Review Glee: Dream On

Review Glee: Dream On

Hay veces que los sueños son sólo eso, sueños. Y también hay otras veces que el mejor de los sueños puede cumplirse. De eso nos ha hablado Dream On, de esperanzas rotas, de fantasías imposibles y de deseos profundos. Todo ello aderezado con la acertada presencia de Neil Patrick Harris, interpretando a Bryan Ryan, el antiguo enemigo de Will. Además, personalmente, Josh Whedon me parece un director con capacidad suficiente como para llevar la batuta con maestría, y ha quedado demostrado. En cuanto a las historias que hemos visto esta semana, han sido muy emotivas, porque han tratado algo muy personal y profundo de los personajes: sus sueños. Sin más dilación, comentemos este 1×19 de Glee, un gran episodio.

Neil Patrick, como ya he dicho, ha estado fabuloso. El papel que ha desempeñado era el de un miembro del consejo escolar que acude al McKinley para controlar los excesos del presupuesto. Y el Glee Club está en su punto de mira, así que pretende en un principio suprimirlo. ¿A qué se debe esto? A su historia personal y a sus sueños rotos de ser una estrella de los musicales. Después de conocer un poco su historia (con una divertida escena de juventud en la que hemos podido ver un poco de Barney en NPH), Bryan ha hablado con New Directions y les ha bajado la moral hasta los mínimos, sobretodo a Tina. La verdad es que ha sido muy duro con ellos diciéndoles que no iban a conseguir sus sueños, pero siempre viene bien un poco de realidad.

Bryan tenía sus motivos, claro, como ya he comentado, y se lo cuenta todo a Will en un bar. ¡Inmensa escena a lo alcohólicos anónimos en la que hemos vuelto a ver a Brenda! Quiero verla mucho más. A lo que íbamos. Shuester es único animando a la gente, lo contrario de Bryan, y gracias a la canción de Piano Man, ambos congenian y deciden apuntarse a un casting para la representación musical de Los Miserables. Y llegado el momento de la prueba, ambos cantan a dúo magníficamente “Dream On”, de Aerosmith. Estos dos juntos son una bomba sobre el escenario, yo no sé a quién hubiera elegido para el papel protagonista. Con el subidón y con ánimos renovados por cumplir su gran sueño, Bryan decide apoyar al Glee Club y les da incluso materiales nuevos con los que poder preparase para los regionales. Eso sí, el escarceo con Sue yo creo que ha tenido algo que ver… ¡Por favor qué pareja tan terriblemente extraña! La conversación en el despacho de Sue ha sido buenísima, e imaginarse a los dos en plena acción es, cuanto menos, inquietante.

Poseído por BarneyPoseído por Barney

Bueno, ¿por dónde íbamos? Por el cambio de actitud de Bryan. Pues eso, todo de maravilla hasta que llega Sue e informa de que le han dado el papel protagonista a Will, relegando a Bryan a una participación mínima con un “¡Hurra!“. Para él, ha sido un nuevo golpe que le ha devuelto a su estado de decepción y de enfado, retirando su apoyo del Glee Club. Por suerte, Will llega a tiempo para cambiar las cosas una vez más, cediéndole su papel a Bryan si éste deja que New Directions siga adelante. Y así ha sido. ¿Volveremos a ver a Neil Patrick en Glee? Yo espero que sí, y que nos cante un poco más porque lo hace muy bien.

Hasta aquí el sueño de Bryan: cumplido. Ahora hablemos del sueño de Artie, ese que Bryan ha lanzado a la papelera cuando lo ha escrito en un papel. Tina, después, lo descubre. El mayor sueño de su novio es poder bailar. Temita delicado. El tratamiento de las discapacidades en televisión a mí siempre me ha un poco de miedo, porque es usual utilizar ese recurso para crear drama, y a veces da la impresión de que los personajes discapacitados necesitan a toda costa recuperarse para que haya un final feliz. Por suerte, no siempre es así, y esta semana en Glee nos han presentado el tema con mucha naturalidad y sinceridad. Artie, en su silla de ruedas, sueña con poder bailar algún día, algo normal.

Tina, con toda su buena intención, le anima y prepara un número de claquet con él, pero después de una caída de Artie, él se hunde. Me ha dado mucha pena, la verdad. Pero ella no se rinde, y le informa de que puede haber esperanza gracias a los nuevos tratamientos. Artie se esperanza, quizá demasiado, y en una ensoñación en el centro comercial vemos un gran número de baile en forma de flasmob. Oye, ¡pues sí que tiene ritmo Artie! Me ha gustado mucho ver el baile. Lo que ha hecho que Artie vuelva a la realidad ha sido su visita a Emma, en la que ella le ha abierto los ojos respecto a su curación y finalmente le ha quitado la idea de la cabeza. Pobre Artie… de un plumazo se ha despertado, y aceptando la poco probable posibilidad de poder bailar, decide no acompañar a Tina en su número de claquet, dejando que ella baile con Mike mientras él canta la canción, muy bonita, por cierto.

El sueño de ArtieEl sueño de Artie

Como vemos, no todos los sueños se hacen realidad, y el que está empezando a tomar forma es el de Rachel. Antes de nada, hay que comentar la reconciliación con Jessie. Él aparece de nuevo en escena y ha perdonado a Rachel, y no sólo eso, sino que está dispuesto a cumplir el mayor deseo de su novia: encontrar a su madre. Pero no es tarea fácil, ya que Rachel se ha criado con sus padres (¿les veremos alguna vez actuar en la serie?), y no sabe nada de la identidad de su progenitora. Lo único que tiene son todos sus recuerdos de infancia guardados en cajas. ¡Qué gran momento cuando Jessie saca un trofeo de canto que recibió Rachel con ocho meses! Esta chica es una joya…

El caso es que, como se intuía, Jessie tiene intenciones ocultas, y se saca del bolsillo una cinta en la que la madre de Rachel ha dejado un mensaje. En ese momento, ella duda de querer oír su voz, por si canta mal, o peor aún, por si canta mejor que ella. Esta Rachel es incorregible. Y entonces llega el momento sorprendente: ¡Shelby es la madre de Rachel! Digo sorprendente porque yo por lo menos no me lo esperaba. Es cierto que fuera de lo que es la historia de la serie, se habían hecho comparaciones físicas entre ambas intérpretes, pero nunca pensé que en Glee serían madre e hija. Así que nos enteramos de esta manera que la misión de Jessie no era boicotear a New Directions, sino encaminar a Rachel para que se enterara de la verdad. Según Shelby, por el contrato de adopción no puede ponerse en contacto con ella hasta los 18 años, pero ahora le ha entrado la vena maternal y quiere que Rachel sepa la verdad.

Finalmente, Rachel, convencida por Jessie, escucha la cinta, y a través de la canción asistimos a un gran dueto entre ella y Shelby, en el que ambas demuestran su talento con una escena muy emotiva. ¿Cuándo descubrirá Rachel que Shelby es su madre? Supongo que eso lo dejarán para el último episodio de la temporada. ¿Supondrá eso un problema para el Glee Club, ya que Shelby es la directora de VA? Por lo menos podemos estar tranquilos con las intenciones de Jessie, que parece que realmente está con Rachel porque le gusta, ya que en principio sólo debía hacerse su amigo.

¡Qué fuerte!¡Qué fuerte!

Pues nada, veremos a ver lo que pasa con este tema. Hasta aquí el resumen de Dream On. Comentemos las actuaciones de esta semana, que han sido todas dignas de aplauso. Empecemos con “Dream On”, la canción que le da el título al episodio. Bryan y Will la han bordado, y esos agudos me han puesto los pelos de punta. Desde luego, Neil Patrick tiene muchísimas cualidades como cantante, además de ser un gran actor. Luego, hemos visto a Artie cantando y bailando “Safety dance“, de Men without hats. El número me ha encantado, y la coreografía ha sido espectacular. Artie, como siempre, la ha cantado a la perfección. Menos mal que le han dado un par de solos esta semana. La primera balada ha venido de la mano de Rachel y Shelby, con “I dreamed a dream”, del musical Los Miserables (que ha tenido varias referencias en el episodio). Ha sido espectacular, las voces de ambas han empastado muy bien y le han puesto mucho sentimiento. Por último, Artie ha vuelto a cantar solo, otra balada, “Dream a little dream of me“, de Louis Amstrong. Tina y Mike han bailado genial en estilo claquet, y ha quedado un número redondo, con gran emotividad por parte de Artie.

Como cada semana, repasemos las mejores frases, aunque sin Brittany no son lo mismo, jejeje.

“What’s the matter, Shuester? Cat got your talent?” (¿Cuál es el problema, Shuester? ¿Se te ha comido el talento el gato?, Bryan)

“Hi, I’m Brenda. And it’s been 42 days since I sang a show tune. Years ago when I auditioned to play Miss Adelaida in Guys and Dolls, I was asked to take my top off. Evidently, that is not… customary. Aaaaaand… that’s when I started huffing glue” (Hola, soy Brenda. Y hace 42 días desde que canté una canción de coro. Hace años, cuando me presenté para interpretar a Miss Adelaida en Guys and Dolls, me pidieron que me quitara la camiseta. Evidentemente, eso no es… usual. Yyyyyy… fue cuando empecé a esnifar pegamento, Brenda)

“You singing Don’t cry for me Argentina, in front of a sold out crowd, isn’t a fantasy. Is an inevitability” (Tú cantando No llores por mi Argentina, en una función con todo vendido, no es una fantasía. Es inevitable, Jessie)
I thought you’d never come back” (Pensaba que no volverías nunca, Rachel)
And miss all your drama? Never” (¿Y perderme todos tus dramas? Nunca, Jessie)

My tap wheels suck. I sound like someone put tap shoes on a horse and then shout it” (Mis ruedas de claquet apestan. Sueno como si alguien pusiera zapatos de claquet a un caballo y luego le disparara, Artie)

I have a box of Playbills hidden away in my basement, Will. Like porn” (Tengo una caja de Playbills escondida en mi sótano, Will. Como el porno, Bryan)

Lo que me faltaba por ver…Lo que me faltaba por ver…

“My first singing competition. I came in first place” (Mi primera competición de canto. Quedé en primer lugar, Rachel)
“You were eight months old” (Tenías ocho meses, Jessie)
“I was very musically verbal” (Era muy expresiva musicalmente, Rachel)

“What if she’s singing on the tape? What if she’s terrible? Or worse, what if she’s better than me?” (¿Y si ella canta en esa cinta? ¿Y si es terrible? O peor, ¿y si es mejor que yo?, Rachel)

“Is it a tad over the top to bill the district for skydriving lessons to have the cheerios parachuted onto the football field? Perhaps. But what I do here makes a difference” (¿Es pasarse endosar una factura al distrito de clases de vuelo para que las animadoras se lancen en paracaídas al campo de fútbol? Quizá. Pero lo que hago marca la diferencia, Sue)

“I can’t tell you how much you turn me on right now, you ever heard of the term anger sex?” (No puedo decirte cuánto me están poniendo ahora mismo, ¿has oído alguna vez el término “sexo de ira”?, Bryan)
“It’s the only kind I know, Bryan” (Es el único que conozco, Bryan, Sue)

“Should I lock the door?” (¿Debería cerrar la puerta?, Bryan)
“No. Got a secret room upstairs. Like Letterman” (No. Tengo una habitación secreta arriba. Como Letterman, Sue)

“I don’t understand why you don’t just go to her and say, Hi, my name’s Shelby. I’m your mom” (No entiendo por qué no vas simplemente a ella y le dices, “Hola, me llamo Shelby. Soy tu madre”, Jessie)

“You take away Glee, you’re not just putting out tose kids’ lights, you’re creating 13 black holes” (Si quitas Glee, no estás apagando las luces de estos chicos, están creando 13 agujeros negros, Will)

ResignaciónResignación

Se nota la ausencia de diálogo de Brit, que nos da siempre las frases más divertidas, pero bueno, el resto de personajes nos han dejado un buen número de frases para recordar. Bueno, pues termino la review dejándoos la versión de estudio de Dream On, para que la escuchéis entera y con mejor calidad. ¿Qué opináis de este episodio? ¿Os ha gustado tanto como a mí? Pues preparaos para el siguiente, que estoy seguro de que nos dará grandes momentos con las canciones de Lady Gaga y Kiss. ¡Hasta la próxima!

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Glee: Dream On
5 (100%) 1 vote

Categorías: Glee Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »