Review Girls: American Bitch

Hannah

Antes incluso de que se emitiera ya sabíamos que este tercer capítulo de Girls iba a dar que hablar, o al menos que nos iba a hacer reflexionar. El episodio, que originalmente iba a emitirse en Estados Unidos el domingo –como cada semana-, se adelantó al viernes para que no coincidiera con los Oscar y de esta forma nos ha dejado todo el fin de semana recapacitando sobre un tema que va más allá de la ficción.

American Bitch está íntegramente protagonizado por Hannah y por Chuck Palmer, un escritor acusado de haber abusado sexualmente de algunas chicas, entre las que destaca la figura de Denise. Sin saber cómo va a abordar el tema, acompañamos a Hannah hasta el piso de Palmer, en el que una vez dentro somos testigos de cada uno de los éxitos del escritor: todos los libros que ha publicado, carteles con su nombre que adornan la casa, fotos con personajes famosos… y finalmente conocemos a Chuck.

Hannah, que vagando por las profundidades de internet, se encontró un día un post de Denise en Tumblr, en el que denunciaba los abusos que había cometido Chuck contra ella, y hablaba exactamente de cómo la obligo a realizarle una felación. Y tras leer aquellas palabras Hannah lo tuvo claro: tenía que escribir sobre Denise, sobre lo que le pasó y lo que le pasa a muchas chicas, para que su historia no quedase en el olvido. Lo bueno que tiene internet, según la protagonista, es que es capaz de darle voz a todas aquellas personas marginadas, cuyas historias de angustia y dolor se hubieran quedado escondidas para siempre de no ser por todos esos portales en los que pueden refugiarse y explicarle al mundo cómo se sienten.

Chuck

Pero como toda historia tiene dos partes, Chuck Palmer hace llamar a Hannah para entrevistarse con ella y contarle su versión de los hechos. Él no abusó de ella, ¡ni mucho menos! Está totalmente convencido de que lo que Denise quería era una historia, llamar la atención y poder contarle algo al resto de sus compañeros, porque en un mundo en el que cada año salen miles de estudiantes solo de una única carrera, ¿qué es lo que le hace a uno diferente, le hace destacar por encima de los demás? Chuck lo tiene claro, y esto solo le ha servido a Denise para hacerse notar. Y casi parece que nos acabamos de creer a Chuck, un pobre escritor que parece colmado por el éxito pero que a nivel personal las cosas no le van tan bien, tiene una hija que acaba de superar una depresión, una ex mujer con la que “lidiar”… Y casi que nos ponemos en su lugar, y creemos en sus palabas.

Pero… “Él la invitó a su hotel, ¿qué iba a decir Denise?”, argumenta Hannah, “él se bajó los pantalones de repente, ¿qué iba a hacer? ¡Es famoso!”. A lo que él responde: somos adultos.

“La gente no habla de esto por diversión, les arruina la vida”

Hannahlee

¿Aunque no haya agresión física se puede obligar a alguien a mantener relaciones sexuales? ¿Puede sentirse una persona tan intimidada por una figura que considera un referente hasta el punto de hacer lo que el otro quiere? En esas situaciones uno no sabe decir que no, no sabe cómo apartarse y pronunciarse, porque se encuentra con un ídolo, alguien a quien sin darse cuenta le ha otorgado más autoridad. Y precisamente todo esto es lo que nos va preguntando, aunque sin hacerlo en voz alta, Girls.

Chuck argumenta, se defiende, y Hannah le responde con bromas, pero siendo igual de dura y criticando su actitud. Ambos se mueven por la casa del escritor y nosotros les acompañamos por la cocina, la biblioteca, el salón… hasta que aquí Chuck le pide a Hannah que lea un fragmento de unas notas que él escribió, otra defensa más del escritor que lo único que quiere es ganarse a Hannah, llevársela a su terreno y hacerle ver que las historias tiene dos versiones, y que en este caso él tiene razón. Y entonces, a través de lo que semanas atrás escribió, cuando Chuck explica que lo único que quería era conocer a Denise, saber de ella, dónde se había criado, qué le gustaba hacer… pero ella quería algo más. Y ahí está, al margen de querer acostarse con Chuck, Denise quería una historia.

Cama

Y Hannah cae en todas y cada una de sus trampas. Siguiendo el tour por la casa esta vez les acompañamos hasta el dormitorio, donde Chuck se tumba en la cama, como si todo el asunto hubiese quedado atrás y le pide a Hannah que se acueste a su lado, porque hace mucho tiempo que no siente a alguien cerca. Ya se ha ganado a la protagonista, ella incluso se disculpa por haber escrito ese artículo sin tener todos los puntos de vista. Chuck, el pobre escritor que ve su fama y éxito afectados por este supuesto caso de abusos sexuales decide entonces desabrocharse los pantalones y dejar su pene al aire, tocando con él a Hannah.

Silencio. Incredulidad. Curiosidad. Incomodidad. Y entonces reacciona, ¿es que todas esas cosas que le ha contado son una sarta de mentiras? O quizá una excusas que él mismo se cuenta, a él y a todos, claro. ¿Eso fue lo mismo que hizo con Denise?

No sabemos con seguridad si Chuck abusó de Denise o no, si las relaciones fueron consentidas o no, pero en este tercer capítulo Girls nos deja una reflexión más que necesaria sobre el abuso sexual y sobre que no siempre tiene que haber violencia física para que este se produzca, porque muchas veces las personas se dejan llevar por figuras a las que le han concedido demasiada potestad y permiten que hagan con ellos lo que quieran, viéndose incapaces de decir que no. Puede que en este capítulo no veamos cómo les va a las chicas, pero sin duda deja un mensaje muy necesario.


Categorías: Sin categoría

1 comentario

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »