Review Glee: Laryngitis

Review Glee: Laryngitis

Sí señor. Tenía ganas de un capítulo como este en Glee. Después de un comienzo de segunda mitad de temporada polémico, con el gran The Power of Madonna y el muy comentado Home, llega Laryngitis para decirnos que la serie sigue como siempre, dándonos muy buenos momentos y sorprendiéndonos cada semana con tramas que rozan la genialidad. Este 1×18 se ha caracterizado por hablarnos del encuentro de cada personaje consigo mismo, y lo que está claro es que uno siempre vuelve a sus orígenes, aunque en el camino se vaya al otro extremo. ¿Y cómo ha sido el camino de nuestros protagonistas para encontrarse con ellos mismos? Pasen y vean.

Es una época de cambios en el McKinley. Mercedes es una animadora popular, Puck se rapa la cresta, los pardillos toman la revancha, Rachel se queda sin voz… Pero no nos adelantemos. Vamos paso por paso. ¿Qué os parece que empecemos por Puck y Mercedes? Sí, aunque parezca mentira, en este capítulo forman pareja. Puck, tras perder su cresta, es humillado por los empollones y repudiado a nivel general, perdiendo su popularidad del mismo modo que Sansón perdió su fuerza. Y no se le ocurre otra cosa que recuperar su posición ligándose a Mercedes, ahora que ella es popular. Mercedes, advertida por Quinn, es consciente de que Puck lo único que quiere es utilizarla, pero ella lo acepta, con la pequeña esperanza de que realmente haya cambiado (y después de un gran dueto con él).

La cuestión es que el plan funciona, y Puck vuelve a ser popular. Quizá funciona demasiado bien, y Santana está deseando recuperar al que una vez fue su objetivo sexual, provocando un enfrentamiento musical con Mercedes que me ha encantado. Finalmente, como la cabra siempre tira al monte, Puck vuelve a acosar a los pardillos y a ser el prepotente chulito de antes, algo que no le gusta a Mercedes, y que le hace darse cuenta de que ella no quiere pertenecer al grupo de personas que miran con superioridad a los demás, por lo que renuncia a su puesto de animadora, y por consiguiente, a su popularidad. Es una pena, porque creo que siendo animadora tenía más oportunidad de cantar solos. Pero bueno, supongo que dentro del Glee Club seguirá haciéndolo. Así que tanto ella como Puck se reencuentran con su esencia, cada uno a su modo.

Pareja de convenienciaPareja de conveniencia

Veamos ahora cómo ha sido el camino de Rachel, la causa de que esta semana Will les haya encargado a todos mostrar sus sentimientos cantando solos. Y es que Rachel está cansada de que todos muevan los labios pero no emitan sonido alguno, y se chiva a Will después de recabar pruebas de los hechos. Esta Rachel… es única. Lo malo es que lo de llevar el peso del coro le pasa factura, y pierde temporalmente su voz para cantar. Asustadísima ante la idea de no volver a lucir su grandiosa voz, ve que su vida no tiene sentido sin cantar, porque cree que no es buena en nada más. Ya sabemos los aires de diva que se gasta, y que su voz para ella es lo más grande que tiene.

Hay que romper una lanza a favor de Finn, que ha acompañado a Rachel al médico y la ha apoyado en todo momento, a diferencia de Jessie, que se ha ido de vacaciones con VA. ¡Venga ya! ¿Aún alguien tiene dudas de que está jugándosela a Rachel y al resto del coro? No entiendo a esta chica, teniendo a Finn ahí y demostrándole a ella que está currándoselo y que la quiere, y ella pensando en Jessie, con el que por cierto no habla desde el incidente de “Run, Joey, Run”. En fin… Finn (valga la redundancia) lleva a Rachel a visitar a un amigo que se encuentra postrado en una cama a causa de una lesión en el terreno de juego. La verdad, ha sido conmovedor. Gracias a él, Rachel se ha dejado de tonterías y ha comprendido que no hay que tomárselo todo a la tremenda y que el mundo no se acaba aunque pierdas tu principal cualidad. La escena final, en la que Rachel y Sean han comenzado a cantar “One” a capella, y después el Glee Club ha continuado la canción, ha sido muy emotiva. Y bueno, Rachel se ha recuperado, como ya estaba claro que iba a pasar.

A por el récord perfectoA por el récord perfecto

El último que ha tenido que desviarse de su camino para volver a encontrarse ha sido Kurt. Casi me desorino cuando aparece con ese look, esa voz y esos gestos. La razón: la especial relación de su padre con Finn. Claro, yo entiendo al padre por una parte, porque el hombre quiere complacer a su novia y hacer con Finn todo lo que no pudo hacer con Kurt por razones obvias (ojo, no porque sea gay, sino porque el mismo Kurt jamás ha tenido interés por el fútbol o las hamburguesas). Pero también entiendo al hijo, perdiendo la atención de su padre y sintiéndose desplazado. ¿Y qué puede hacer Kurt para volver a tener a su padre cerca? Pues convirtiéndose en la versión leñador de él mismo, e intentando ser lo más machote posible.

Lo mejor ha sido el momento Kurt-Brit en el sótano. ¡Qué risa! ¿Habrán culminado la faena? Ya sabemos que a Brittany no se le escapa nadie, y al día siguiente iban de la manita por el instituto… Pero vayamos a lo importante. Este Kurt no es nuestro Kurt, al que adoramos tal como es. Y lo mismo piensa Will, que después de oírle cantar su solo (hay que ver la de registros que tiene Kurt…), le dice que ese no es su verdadero yo, y que debe volver a ser como siempre. Lo mismo piensa su padre, que tras el segundo solo de Kurt mantiene una emotiva charla paterno-filial, en la que ambos hacen las paces y se abrazan. Me encantan esas escenas entre Kurt y Burt, ya lo he dicho en otras ocasiones. Menos mal que Kurt vuelve a ser el mismo de siempre, aunque su versión machoman era muy divertida.

Conclusiones: todos han tenido que cambiar para poder volver a ser ellos mismos. Lo interesante ha sido ese proceso de cambio y retorno, en el que Mercedes, Puck, Rachel y Kurt han sido lo contrario a ellos mismos para darse cuenta de quiénes son realmente. Me ha gustado mucho Laryngitis, porque las tramas han estado elaboradas, con buenos toques de humor y de emoción, y con actuaciones merecedoras de una gran aplauso.

Rachel acabadaRachel acabada

Y de eso vamos a hablar, de las actuaciones. Dejando a un lado el intento de “Climb“, de Miley Cyrus, la primera canción ha sido la rockera “Jessie’s girl”, de Rick Springsteen, interpretada por Finn. La letra es muy adecuada con los sentimientos de Finn, por lo que ha cumplido con la tarea encomendada por Will. Finn clava este tipo de canciones, y una vez más ha dado muestras de ello. Aún más me ha gustado “The Lady is a tramp“, de Frank Sinatra, cantado a dúo por Puck y Mercedes. Ha sido enérgica y los dos se han combinado a la perfección. Kurt ha cantado dos veces: “Pink Houses“, de John Mellencamp, con su voz de machote (muy sorprendente), y “Rose’s Turn”, del musical Gipsy, con su voz habitual y lleno de emoción. Ambas canciones me han gustado, y nos han mostrado la amplitud que tiene este chico en su voz.

Un auténtico momentazo ha sido el dueto de Mercedes y Santana, cantando “The boy is mine” (de Brandy & Monica). Ha sido un duelo de chicas peleando por Puck, y ambas han estado geniales. Me gusta oír a Santana, y espero que también le den solos a Brittany, a ver cómo canta ella sola. De Mike y Matt no hablamos, porque parece que no estén los pobres… Y ya puestos a reivindicar, que también canten más solos Artie y Tina. Sigamos. El número final, cantado por todo el coro, ha sido “One”, de U2. El inicio y el final a capella ha sido espectacular, y la actuación en sí misma ha estado muy bien, con mucha fuerza.

Llega el momento que todos esperáis, la selección de las mejores frases (en la cual siempre me dejo alguna no por despiste, sino para ver si estáis atentos… ¿cuela?).

“Who is that guy?” (¿Quién es ese chico?, Brittany)

“What’s the point of living when I suck so bad?” (¿Qué sentido tiene vivir cuando apesto tanto?, Puck)

“We have nothing in common. You’re Top 40. I’m rythm & blues” (No tenemos nada en común. Tú eres Top 40. Yo soy rythm & blues, Mercedes)

“I have exacty the same vocal range as 16th century castrato Orlando di Lasso. But you know what he didn’t have? A song by Ms. Whitney Houston in his back pocket” (Tengo exactamente el mismo rango vocal que el castrado del siglo XVI Orlando di Lasso. ¿Pero sabes que no tenía él? Una canción de la señora Whitney Houston en su bolsillo de atrás, Kurt)

“So you like show tunes! Doesn’t mean you’re gay. It just means you’re awful” (¡Así que te gustan los dibujos animados! No significa que eres gay. Significa que eres terrible, Sue)

Duelo de divasDuelo de divas

“So you’re pretty much the only guy in this school that I haven’t made out with because I thought you were capital-G gay. But now that you’re not, having a perfect record would mean a lot to me. So, let me know if you want to tap this” (Eres más o menos el único chico en este instituto con el que no lo he hecho porque pensaba que eras gay con G mayúscula. Pero ahora que no lo eres, tener un récord perfecto significaría mucho para mí. Así que hazme saber si quieres aprovechar esto, Brittany)

“Are you, like, sleepwalking?” (¿Estás, como, sonámbula?, Finn)
“You have to be able to sleep to sleepwalk. I am on my third day of antibiotics, and I am not getting any better, which means, I’m going to have that surgery, which means, my life is over” (Tienes que poder dormir para estar sonámbula. Es mi tercer día de antibióticos, y no he mejorado nada, lo que significa que voy a tener esa cirugía, lo que significa que mi vida a acabado, Rachel)

“Why don’t you get it? I am my voice. I am like Tinkerbell, Finn. I need applause to live” (¿Por qué no lo entiendes? Soy mi voz. Soy como Campanilla, Finn. Necesito los aplausos para vivir, Rachel)

“What do boys’ lips taste like?” (¿A qué saben los labios de los chicos?, Kurt)
“Usually dip. Sometimes they taste like burgers. Or my armpits. Kissing my armpits is a really big turn-on for me” (Normalmente a salsa. A veces saben a hamburguesa. O a mis axilas. Besar mis axilas me pone realmente, Brittany)

“And if things get serious, use protection” (Y si las cosas se ponen serias, usad protección, Burt)
“Does he mean like a burglar alarm?” (¿Se refiere como a una alarma anti-robos?, Brittany)

“And what am I supposed to do about that Mariah Carey number in which you do ten straight minutes of vocal runs? Nationals is in three weeks! I guess I’ll just have to take to the mic and deliver a diatribe. Probably something about immigrants” (¿Y que se supone que haré con el número de Mariah Carey en el que haces diez minutos seguidos de runs vocales? ¡Los Nacionales son en tres semanas! Supongo que sólo tendré que coger el micrófono y dar un ataque injurioso. Probablemente algo sobre los inmigrantes, Sue)

Momento emotivoMomento emotivo

Hasta aquí la review. ¿Qué os ha parecido el episodio? Ya he dicho que a mí me ha encantado, y ha regresado a la esencia de Glee. ¿Pensáis lo mismo? Ala, a comentar, que es gratis.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Glee: Laryngitis
5 (100%) 1 vote

Categorías: Glee Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »