Review GG: They Shoot Humphreys, Don’t They?

Foto teaser

Una vez al año, en el Upper East Side, las jóvenes de diecisiete años se ponen sus mejores galas para la fiesta dedicada única y exclusivamente a ellas: la presentación en sociedad. Vivimos el Cotillion en el que Serena quería demostrar a su abuela que no le importaba lo que la gente pensara de ella, con una terrible carta de presentación y con Dan Humprey como acompañante. Este año le ha tocado a Jenny, que no lo ha tenido mucho más fácil, ya que esta vez el enemigo lo ha tenido en casa…spotted?

No he ido a muchas fiestas de la alta esfera (…vale, no he ido a ninguna, pero mantengo la esperanza), pero tampoco hace falta para saber que hay tres cosas indispensables para presentarse en una de buen ver: un gran vestido, conocimientos de baile y la pareja perfecta. Con lo mañosa que es, Jenny no tiene problema alguno con el vestido (aunque personalmente los he visto mejores) y existen clases preparatorias para aprender el “un, dos, tres” del vals, por lo que el problemón se resume en conseguir chico. Y no un chico cualquiera, ya que la reina del Constance no puede ir con el primero que se le cruce, Jenny quiere al mejor y si hace dos años ese era Nate, ahora es el turno de Graham Collins. ¿Cómo conseguirlo? Aparentemente es tan fácil como conocer a su vecina, o como que tu hermanastro haya ido con él de campamento…datos que Jenny tarda en conseguir.

Primero, porque Eric lee el mensaje de Graham ofreciéndole ir con ella al baile y contesta que no, justo después de haber conseguido que su hermanastra vaya con Jonathan, ese chico al que sólo soporta Eric. Bien merecido es el cabreo de Jenny cuando se entera de esto y planta al novio de su hermano para ir con Graham, al tiempo que “despide” a Blair como su mentora, ¿quién la necesita cuando todo es perfecto? Jenny no. Y en ese momento empieza la alianza Blair-Eric. Que levante la mano quién, a estas alturas, no haya confabulado con la Waldorf…wow, nadie en la sala.

Y mientras Blair planea el enderrocamiento de la Reina, dos planes más se urden en diferentes escenarios: Chuck quiere que su novia arregle las cosas con Serena antes de verse limpiando las paredes de trocitos de Blair; y Dan quiere que Olivia, antes de marcharse a grabar la cuarta entrega de sus películas de vampiros, viva tantas experiencias universitarias como sean posibles. Y según el periódico, son 15. ¿No os parece el nombre apropiado para un capítulo? En HIMYM hay uno parecido, en el que Barney y Ted se proponen hacer todo lo apuntado en una lista personal. En Gossip Girl, tristemente, lo enseñan de pasada. Nos perdemos por lo tanto trece cosas y vemos únicamente dos: una fiesta y…oh, la, la…¡un trío!

¿Te hace un trío?¿Te hace un trío?

El ansiado trío, que en un inicio involucraba a Serena con dos hombres, será protagonizado (de forma bastante sosa cabe añadir) por Dan, Olivia y Vanessa. Vale, ahora que levanten la mano los que querrían estar en el lugar de Dan…lo sé, lo sé, Serena atraía más. De hecho, este 3SOME es más atractivo por las consecuencias que traerá que por la escena que protagoniza el, oficialmente, trío más soso de la televisión.

Decía que el otro plan en las sombras lo urde Chuck con la inestimable ayuda de Nate, cuyo papel es vital: decirle a Blair que Chuck quiere verla. Son incontables las veces que recibimos mensajes de parte de nuestra pareja por un amigo suyo, ¿verdad? En cualquier caso, no importa, porque Nate está a punto de conseguir otra misión aún más breve si cabe en el capítulo. Antes, asistimos al encierro en el ascensor de Blair y Serena, que obligadas por Chuck finalmente hablan las cosas. Serena se siente sola porque su padre la ignora pese a sus esfuerzos para conseguir hablar con él, y Blair descubre que, a su lado, ella no tiene de qué quejarse. El otro dilema de la rubia es la atracción que siente por Tripp, un congresista casado del que Blair le aconseja que se aleje. Un consejo que dura pocos segundos, ya que Serena acepta tener una relación profesional con Tripp…veremos cuanto dura. El caso es que B y S hacen las paces y Chuck les da permiso para besarse, pero una experiencia sexual diferente por capítulo es suficiente.

Sigue el Cotillion y Eric ha conseguido que Graham plante a Jenny (sin que ella lo sepa) por Kira, ya que “lo que sucede en el campamento suizo, puede no quedarse en el campamento suizo“. ¡Enhorabuena, Eric! Has conseguido el premio Maldad de Blair, Jenny será Anakin Skywalker, pero tú ya tienes la máscara de Darth Vather. Y bonita cara se le queda a Jenny cuando Graham se convierte, delante de todos, en la pareja de Kira; y a ella no le queda otra que volver por donde ha venido…suerte que tiene amigos, una llamadita y problema solucionado: aquí tenemos a Jenny Humphrey acompañada de Nathaniel Archibald. Juego, set y partido para Little J, que ha pasado definitivamente de Cenicienta a Reina del Upper East Side en una noche.

La reina del baileLa reina del baile

¿Buen momento para poner punto y final a la noche? No sin antes dos mensajes que adelantan lo que está por venir: una carta del Señor Van der Woodsen para su hija Serena, y que ha visto Lily, ¿llegará a manos de su destinataria sin problemas? Y un mensaje de texto para Olivia: no hay película, no te vas. ¿Estará a la altura la cara que se le quedará al trío de la que ha puesto Lily?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »