Review GG: Treasure of Serena Madre

Foto teaser

Los secretos están a la orden del día desde el inicio de Gossip Girl. ¿Por qué ha vuelto Serena y por qué se fue? ¿Por qué está Eric internado? ¿Por qué Chuck es tan bala perdida? ¿Por qué es tan difícil decir te quiero? ¿Por qué Cristiano Ronaldo se ha liado con Serena? ¡¿Quién es Gossip Girl?! Y en el capítulo de esta semana, Treasure of Serena Madre, nos ha dejado con el secreto que nos vienen avanzando desde inicio de temporada: ¿qué pasa con el señor Van der Woodsen? Lilly lo sabe, Serena lo sabe y, lo más peligroso, Maureen también lo sabe…

El capítulo nos presenta una de las grandes tradiciones estadounidenses y que casi podríamos celebrar nosotros también de la de veces que nos la enchufan en todas las series: Día de Acción de Gracias. Una reunión familiar en la que el menú principal es un pavo relleno y de postre los chistes de los familiares y la borrachera del abuelo. Además, es una celebración que lleva implícito una obligación: ser felices durante toda la velada y pasarlo bien. Por eso no sé en qué pensaba exactamente la familia Humprhey cuando invitan a Cece, a Gabriela, a Tripp y señora…buen rollo garantizado.

De hecho, la cena de los Humprhey empieza con mal pie desde el principio: a Lilly no parece interesarle tanto como a Rufus hacer una fiesta y el arduo trabajo de Serena impide que la chica pueda unirse a la celebración familiar. S es taaaaan entregada a su trabajo… claro, con jefes como Tripp, a punto de divorciarse, ¿quién se niega a hacer horas extras no remuneradas? S no. Las cosas no mejoran cuando Rufus y Eric descubren que la abuela Cece no va a la cena porque Lilly no la ha invitado, aunque se soluciona rápidamente ya que no hace falta insistirle para que la mujer se autoinvite y les pida que no le digan nada a Lilly para darle una agradable sorpresa. Por su parte, Jenny hace gala de esa voluntad de ayudar a los demás heredada de su padre e invita a Jonnathan, el ex de Eric, a la fiesta. Uuuh, dos invitados de más y ya son multitud. Y sólo han pasado cinco minutos del capítulo.

¿Y el primogénito de los Humphreys? Pues aún divagando con Nate sobre aquel trío protagonizado con Vanessa y Olivia; hasta que V irrumpe en su casa maldiciendo a su madre, Gabriella, que al parecer tiene mejores cosas que hacer antes de celebrar en familia el Thanksgiving (me encanta esta palabra) day. De nuevo sale a flote el gen Humphrey y, tras lanzar “la mirada” a Vanessa, Dan llama a Gabriella en un intento de que su mejor amiga y su madre arreglen las cosas. A G le viene de miedo el paseo hasta Brooklyn: la invitan a la comida de Acción de Gracias y no tiene que cocinar. ¡Que chollo, yo en Navidad siempre tengo que llevar el postre!

¿He dicho ya que Thanksgiving era una reunión familiar? Pues sirve de excusa para traer de vuelta a Gossip Girl a Eleanor Waldorf, que si bien en la primera temporada fue importante, hasta ahora no la habíamos visto en la tercera. Y llega con la intención de hablar con su abogado de bienes, algo que alarma a Blair y despierta su curiosidad. Es divertido ver como intenta llegar al sobre del abogado sin éxito, y es precisamente con ese fin que sugiere a su madre que se autoinvite a la fiesta de Lilly, pese a seguir enfadada con Serena por su affair con Tripp. Y que sorpresa se lleva, y nosotros con ella, cuando descubre que su madre esconde un embarazo… uno de los pocos temas que no se han tratado en la serie.

Sólo quedan tres personas por añadirse a la gran celebración. Las dos primeras son Maureen y Tripp; la mujer del congresista lleva el mismo abrigo que Lilly y, ¿qué haces cuándo ves a alguien por la calle con tu misma ropa? ¿Decir que a ti te queda mejor? No, lo invitas a comer. Así de paso evitas que el jefe de tu hija la explote… laboralmente hablando. Porque para lo otro ya están los ascensores. Maureen acepta y esto es consecuencia de la última invitación: Tripp cancela los planes con Serena y ésta, dolida, invita a Nate que sin pensarlo dos segundos cancela sus planes familiares para aceptar la invitación. Ya estamos todos.

es una fieshhhtaEs una fieshhhta

Vanessa enfadada con su madre, Cece recelosa de Lilly, Blair y Serena enfadadas, Maureen celosa de Serena y Nate de Tripp… y Dan aún con “la mirada”. Mientras el hijo de Rufus da rodeos para admitir lo que siente por Vanessa, Maureen no se anda con tonterías y tras un intercambio de palabras con Serena y su marido corre hacia Nate y pregunta directamente: ¿Serena y Tripp tienen un affair (esta palabra también me gusta)? Puede que pase desapercibido, pero no hay que olvidarse de Chuck. Si Blair y Serena se enfadan, Chuck se entera y las encierra en un ascensor; si Jenny se junta con camellos, Chuck se entera y les planta cara; si Tripp y Serena se lían en un ascensor de su hotel, ¿esperaban que Chuck no se enterara y se lo contara a Nate? Chuck todo lo sabe, por algo comparte nombre con Norris. Y Nate, informado por su mejor amigo, ya tiene en el móvil el vídeo de la polémica que puede hundir la carrera de su primo. Menos mal que se llevaban bien.

Otra que quiere respuestas es Jenny, que ha recibido un mensaje de Jonnathan en el que el chico cuestiona que se lleven bien después de lo que Eric hizo. ¿Qué hizo? Tranquila mini Queen, Blair tiene las respuestas y no se muerde la lengua cuando se lo dice.

Con este panorama sigue la cena, que se vuelve más tensa gracias a las preguntas impertinentes de Gabriella (un personaje más odioso que el de su hija) a Cece, las esquivas de Eric para explicarle a Jenny por qué la humilló en el cotillón, la insistencia de Blair de emborrachar a su madre, y Maureen amenazando a Serena y a Tripp. Lo peor es que Lilly ve el vídeo del ascensor y se avergüenza de su hija. Ahí viene, bajo mi punto de vista, el mejor diálogo del capítulo. Serena es la única que sigue igual desde el momento en que se bajó de tren en el Upper East Side en el capítulo piloto. Siempre pensando en ella, en lo que quiere y dispuesta a todo para conseguirlo, ya sea llenando revistas o rompiendo matrimonios para conseguirlo.

¿Sabes lo que es que te abandonen, Serena? No puedo evitar pensar que esta pregunta está muy ligada a su padre… La bronca de Lilly parece ponerla en su sitio durante unos breves minutos, S pide disculpas a Maureen y promete no entrometerse en su matrimonio, lo que sirve para aliviar a Nate y para que Blair le pida perdón por haberla dejado sola en esa situación. Nueva reconciliación de S y B, aunque convencida de que Lilly sigue firme en su decisión de echarla de casa, Serena acepta la invitación de su mejor amiga para irse a Francia.

Tripp discute con Nate por haberle pasado ese vídeo y Nate le recuerda que él solito se lo ha buscado. Y otro misterio de la serie: ¿por qué a Nate le gusta tanto Serena? (Porque no me conoce a mí…) Lástima que el Archibald esté gafado y todas sus palabras se vuelvan en su contra: Tripp decide que Serena es más importante que su carrera y así se lo hace saber a la rubia, que acepta irse con él.

Contengamos la respiración, llega el momento cumbre del capítulo. Al dejar el pasaporte donde estaba, Serena descubre la carta que le ha enviado su padre y la lee. La consecuencia no es otra que marcharse de casa, y cuando la porpia Lilly dice que se está equivocando, S se la enseña muy dolida. Se lo había advertido Cece a Lilly: los secretos no pueden mantenerse siempre escondidos… aún menos si lo dejas en un abrigo al alcance de Maureen. Y aquí escenas rápidas que dejan entrever como seguirá la serie (¿en enero, ya?). Nate se declara a Serena, pero ella elige irse con Tripp; Eleanor se despide de la serie bajo la excusa de que ella y Cyrus vivirán en Francia a partir de ahora, y se aclara que la embarazada es Dorota; Eric no perdona la actitud de Queen Jenny y se prepara para poner en marcha un plan ¿con Kira?; Dan no quiere romper su amistad con Vanessa y le lanza una última “mirada” antes de que se marche con su madre; y Rufus no se entera de nada.

Y Maureen. Esa chica que salió de refilón en The Grandfather, cuando Nate llevó a Vanessa a casa de su familia materna, y que parecía una mosquita muerta. La misma que saboteó las elecciones para hacer de su marido un héroe. Maureen se equivoca de abrigo y descubre la carta del Sr. Van der Woodsen.

para vengativa, ellaPara vengativa, ella

¿No os han temblado las piernas cuando se ha cerrado el ascensor? ¿Qué pone en la carta? ¿Qué le pasó a Lilly en el verano? ¿Por qué la carta va dirigida a Serena y no a ella? Que se prepare Gossip Girl, no va a tener tiempo para publicar todos los cotilleos que están por llegar…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »