Review Glee: Funk

Review Glee: Funk

¡Olé Quinn! Por fin ha cantado un solo, y qué solo… lo ha hecho realmente bien, aunque lo de las bailarinas con barrigón de pega no me ha gustado mucho. De todas formas, ella ha brillado en su actuación, y nos ha demostrado que podrían darle más canciones. Sabéis que tengo debilidad por Quinn, así que para ella debían ser las primeras palabras de esta review. Pero la actuación de Quinn no ha sido lo único que ha pasado en Funk, aunque podría haberlo sido. Hemos tenido de todo: enfrentamiento entre coros rivales, decepciones, mentiras, revelaciones… Y con ello, queda el terreno preparado para el gran final de la temporada, los Regionales. ¿Cómo están nuestros chicos una semana antes de la competición? Pues pasa y comentemos el capítulo.

El término funk tiene varias interpretaciones. Por un lado, el concepto negativo, que puede traducirse como acobardar, oler mal o ser un gallina. Por otra parte, el funk es un estilo de música afroamericano muy popular en los años 70, nacido de las bases del jazz y del soul con tintes latinos. Pues después de esta pequeña introducción, hablemos del funk en el episodio de Glee, que ha aparecido tanto en el sentido negativo como en el musical. Y todo por culpa de Vocal Adrenaline, capitaneados por Jessie, ese traidor rompecorazones que ahora mismo me cae peor que nadie en Glee.

Como New Directions está ganando en popularidad y en papeletas para vencer en los Regionales, VA decide visitarles para hacerles una exhibición musical e intentar acobardarlos antes de la competición. Y realmente funciona, porque los ánimos de todos se ven mermados. Sobretodo los de Rachel, que ve como su novio la abandona después de cumplir su misión. Will, preocupado, quiere hacer que sus chicos se vengan arriba, y le pide consejo a Ryerson, el antiguo director del coro y traficante de marihuana. Él le abre la puerta al punto débil de VA: nunca han realizado un número de funk. Así que Will le pide al Glee Club que preparen actuaciones de este estilo, para poder hacer frente a sus rivales en un campo en el que los otros no son expertos.

El momento de QuinnEl momento de Quinn

La primera que se decide es Quinn, que está furiosa con la vida en general, y eso es una buena base para poder cantar y sentir el funk. Mercedes cree que Quinn no podrá hacer un buen número porque no es de su estilo (y porque es blanca…). Pero mi bella dama cierra la boca a todos con It’s a man’s man’s man’s world. Como ya he dicho, fantástica, aunque no me haya convencido el coro de embarazadísimas. Después, Quinn y Mercedes mantienen una conversación en la que hablan de lo que es sufrir por ser diferente, y al final la gran Mirsidis le ofrece su casa a Quinn, que estaba viviendo con Puck. Estas dos acabarán siendo intimísimas, porque en los últimos episodios están compartiendo muchas cosas…

Continuando con el tema del funk y las rivalidades, VA hace varias bromas pesadas a nuestros chicos, pasándose de la raya cuando Jessie llama a Rachel, y ella, que cree que se reconciliarán, acude corriendo, para ser atacada por todos los miembros del equipo enemigo, Jessie incluido. Me escama ese “I loved you“. Si tanto la quería, ¿a qué viene todo esto? ¿Acabará arrepintiéndose? Veremos. Rachel me ha dado muchísima pena en esta escena, la chica no se merece eso… Por su parte, Puck y Finn devuelven el golpe a VA, rajando las ruedas de los coches de los coristas. ¡Eso sí que es incentivar, regalando coches por ganar competiciones! El caso es que Finn y Puck deben cargar con las culpas, y pagar los daños hechos. Para ello, entran a trabajar en la misma tienda de cosas de decoración en la que trabaja Terri. Y es allí donde se desarrolla una trama que supongo que tendrá continuidad. Ahora hablaremos de ello. Al final de tanto pique entre coros, Will convoca a VA para que prueben de su propia medicina, y New Directions les ofrece un buen número de funk, metiéndoles el miedo en el cuerpo de cara a la próxima competición. En los Regionales creo que no utilizarán finalmente el funk, o eso parece oyendo la preview de las canciones del último episodio.

Maldito Jessie…Maldito Jessie…

Ahora sí, hablemos de Terri. Después de mucho tiempo desaparecida, vuelve a escena, para firmar el divorcio con Will. Tras la firma, le dice a su exmarido que siempre le verá como aquel niño de 16 años del que se enamoró. Oye, y tanto que tiene esa imagen en mente, que cuando habla con Finn ve en él a su marido, y vuelve a sentir cositas en su corazoncito, que también debe de tener, digo yo. No sé qué puede pasar… pero hay mucho tonteo entre Terri y Finn, y justo cuando va a acabar la temporada. Esto me suena a que probablemente veremos más de esta historia, que puede que acabe la semana que viene, o puede que continúe en septiembre. La verdad, a mí me da igual que estos dos acaben juntos mientras Terri se porte bien, aunque claro, Rachel y Finn se merecen estar juntos. Pero no por el momento, a Rachel le toca sufrir un poco más, y si no, que le hubiera dado otra oprtunidad a Finn cuando él se la pidió.

La última historia de la que tenemos que hablar ha sido, sin duda, la más extraña de todas. Me refiero, por supuesto, al acercamiento estratégico entre Will y Sue. La entrenadora, que vuelve a hacer de las suyas, amenaza al Glee Club con convertir su lugar de reunión en una sala de trofeos de las animadoras. Impresionante ha sido ver a Will romper el trofeo que llevaba Sue en las manos. Pero más impresionante aún ha sido ver las escenas calentitas entre los dos. Gracias a Rachel, a Shuester se le ocurre una brillante idea: enamorar a Sue para romperle el corazón y hacer así que la depresión le impida continuar con sus planes.

Pues funciona a la maravilla, porque Sue se queda totalmente prendada, aunque no quiera dar muestras de ello (sus caras mientras Will baila sensualmente no tienen precio). A través de su diario, descubrimos que la Sylvester ya sentía cierta atracción por Will, en secreto, pero ahora sus sentimientos se han hecho más reales. Y si unas flores no dan resultado, un bote de Carbogeles de Estilo de Vida para Extremos Ganadores hacen el resto, y si son de Martini con manzana, mejor que mejor. La entrenadora y Will se citan para cenar, y ella se pone sus mejores galas, es decir, acompañando el chándal rojo con un collar de perlas. ¡Pero qué grande es Sue!

Nos hemos quedado con las ganasNos hemos quedado con las ganas

Por desgracia, se queda plantada, y cuando le pide explicaciones a Will, éste le cuenta la verdad, destrozándole el corazón. La sorpresa llega cuando Sue, deprimida, se queda en la cama, y las animadoras pierden el norte al estar retiradas de los Nacionales. Santana sin coleta y llorando a moco tendido, Brittany totalmente despeinada, con el traje al revés y persiguiendo a Jacob… en fin, es el caos. Will, compadeciéndose de ellas y de la propia Sue, decide pedirle perdón, y ella vuelve al trabajo tras unas palabritas de ánimo de su eterno enemigo. Así, queda nuevamente demostrado que incluso ella tiene sentimientos por los demás, en este caso, por sus chicas. La historia ha acabado con un golpe maestro de Sue, que da a alegir a Will entre darle un morreo o guardar el trofeo que acaban de ganar las animadoras en los Nacionales en la sala donde se reúne el Glee Club. Cuando están a punto de besarse, Sue le hace la cobra a Will, y finalmente se queda como única opción lo del trofeo. ¡Me he quedado con las ganas de ver ese beso! Hubiera sido tan, tan, tan impresionante…

Momento ahora para repasar las actuaciones musicales. Comenzamos con Another one bites the dust (alguien muerde el polvo, toma mensajito), de Queen, cantada por VA para mermar a nuestros chicos. Como siempre, lo hacen a la perfección. ¡Pero no soporto ver a Jessie! La siguiente actuación ha sido la de Will cantándole a Sue Tell me something good, de Stevie Wonder. ¿Qué decir? Will ha puesto toda la carne en el asador. Después, hemos oído a Finn y Puck cantar a dúo Loser, de Beck. Me ha gustado mucho, siempre me gusta oír a Puck con su guitarra, y las voces de ambos encajan muy bien para mi gusto. Tras ellos, le ha tocado el turno a Quinn, mi adorada Quinn. Su It’s a man’s man’s man’s world, del gran James Brown, ha sido impresionante. ¡Viva mi Quinn!¡Más solos para ella! Puck y Finn han vuelto a cantar, esta vez junto a Mercedes, el rap de Marky Mark Good Vibrations. Ha estado bien, contando con que a mí no me va mucho es estilo, sobretodo por la energía y por el bailoteo de Puck. Por último, todos nuestros chicos han interpretado frente a VA Give up the funk, de Parliament. Ha sido un número muy movido y con muchísimo estilo, me ha sorprendido gratamente Quinn con sus movimientos. Y han callado la boca de sus rivales, que era lo importante.

Objetivo: FinnObjetivo: Finn

Y aquí llega la selección de frases de Funk. Como siempre, podéis sugerir las que se me hayan pasado por alto o las que no haya considerado dentro de esta lista.

“Glee Clubbers, for you those of you whose hearing has not damaged by massive doses of Acutane, listen up. In a few weeks, Glee Club will be finished” (Miembros del Glee Club, para aquellos de vosotros cuyo oído no está dañado por dosis masivas de Acutano, escuchad. En unas semanas, el Glee Club estará acabado, Sue)

“I’m so depressed, I’ve worn the same outfit twice this week” (Estoy tan deprimido, que me he puesto el mismo traje dos veces esta semana, Kurt)

“Was I… to dirty?” (¿He sido… demasiado sucio?, Will)
“I didn’t notice. I was bored” (No me he dado cuenta. Estaba aburrida, Sue)

“You’re not gonna fondle us, are you, Mr. Ryerson?” (No va a acariciarnos, Sr. Ryerson, ¿verdad?, Puck)

“I have feelings for one Will Shuester. Sexy, non-murdering feelings. Oh, it all makes sense now, Journal. True love always springs from true hate” (Tengo sentimientos por Will Shuester. Sentimientos sexis, no de asesinar. Oh, hace que todo tenga sentido, Diario. El amor verdadero siempre florece del odio verdadero, Sue)

“Please, please, love me, please” (Por favor, por favor, quiéreme, por favor, Brittany)

“Do it. Break it like you broke my heart” (Hazlo. Rómpelo como rompes mi corazón, Rachel)
“I loved you” (Te quería, Jessie)

“Mr. Shue, Rachel’s one of us. We’re the only ones who get to humiliate her” (Sr. Shue, Rachel es una de nosotros. Somos los únicos que podemos humillarla, Kurt)

“You can kiss me… right here on the lips… with tongue” (Puedes besarme… justo aquí en los labios… con lengua, Sue)

Bien, pues aquí se acaba la penúlima review de Glee hasta la temporada que viene. ¿Os ha gustado Funk? ¿Y las canciones? ¿Vosotros también pensáis que la barriga de Quinn se ha hecho mucho más grande en una semana que en lo que va de temporada? Nos vemos en la review de Journey, la season finale. Hasta entonces, os dejo con la versión de estudo de It’s a man’s man’s man’s world, cantada por Quinn. ¡Hasta la próxima!

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Glee: Funk
Valoración

Categorías: Glee Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »