Review Glee: Ballads (1×10)

Review Glee: Ballads

Antes de nada, mil disculpas por el retraso. Ha sido por culpa de problemas técnicos (por no decir por culpa de cierta compañía Telefónica). Pero aquí tenéis la review por fin. Como introducción, todos sabemos que las baladas son canciones que expresan sentimientos, no siempre de amor, y que permiten a quien las canta poder decir lo que siente a otra persona. Esa es la base del 1×10 de Glee, Ballads, en el que Will propone a los chicos que le canten una balada a un compañero, elegido al azar. Y claro, como ya conocemos a nuestros intérpretes, el asunto se complica destapando secretos, sentimientos y confesiones. Comentemos.

Esta semana hemos tenido un episodio completito en cuanto a fuerza e intensidad de las tramas, porque ha habido dos tramas principales. Como siempre, vamos por orden. Las baladas y el sorteo de parejas ha hecho que se unan personajes tan dispares como Puck y Mercedes, Finn y Kurt o Rachel… y Will. Sí, el profesor, debido a la baja de Matt (me he enterado del nombre de este secundario por fin), ha tenido que participar en el ejercicio, y Rachel ha sido la afortunada de escuchar la voz de Will. Y bueno, todo sería normal si no fuera Glee, por lo que desde que cantan My endless love juntos, Rachel ve a Will con otros ojos, y empezamos a ver el típico amor adolescente de una alumna que sueña con enamorar al atractivo profesor.

Cuando Will se da cuenta y se lo cuenta a Emma, conocemos la historia de Suzy Peppers, una friki de los pimientos picantes que acechaba a su profesor del mismo modo que Rachel empieza a hacerlo ahora. Por cierto, grandioso el momento en casa de Will, con Terry (ya creía que la mujer de Will había desaparecido del mapa) aprovechándose de la joven enamorada convirtiéndola en su chacha. Y ya de paso, pues mira, mete una buena excusa para que su marido no intente tocarle la tripita…

¿Me das clases particulares?¿Me das clases particulares?

Volviendo al tema, Will no quiere hacer daño a Rachel, pero tiene que decirle que no puede enamorarse de ella, por lo que, siguiendo el consejo de Emma, le dice lo que siente cantando baladas. Y el resultado no puede ser peor. Rachel entiende lo que quiere entender y Emma se queda embobada escuchando a su amado Will. Por suerte, la extraña Suzy Peppers se cruza en el camino de Rachel y le abre los ojos. Tras unas palabras, Will y Rachel hacen las paces y todo vuelve a la normalidad.

Por otro lado, la trama de Finn y Quinn. Como sabemos, la bella Quinn (me cae cada vez mejor, aunque es mala con Finn), mantenía su embarazo en secreto para sus padres, que encabezan la típica familia tradicional americana, con un padre autoritario y sobreprotector y una madre sumisa y perfecta. Pues bien, Finn es invitado a una cena con los Fabrays, y claro, quiere ser sincero y decir de una vez que Quinn espera un hijo de él (pobre inocente). El caso es que no sabe cómo hacerlo, y su pareja de balada, un enamorado Kurt, le sugiere que lo haga con su mejor arma: la voz. Finn le hace caso y nos regala una versión de I'll stand by you, de The Pretenders, cantada a la ecografía de su futura hija. Y en eso estaba, cuando su madre le pilla y acaba enterándose y dando su apoyo a Finn.

Quinn repudiadaQuinn repudiada

No ocurre lo mismo el día de la cena. Cuando Finn se arranca a cantar, los padres se Quinn se quedan con cara de cuadro, y descubierto el pastel, el líder de los Fabray echa de casa a su hija, que se va a vivir con Finn. El momento de la conversación entre Finn, Quinn y sus padres, es brutal, uno de los más emotivos que ha habido en Glee. Aparte de esto, hay que comentar que Kurt está loco por Finn, se le nota en la cara. Por cierto, teoría propia: el padre de Kurt y la madre de Finn tendrán lío… Bueno, a lo que iba, que cuando Kurt por fin va a declararse cantando, se ve interrumpido porque todos los compañeros han preparado una canción de apoyo a Quinn y su novio. Tengo que decir que me ha sorprendido la reacción de Mercedes cuando Puck le ha confesado que él es el padre de la niña que espera Quinn.

Y eso ha sido el resumen de Ballads, un episodio más serio y dramático de lo que estamos acostumbrados a ver, pero igual de bueno. Aunque he echado un poco de menos a Sue. En general, ha estado bien, con momentos muy intensos y con historias bastante interesantes, como el amor de Rachel por Will o la reacción de los padres de Quinn. Para terminar, os dejo algunas de las mejores frases del capítulo.

Estos compañeros animan a cualquieraEstos compañeros animan a cualquiera

“Who knows what that word (ballad) means?” (¿Quién sabe lo que esta palabra significa?, Will)
“It’s a male duck” (Es un pato macho, Brittany)

“You’re wrong, I’m right. I’m smart, you’re dumb” (Tú estás equivocado, yo estoy en lo cierto. Yo soy lista, tú tonto, Quinn)

“Listen, you little psycho, this is Will’s wife. And if I don’t get enough sleep, my anti-depressants won’t work. And then I’ll go crazy, and I’ll kill you” (Escucha, pequeña psicópata, soy la mujer de Will. Y si no duermo lo suficiente, mis antidepresivos no funcionarán. Y entonces me volveré loca y te mataré, Terry)

“So, Rachel, do you think you understood the message I was trying to get across that ballad?” (Entonces, Rachel, ¿crees que has entendido el mensaje que estaba tratando de darte a través de la balada?, Will)
“Yes. It means I’m very young, and it’s hard for you to stand close to me” (Sí. Significa que soy muy joven, y es muy duro para ti estar cerca de mí, Rachel)

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Glee: Ballads (1×10)
5 (100%) 1 vote

Categorías: Glee Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »