Review GG: The Empire Strikes Jack

foto teaser

Una vez inicié una review diciendo que Gossip Girl no era Gossip Girl si no había fiestas de la alta sociedad; pues me olvidé otro elemento importante del Upper East Side (y esta vez no me refiero a Chivarly), la MODA. En letras mayúsculas. Y vuelve a la serie, nada más y nada menos que de mano de la diseñadora de más renombre de la zona con la colaboración de la pequeña J reformada y lista para ser quién era en la primera temporada. Así que enfúndemonos en nuestro mejor traje, complementos a juego y unas gotas de Channel, Eleanor Waldorf presenta su nueva colección para gente joven, ¿cómo perdérselo?

Tras días de encierro carcelario en casa, Jenny vuelve a ver la luz del sol gracias al empeño de Rufus por devolver a su hija al buen camino, y a que Eleanor cree en las segundas oportunidades y pese a su encontronazo con la rubia en el pasado no duda en tenderle una mano y dejarla participar en su nuevo desfile de moda. Entre hilos, alfileres y telas nos reencontramos con la pequeña J, entusiasmada como no la habíamos visto desde hacía tiempo gracias a la mala influencia de Damien, unos segundos que saben a gloria hasta que aparece Agnes, ¿la recordais? Ese demonio moreno que estuvo a punto de crear una línea de moda con Jenny pero que acabó quemando todos sus vestidos al sentirse traicionada. Pero eh, es cosa del pasado, un abrazo, un perdón, y vuelven a ser las mejores amigas del mundo mundial…durante tres escenas. Agnes sugiere a Jenny una pequeña venganza a Damien por tratarla mal, la rubia acepta y todos nos llevamos las manos a la cabeza oliendo el desastre, pero la insinuación de Eleanor sobre trabajar juntas en el futuro hace que Jenny se plantee lo que puede perder si la lía parda en el desfile, así que se echa atrás en el plan de Agnes. Un abrazo, una sonrisa, y siguen siendo las mejores amigas del mundo mundial…excepto porque la modelo no ha olvidado el pasado y se la tiene jurada a la rubia. Cuidado J, la espada de Damocles cuelga sobre tu cabeza…

Como pasa con estos desfiles, todos los amigos de la diseñadora están invitados. Sin embargo, eso no incluye a Lily (de viaje con su madre y su ex marido), a Chuck (que bastante tiene con lo suyo) y a Dan y Vanessa. Sobra decir que a V le apetece salir de la rutina y, tras la alegría de anunciar su relación con D a la familia, acepta encantada la idea de Nate sobre jugar a las películas con su ahora novio. Momento de la reflexión…¿desde cuándo es Dan un soso rematado? La rutina está bien, da seguridad, pero salir de ella de vez en cuando tiene su punto, ¿por qué pasa tanto entonces cuando la chica se molesta en recrear La ventana indiscreta para él? ¿No intuía que eso acabaría con una noche de pasión? Me gusta Dan. Me encanta. Pero que una noche de comida precocinada sea su segunda cita más romántica no me lo trago. A lo mejor el trío le dejó tan exhausto que aún se está recuperando…

El imperio contraataca...El imperio contraataca

Decía que Chuck tampoco está de humor como para asistir al desfile. Toda la alegría matinal desaparece cuando sus dos hombres de seguridad le visitan con la orden de echarle del hotel, y con la aparición de Elizabeth y Jack se descubre el engaño y la traición. Una traición que viene de su propia madre, en quién él confiaba y a quién había abierto su corazón…duele más esa traición que perder el Imperio. Chuck reúne a su novia y sus amigos para contarles el percal y que pretende hablar a solas con Elizabeth para convencerla de que se equivoca. Habreis oído eso de que el corazón tiene motivos que la razón no entiende…pues eso ocurre con mamá Bass: no lo ha hecho por dinero, sino por amor a Jack Bass. Y Chuck es claro y contundente y merece un aplauso cuando le dice tajantemente que “si estás enamorada de él, te mereces todo lo que te pase después“. Duro y real, como él solo. Y sirve para que Ely le pida a su enamorado que elija entre ella y el hotel, obteniendo una respuesta contraria a lo que quería escuchar: el hotel. Elizabeth decide entonces irse a Zurich, pero no sin despedirse antes de Chuck; le explica la situación y cuando sorprendentemente él le pide que se quede, ella le suelta la dolorosa mentira de que no es su madre, ni sabe nada de ella. Un capítulo muy triste para nuestro malote favorito, aunque, ¿qué es lo mejor de él? Que Chuck Bass siempre está dispuesto a dar guerra…suerte Jack, con un enemigo como él vas a necesitarla.

Mientras, el desfile continua de forma internamente caótica, ya que aunque parece ser un éxito de audiencia y que todo va bien, de puertas adentro es diferente. Ante la petición de Eleanor a su hija de que traiga amigas jóvenes que representen el espíritu americano, Blair tiene que recurrir a Barneys, la prostituta de la New York University para llenar la fiesta; un plan que funciona hasta que descubre que Mr. Conwell, el socio potencial de los diseños Waldorf, sabe que son chicas de compañía y no el ejemplo para las jóvenes americanas que compran en sus tiendas. ¿Cómo se ha enterado? No, Barneys no ha traicionado a Blair, aunque bien era posible; es que Conwell conoce a Julian, con quien había quedado esa misma noche para…charlar. Como le brillan los ojitos a Blair en ese momento, y que segura camina hacia el socio de su madre para chantajearle: tú vendes la ropa Waldorf y yo no confieso que tienes un amante. Propio de la mejor Blair, que se sale con la suya. Lástima que las condiciones de Conwell no convezcan a Eleanor y al final no lleguen a un acuerdo, aunque en un arrebato de admiración a su madre B le confiesa que no tiene amigos en la NYU y que siente que no encaja. ¿Por qué no encaja? Porque su sitio parece estar en la Columbia, donde leen el blog de Gossip Girl y saben quién es Blair y lo que representa.

Peor van las cosas para Jenny; Agnes cumple su venganza, la droga con la ayuda de otra de las modistas y la abandonan a su suerte en un bar con unos hombres de dudosa moralidad. Por suerte, J tiene su propio ángel de la guarda, con nombre, apellido y ojos azules: Nate “Chivarly” Archibald, que gracias a su móvil de tercera, cuarta o quinta generación (estoy convencida que dejas ese teléfono en la cocina y te hace la cena) localiza a Jenny y acude en su ayuda justo a tiempo de liberarla. Más allá, también habla con ella y le asegura que aunque todo le parezca difícil ahora, llegará el momento en que ella será tan feliz como él lo es ahora.

Yo también quiero que Nate me salveYo también quiero que Nate me salve

¿Quién puede resistirse a él? Jenny no, de ahí que luego cotillee en GG las fotos del chico…oh, parece que nuestra pequeña J se ha enamorado. Tiembla Serena.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review GG: The Empire Strikes Jack
Valoración

Categorías: Gossip Girl Reviews Series Etiquetas: , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »