que Glee siempre ha sabido reírse de sí misma.

Pues bien, por si Rachel no tuviera poco con tener que volver a casa humillada y sin programa, lo que le espera no es mejor: sus padres se divorcian. “Es como si hubiera muerto y estuviera en el infierno”, lo dice la propia Rachel y no hay más que añadir.

De vuelta a Ohio, Rachel descubre que Kurt y Blaine ya no están juntos, que éste es ahora el coach de los Warbles en Dalton, su antigua Academia, y además que su antiguo profesor Will Schuester entrena a Vocal Adrenaline, el enemigo por excelencia de New Directions en las competiciones de coro.

Sí señoras y señores, tenemos un reboot de la serie en toda regla. Un giro de guión bestial, a lo que sumamos que Rachel es nombrada nueva líder de New Directions junto a Kurt (que le sirve como proyecto para NYADA) y que nos lleva justo a donde empezamos en la primera temporada: el instituto McKinley.

No es una mala jugada de los guionistas. Les fue bien con los personajes originales en el instituto, después tropezaron metiendo a alumnos nuevos en el instituto y, aunque las tramas de Nueva York con los actores de siempre no estuvieron mal, la esencia de la serie se había perdido. Por lo tanto, ¿qué les queda?: Traer a los personajes originales a sus escenarios de siempre, y la única manera de conseguir esto es convirtiéndolos en los nuevos coaches de sus respectivas escuelas.

Buena jugada a la que hay que añadir que Rachel y Kurt van a tener que enfrentarse a su antiguo profesor y a su amigo. Will y Blaine serán sus contrincantes en la competición de coros y eso es algo que ansío por ver. Se acabó el buen rollito. Quiero ver lucha y odio entre ellos. Quiero que sean competitivos hasta la muerte y que gane el mejor.

10881502_799125943485826_6933665120720875329_n

En fin, dejando a un lado la vena Monica Geller, también hay que comentar que la directora Sue Sylvester está mas desatada que nunca, convirtiendo el McKinley en un lugar donde no hay sitio para los alumnos gordos, donde las asignaturas de Música, Arte y Humanidades en general han desaparecido y en dónde, de vez en cuando, una jauría de perros furiosos azuzados por ella misma aterroriza los pasillos del instituto.

Pero aquí llegan Rachel y Kurt para liberar al McKinley de la tiranía de Sue. Quizá ellos dos solos no lo consigan, pero para eso tienen a todos sus compañeros del antiguo Glee Club. Santana, Puck, Quinn y compañía acuden en su ayuda sin pensarlo. Su misión: reclutar a nuevos miembros para New Directions.

Sabemos que las nuevas incorporaciones de alumnos no gustan en Glee, por eso no acaba de encajar que en esta última temporada introduzcan cinco personajes nuevos. Mason (Billy Lewis, Jr.), Madison (Laura Dreyfus), Roderick (Noah Guthrie) y Jane (Samantha Ware) son los nuevos integrantes de New Directions, a los que hay que sumar a Spencer(Marshall Williams), jugador de rugby y gay postmoderno (palabras de Sue Sylvester).

10931329_813152828749804_3294431034142649420_n

Pues bien, es un precio que hay que pagar si queremos ver a Rachel y Kurt capitaneando el Glee Club, porque ya me diréis que van a capitanear si no hay alumnos que quieran cantar.
En todo caso la premisa es buena. Tenemos a los protagonistas de la serie en los escenarios de siempre y tenemos asegurada la visita del resto de personajes originales durante toda la temporada, ya que Rachel les ha pedido que acudan al McKinley de vez en cuando.

Todo esto tiene buena pinta. El cast original presente, competitividad entre ellos, unos alumnos nuevos que no están mal del todo, una Sue Sylvester en su salsa y una lista de canciones y actuaciones maravillosas. Y es que la playlist que se han marcado en estos dos primeros episodios ha sido de traca.

Ha sido una gozada ver cantar Let it go a Lea Michele haciendo honor a Idina Menzel, su madre en la series. Ha sido genial ver a Quinn, Santana y Brittany reunidas cantando Problem de Ariana Grande. Home ha sido para poner los pelos de punta con el antiguo Glee Club y los nuevos miembros cantando juntos y Take On me ha sido de lo mejor que recuerdo en la serie en bastante tiempo, con esos trazos de dibujo que aparecían y desaparecían durante la actuación.

Y tampoco han estado nada mal Tightrope y Mustang Sally cantadas por Jane y Roderick. Estos dos son unos magníficos cantantes, con una voz muy personal y con gancho.

10857981_799126070152480_3459437680444833742_n

Sí, todo ha estado muy bien, aunque hay cosas que rechinan, como la relación Blaine-Karofsky. Estos dos tienen cero química y obviamente están avocaos al fracaso. Es cuestión de tiempo que lo dejen y que Blaine vuelva con Kurt. Tampoco tiene mucho sentido que en un sólo episodio vuelva todo el cast original porque no hay tiempo para sacarle partido. Es genial verlos a todos juntos pero creo que es más eficiente que vayan apareciendo poco a poco durante toda la temporada. Eso hará que la mayoría de capítulos sean buenos y que tengan tramas más interesantes cada uno de ellos.

En definitiva, una season premiere de Glee muy buena, con muy buena pinta y que nos deja con ganas de más. Una vuelta a los orígenes en toda regla, con guiños constantes al episodio piloto: esa estrella de Rachel, esa conversación con Will…Los pasos de Singles Ladies, el grupo olvidándose de Tina…Todo huele mucho a primera temporada y eso es fantástico.
Esperemos que todo esto no se diluya rápido y mantengamos este buen ritmo y buenas canciones hasta el final. Porque es el final, sí. Así que lo único que nos queda es disfrutar al máximo y dejarnos sorprender por lo que nos espera.

Por cierto, en la escena en la que Sam choca con Quinn y ella sale partiéndose de risa es una toma falsa que el director decidió dejar en el montaje final. Ellos no tenían que chocar, fue Chord Overstreet el que tropezó e intentó salir del apuro por sus propios medios, algo que a Dianna Agron le hizo mucha gracia y por lo que no pudo evitar la carcajada que todos hemos visto.

Os dejo con mi Top 5 de estos dos episodios. En las siguientes reviews será un Top 3 porque no habrá tantas canciones en un sólo capítulo.

Nº 5

Nº 4

Nº 3

Nº 2

Nº 1

Nota del autor
4.5
Vuestra nota
Review Glee: Loser Like Me / Homecoming
4.9 (98.43%) 51 votes

Categorías: Glee Reviews Etiquetas: , , , , ,

4 comentarios

  1. George_Gleeek

    Genial ! Simplemente genial, a ver si es verdad que el ritmo y calidad de estos dos primeros episodios aguanta a lo largo de esta temporada final. Sue estuvo destornillante, las actuaciones la mayoría geniales, a mi también me encantó Take me on , y las nuevas incorpoporaciones. Wow, donde han estado esos chicos escondidos ! Mejores que los newbies de las temporadas pasadas !!
    A ver si dura !!

  2. Eryk Stone

    Genial el regreso de Glee, por una parte es muy cierto lo que comentas, es triste ver como la serie ha regresado pero por la puerta de atrás, con muy pocos episodios y prácticamente en un pésimo horario como los viernes, creo que la serie necesitaba tocar fondo como lo ha hecho para entregarnos otra vez un nivel al que ya mantenía la serie.
    El primer episodio luce como un nuevo piloto, un reboot, los guionistas le han dado un giro a la historia de Rachel para colocarla en una situación similar a la que se encontraba Will en el pilot y a Finn en la 4a temporada, por supuesto que el Will vs Blaine vs Rachel debe ser épico.
    Pero el segundo episodio es mucho mejor, es evidente que el cast original le da mucha fuerza a la serie, se ve la química entre ellos y claro siempre es lindo volver a los orígenes, en cuanto a los nuevos alumnos es evidente que están mejor desarrollados, tan solo Jane y Roderick ya me ganaron en un episodio…
    En fin Glee volvió muy bien y ahora si por primera vez a New Directons le han salido rivales hasta por debajo de las piedras (Sue, Will y Blaine), ¡Genial!.

  3. Pandora

    A mi me parecio horrible y bochornoso.
    Dudo mucho que tenga un final digno.
    GLEE ya es todo un fracaso y no tiene solución.

  4. Rubén

    ¡Gran regreso Glee!

    Lo que menos me emocionaba de esta sexta temporada era la inclusión de tantos personajes nuevos (necesarios para la trama de Rachel y Kurt, por supuesto) teniendo pocos capítulos restantes y vaya sorpresa! Estos chicos han resultado un verdadero deleite. Hacía mucho tiempo que no me identificaba tanto con un personaje de Glee como lo he hecho con Roderick (¡Vaya vozarrón!), Jane me tocó el corazón, los siameses encantadores y Spencer el “gay-postmoderno” es por lo menos, interesante. Ese momento en “Home” en el que los vemos caminando por el pasillo de McKinley, yendo a reunirse con los antiguos New Directions, notablemente ansiosos y emocionados por lo que se viene… piel de gallina! Esto se ha dicho casi en todas las reviews que he leído, pero lo repito igual: estos chicos son los que debieron introducir en la cuarta temporada! En vez de los lindos, pero anodinos, Marley y compañía.

    No está de más agregar que el old cast estupendo! Realmente te crees que todos son amigos! Amé ver como interactuaban unos con otros (de manera tan natural, hay que decir) y muy genial que prácticamente todos tuvieron al menos un momento destacado.

    Con decir que hasta el dramón Kurt/Blaine me entretuvo (quizás en parte porque a estos dos les crees más cuando están peleados que cuando están bien).

    Por último mi adorada Rachel Berry, sobre cuyos hombros recae la serie y quien no deja de impresionarme. Realmente fue duro verla perder todo… ese momento cuando dice que sólo quería demostrarle a sus detractores que no era una perdedora (algo así) me hizo llorar (para que lo voy a negar).

    La música también estuvo en su punto en estos primeros dos episodios. Mi top 5:

    1.- HOME: Para mi no puede ser de otra manera. Lo viejo y lo nuevo convergen de una manera verdaderamente espectacular. La canción es linda y la referencia al inolvidable “Don´t Stop Believin” al estar todos vestidos de rojo… piel chinita, de esos números que te hacen sonreír hasta no más.

    2.- UNINVITED/LET IT GO: Para mi estas dos van juntas. En Uninvited vemos a la gran estrella Rachel Berry quemarse y caer, tremenda y dolorosa versión de Lea Michele (¡Hasta Alanis la ha felicitado!) y “Let It Go” vendría a ser algo así como su comeback… the cold never bothered her anyway (plus, es mi versión favorita de este ya clásico de Disney).

    3.- TAKE ON ME: Claro que muy primer temporada de Glee.

    4.- PROBLEM: Porque the Unholy trinity sólo se pone más hot con cada canción que pasa.

    5.- TIGHTROPE: ¿Donde tenían escondido a esta chica?

    Sólo nos queda esperar que mantengan la calidad. Que estos últimos trece episodios sean un digno final para esta serie que dejó de ser un hit hace unos años, pero que en su momento revolucionó todo un genero y hasta el día de hoy sigue contando cosas importantes. Bienvenido de vuelta y por última vez, Glee!

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »