Review Girls: Painful Evacuation

Hannah

Si el tercer capítulo de Girls supuso un parón en la trama, aunque un parón importante, necesario y que nos hace reflexionar sobre el abuso sexual, este cuarto episodio nos ha metido de lleno en las historias de Marnie, Jessa y Hannah, un capítulo en el que las tres han participado activamente, y también hemos podido centrarnos en la figura de Ray.

El capítulo comienza con Hannah la escritora como protagonista, como estamos acostumbrados esta temporada, esta vez realizando una entrevista a otra escritora. En este caso ambas hablan del proceso de escritura y de lo que supone éste para el ser humano, la entrevistada le cuenta a Hannah que se cree, erróneamente, que el escritor debe aislarse en una habitación y pasarse horas en solitario, ajeno a lo que hay en el mundo exterior y también desconectado de la humanidad. Y de hecho, la mujer incide mucho en este aspecto, para transmitir que es un concepto erróneo, dejando bien claro entre líneas que el escritor debe empaparse de lo que hay a su alrededor. Como ocurre muchas veces, la conversación fluye hasta otros aspectos, como la maternidad. Y en este caso la entrevistada es bastante clara:

No tener hijos es el estado natural de la mujer escritora.

Incluso le pide a Hannah que anote esa frase y sobre todo que se acostumbre, porque ese va a ser el camino que ahora va a tomar su vida si quiere dedicarse a la escritura.

Desi

Como avanzaba al principio, este capítulo nos muestra un poco de todos los personajes, el camino nos lleva hasta Marnie y Ray y concretamente en el momento en el que están follando, es curioso que en los capítulos que llevamos ya vistos no han sido pocas las ocasiones en las que se introduce la historia de Marnie de esta forma. Pero, ¿qué ha sido de ellos después de lo de Desi? Ambos parecen continuar con su relación como si nada hubiese pasado, o casi nada, porque pronto descubrimos que Marnie está más bien ausente, más dedicada a su propio fortalecimiento que a Ray, lo que produce que se vean poco y que no tenga tiempo para citas más usuales como simplemente salir a cenar.

Y es normal que Marnie no dé abasto si además tiene que acudir a ver a Desi, que se encuentra en tratamiento por su adicción. Ambos se reúnen con un especialista para que Desi pueda desahogarse y hacerle ver a Marnie cómo se siente en determinados aspectos, y recalco especialmente esto, porque en cuanto ella habla sobre cómo se sintió o se siente, enseguida la acusan de ser narcisista. Os juro que no exagero si digo que no hay un personaje en todas las series que he visto que odie más que a Desi, él sí se muestra narcisista y acusa a Marnie de no haberle apoyado cuando más le necesitaba, ¡pero no solo eso! Sino que dice que le abandonó, y que fue ella la que le impulsó a caer en una adicción, ella tenía una vaga idea sobre él, pero nunca le vio como humano. Por favor, no volved a sacar a Desi.

Pero Marnie no es la única que tiene que enfrentarse a cosas, Ray acude como cada día a la cafetería donde trabaja. En ella uno de los vecinos, Bobby, empieza a contarle una batallita que bien poco le interesa a nuestro protagonista y en cuanto consigue despachar al vecino, Ray observa sin poder hacer nada como Bobby, una vez fuera del local, se desploma y cae al suelo muerto. Con la perdida de Bobby aún reciente, su jefe, Hermie, decide cerrar la cafetería un par de días, donde éste aprovecha el momento para echarle en cara a Ray que no se preocupa por los vecinos, y además, recalca que está desperdiciando su potencial. Estas palabras enfadan mucho a Ray, que vuelve a casa para desahogarse con Shoshanna, aunque ésta le escucha, también le hace ver que quizá lo que quería transmitirle Hermie era precisamente que quiere una vida mejor para Ray.

Ray comprende que su amiga tiene razón, y se dirige a casa de Hermie para disculparse, más seguro en sí mismo y con la certeza de que ahora hará algo memorable. En cuanto llega a casa de su jefe, éste no le abre la puerta ni contesta a sus gritos, Ray se adentra en su hogar y descubre desolado que Hermie ha muerto.

Ray

La historia no deja de lado a Adam y Jessa, mientras que el primero se marcha desquiciado del rodaje de una película, ella está en casa tranquilamente viendo vídeos de niños sociópatas. Con su típico carácter, Adam irrumpe a gritos anunciando que ha dejado la película… y esto da como resultado que Jessa le anime a hacer su propia cinta, ellos se encargarán de todo. Una película sobre la humanidad, una que lo cambie todo y que sea espectacular. ¿Y qué hay más espectacular que hablar de su relación, incluida la presencia de Hannah? Al parecer nada, aunque la idea no convence a Adam al principio, éste se deja persuadir, ya que motivos le sobran. Podría hablar sobre las relaciones, el engaño, la lealtad, ¡incluso se puede extrapolar a las empresas, a la religión!

Y con esta idea ambos se presentan en casa de Hannah, esperándola en el rellano del edificio… ¿Recordáis la conversación de Hannah con la escritora? Aquella en la que le decía que una mujer que escribe no está destinada a tener hijos. Seguro que sí. El destino, que es cruel y caprichoso, lleva a Hannah a urgencias por una infección de orina, donde no solo se encuentra con un viejo conocido, sino que se topa con su destino de cara: está embarazada. Y no estamos seguros de sí la opción del aborto esta sobre la mesa o no, pero desde luego el padre, recordemos que es el surfero, no parece estar disponible. Con el shock que supone enfrentarse a algo como esto, Hannah se encuentra con Adam y Jessa, ambos le piden permiso para hacer la película, y ella, que bastante tiene con lo suyo, les dice que pueden hacer lo que quieran.

AdamJessa

Hannah sube las escaleras, llega a casa, apoya la cabeza sobre el regazo de Elijah y deja que mil pensamientos sobre su embarazo revoleteen dentro de ella. Y nos deja a su vez a nosotros con cientos de peguntas, dudas y la certeza de que esta última temporada no nos va a dejar indiferentes.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »