Review GG: It’s a Dad, Dad, Dad, Dad World

Foto teaser

Por más vueltas que le doy, no sé cómo empezar a comentar este capítulo. Me ha gustado el regreso de Gossip Girl comentando maldades, y que Serena me dé motivos para criticarla; pero la trama en torno al doctor Van Der Woodsen parece forzada y las escenas entre Dan y Vanessa parecen pertenecer a otra serie que nada tiene que ver con esta…Así que, ¿es un capítulo bueno o malo? Vamos a comentarlo, a ver si me aclaro las ideas…

William Van Der Woodsen se ha convertido en una lapa: desayuna, come y cena con su ex mujer y su familia, para disgusto de Rufus y Eric. El primero teme que las intenciones del doctor vayan más allá de cuidar la salud de su paciente, mientras que el segundo le guarda rencor por haberse despreocupado de ellos durante tanto tiempo; hirientes y ciertas las palabras de E: “si he superado tantos problemas sin un padre, es que no necesito ninguno“. Wow. Lástima que Will no se rinda e ignore las miradas intimidatorias de Rufus (algo así: ¬¬) y se acople en casa con cada oportunidad, ¡solo le queda quedarse a dormir! Y visto que arriba no le dejan, pretende quedarse abajo, en un piso de alquiler. Ale, toda la familia Van der Woodsen junta…aunque espera, Lily ahora es una Humprhey, ¿no?

La idea no sienta especialmente bien a Rufus, que enseguida mueve su contacto con curvas llamada Holland para que no permita que alquilen el piso al doctor, ni a Eric, que se niega incluso a ir a la entrega de un premio que esa noche da la universidad Columbia a su padre, por mucho que el hombre acepte su homosexualidad. Guerra abierta entre Serena y Jenny (primero por Nate, luego por la relación que cada una mantiene con su padre), y fuego de advertencia entre Rufus y Will…como no se solucione pronto, las navidades serán divertidas en esta familia.

Y mientras Will intenta acercarse a Lily, hay una persona que intenta alejarse todo lo posible: Chuck. El pobrecito Bass ha tenido suficiente con la muerte de su padre y la desaparición de su madre como para afrontar la idea de que L pueda morir de cáncer, por lo que sigue escondiéndose en su hotel pese a los intentos de Nate y Serena de que vaya a verla. Tratándose de Chuck, sólo una persona sabe cómo convencerle: Blair. La morena hace una pausa en su infiltración en Columbia para hablar con su ex y hacerle ver que Lily le necesita como él a ella y, por tanto, debe saber que estará a su lado. Esperando que sus palabras hagan efecto, B vuelve a sus andadas…y no me refiero a pasear por su antiguo barrio, ¡sino a mandar rumores a Gossip Girl!

Spotted! ¡Cuanto tiempo sin escuchar esa palabra que intimida a tantos en el Upper East Side! Y en este capítulo interviene dos veces: primero lanzando que Jenny estuvo haciendo de camello hace un tiempo, por intervención de B influida por Jessica. Viendo próximo su futuro viviendo en un apartamento sin número, cuando le preguntan al verla por el UES si va a cambiarse de universidad, la Waldorf se bloquea y no puede hacer otra cosa que no sea asentir, lo que la lleva a pasearse por las cercanías para dejarse ver y seguir adelante con la farsa…hasta que Nate interviene. A cada capítulo más guapo, pero también más soso. Chivarly es la buena conciencia de todos y cada uno de sus amigos, y tras ver el rumor sobre Jenny no tiene la más mínima duda de que su ex novia está detrás, y ahí va él dejándole caer que es una verdadera lástima que tras su ruptura, tanto Chuck como ella misma estén volviendo a sus antiguos hábitos. Que sí, está bien que Blair madure pero, ¡me encanta cuando se transforma en Queen B!

Próximo destino, ¡Columbia!Próximo destino, ¡Columbia!

Para su desgracia, Jessica -esa rubia que intenta poner cara de mala y no llega a la “m”- escucha la conversación entre N y B, y no tarda dos segundos en enviar un mensaje a Gossip Girl. Spotted de nuevo! Blair fingiendo entrar en Columbia cuando todos saben que es un zero en la NYU. Si pensábamos que había perdido toda su dignidad tras el incidente-Jack ahí la tenemos, cayendo al fondo del abismo. Pobrecita B.

Con este panorama, es increíble que se presente en la gala que hacen en la Columbia para honorar al doctor VDW. Una gala a la que no va Rufus, por petición expresa de Lily, bastante molesta cuando se entera de que es por culpa de su marido que Will no ha conseguido que le alquilen el piso de abajo. L, ¿de parte de quién estás? Puedo entender que Serena se cabree, al fin y al cabo ha encontrado al padre que lleva dos temporadas buscando y vislumbra esperanzada que la familia Van der Woodsen se una de nuevo en un futuro próximo; porque claro, Rufus está bien pero…no es su padre. La rubia ve el cielo abierto para meter cizaña entre su madre y su padrastro con esta oportunidad, se aprovecha, y Rufus se queda en casa compuesto y sin familia. Aunque, por como va la gala, mejor habría hecho en quedarse.

Las cosas mejoran para Blair, que buscando una copa bajo el lema “beber y olvidar lo patética que he sido” coincide con un moreno majete que le adelanta una noticia: va a convertirse en alumna de la Columbia. ¿Cómo? Pues eso se pregunta ella, llena de alegría, y ahí vuelve Nate para solucionar sus dudas: Chuck estuvo enviando solicitudes de parte de la Waldorf para que la aceptaran en esa universidad. De verdad, intento odiarle por lo que hizo con Jack, pero…¡¡es tan mono cuando hace estas cosas!! Arg, me pregunto si B será tan ñoña como yo, ¿habrá reconciliación antes de acabar temporada? No cerréis puertas. Ah, y cuidado Jessica; ahora tendrás a la enemiga en casa.

Será el efecto Columbia o el efecto “quedan dos capítulos y lo que no ha pasado hasta ahora tiene que pasar ya” -¡que disgusto!- pero la gala en la universidad se convierte en la gala de la sinceridad. Chuck habla finalmente con Lily y le da su apoyo, dejando caer una sutil frase de “no pareces enferma” que ya nos adelanta lo que está por venir en los próximos capítulos. Serena, con las palabras de Jenny sobre lo mentirosa que es con su padre para parecer perfecta, habla con Will y le explica que en su juventud era un poco ligera de cascos. Yo habría añadido “y lo sigo siendo“, pero puede que al doctor le hubiera dado igual porque de pronto le ha invadido el amor por su familia sea como sea. Y cuando Rufus se presenta en la gala para disculparse ante Lily, beso de reconciliación incluido, se le cruzan los cables y rehace su discurso de agradecimiento a la universidad, que se convierte en una declaración de amor. William Van der Woodsen sigue enamorado de Lily Humphrey, y ha vuelto para recuperarla. ¿Cómo te quedas?

Para empezar, Lily le pide a Rufus que se vaya a dormir a su apartamento porque quiere estar sola…y sola en el idioma Lily quiere decir en casa con Eric, Serena y William, ¿no? Al pequeño de la familia ya no le parece tan malo su padre, después de que invitara a Elliot a ver a su hijo; y Serena sabe gracias a Holland algo sobre Rufus que sin duda alguna pronto utilizará en su contra. Porque sí, os lo confirmo, se han equivocado en el título del capítulo: en realidad se llama It's a Serena, Serena, Serena, Serena World.

La declaración de Will sirve para algo más que medio romper la relación del matrimonio Humphrey, para despertar la alarma en Jenny. Que sí, se puso cansina y un poco insorportable con Nate por mucho que me gustaran ambos, pero cuando se pone a pensar resulta ser lista. Y algo sobre los medicamentos de Lily que no encaja, tal y como le dice a Chuck. Disfruta de tu familia mientras puedas doctor, si has hecho algo malo y Chuck se entera, te queda poco en el Upper East Side.

Te estamos observando...Te estamos observando…

Finalmente mencionar casi por compromiso la relación entre Dan y Vanessa, que no pasa por sus mejores momentos…bueno, ¿han tenido buenos momentos estos dos? El caso es que V se nos va tres meses a Haiti, a hacer prácticas en la CNN, y pese a las dudas de D finalmente se convencen de que lo superarán y todo saldrá bien. Por el bien de la serie, espero que acabe en ruptura. ¡Dos capítulos y se acabó! Sigo esperando ese empujón a la serie…


Categorías: Series
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »