Review GG: Goodbye Columbia

Foto teaser

Wow, definitivamente este es el mejor comienzo de temporada de Gossip Girl. Con ese título con pintas de spoiler, “Goodbye Columbia”, pese a su flojo inicio este quinto capítulo acaba de colarse en mi top tres particular de la temporada. ¿Por qué? Por Juliet. Siempre es Juliet. Porque sí, Serena tiene carácter para enfrentarse a quien sea y Blair es calculadora como ella sola… pero con sus chaqueteos y cambios bipolares de actitud (que increiblemente no sorprenden a nadie) Juliet se está ganando la corona de mala a cada capítulo. Sino, que se lo digan a Vanessa…

Serena se acostó con Nate y Dan, este último con Vanessa, ella con Chuck y C con Blair. Sí, muchas de estas relaciones suenan lejanas (de hecho todas, excepto la de D y V), pero se tienen que tener en cuenta si se esparce el rumor de que S tiene una enfermedad de transmisión sexual, tal y como publica Gossip Girl, rumor cortesía de Juliet. Aquí, a la segunda frase, ya hay que hacer un inciso. A lo largo de la serie muy pocas veces GG ha publicado algo sin una prueba; es más, cuando Chuck hizo que publicara una aventura entre dos personajes anónimos para ayudar a Blair a que la hija de una decana de Yale no perdiera su virginidad de cualquier manera, remarcó muy claramente que era un favor especial y a devolver; y sin irnos más lejos, hace dos semanas cuando Juliet intenta hundir la amistad de B y S, GG publica un video falso de ambas tirándose de los pelos y también dicen que es un favor muy especial. Entonces, ¿por qué ahora publica tan fácilmente ese rumor?

Serena lo deja bien claro cuando habla con Nate: él, que ha estado usando el bloc negro de Chuck, tiene más posibilidades de tener una enfermedad que ella. Bueno, pues lo publica para que cuadre todo el capítulo básicamente (de momento no me convence ninguna otra excusa), y el rumor tiene dos consecuencias directas: Juliet le pide a Nate que se haga la prueba, o no hay noche de amor entre ellos; y Vanessa pone en duda otra vez la palabra de Dan sobre aquella noche. Sobretodo cuando le ve inscribirse para hacerse la prueba.

Por supuesto, no es su nombre el que D escribe sino el de Nate, pero eso en la foto no se aprecia. A estas alturas es más que obvio que la relación entre los dos chicos de Brookling está más que destinada al fracaso. No hay confianza, quedó claro cuando Dan fue a ver a Serena por no hablar con Vanessa de Milo, y queda claro otra vez después de la reacción de la morena. Rufus aconseja a su hijo que lo haga todo por V si de verdad la quiere, y a juzgar por el mail que le envía a Serena, está dispuesto a hacerlo. Todas juntas: ooooh, ¡que mono! No, no corramos tanto que es demasiado fácil de esta forma…recordad que hemos dicho que es una pareja sin futuro.

La otra consecuencia, como decíamos, afecta a la posible primera vez entre Juliet y Nate. J no es una chica cualquiera y quiere que se haga un test antes de costarse con él, por si acaso. ¿El objetivo? Conocedora de que los resultados tardan tres días en llegar, la rubia sólo tiene que alimentar el calentón de Nate con un mordisquito en la oreja y un inocente “seguro que en el movil de S hay algún mensaje o mail que confirme o desmienta el rumor…en fin, me voy que he quedado“, sonriendo como ella sabe y ya está plantada la semillita. Pero, ¿sería capaz de llegar a robarle el móvil a su amiga por un polvo? Bueno…no…sí…vale, sí. Y más después de decirle a S que él tiene ahora otra prioridad que no es ella.

B sugiere a S fichar por Glee para no acabar tan escaldadasB sugiere a S fichar por Glee para no acabar tan escaldadas

Lo curioso del asunto es que la idea no viene exactamente de Juliet, sino de (si creemos lo que le contó a Nate) su encarcelado hermano Ben. Que está preocupado por la relación que J mantiene con Chibarly y lo quiere usar como cabeza de turco. Palabras textuales del hermanísimo: no pararemos hasta que Serena se quede sin nada, como me pasó a mí. Wow, ¡gran revelación! Al parecer, S está implicada en que este chico esté en la cárcel…y quiera vengarse. Hasta me da pena la ignorancia en la que vive la rubia, inconsciente de la que le viene encima…

Bueno, en el caso que se quede sin nada no estará sola: B también tiene quien busque su infelicidad absoluta: Chuck Bass. Y ambas destrucciones, las de Serena y Blair, para por el mismo punto: goodbye Columbia. De hecho B se ha propuesto pasar cada vez más tiempo en el campus con el objetivo de huir de la guerra con su ex, pero como todos imaginábamos no iba a ser así de sencillo. Chuck se cuela en Columbia bajo el pretexto de hacer una estatua para su padre y se hace con lo que su chica más quería: el puesto de asistenta de la profesora Chamberline. En realidad esta es la historia de siempre, ver quién se adelanta a quién y quien resulta ganador, ¿no es como ver a las antiguas Blair y Serena discutiendo por ser la reina del UES o por entrar en Yale? Un poco decepcionante, salvo por la última escena que comparten después de la victoria de Chuck, en la que él le deja muy claro que está dispuesto a todo, a TO-DO, por hundirla en lo más hondo. Incluso si para eso es necesario sacar a la luz su aventura con Jenny Humphrey, algo que realmente parece asustar a Blair y que ya ha empezado a hacer: Chuck pide una entrevista con una estudiante de Parsons, que no es otra que la pequeña J. Suena a regreso de la Humphrey, ¿no? Se aceptan apuestas.

Volviendo con Juliet (porque todo ocurre gracias a que ella está en la serie), resulta que ha encontrado un chivo expiatorio más apropiado que Nate: Vanessa. La morena, como decíamos tiene dudas sobre lo que pasó entre Dan y Serena mientras ella estaba fuera y J le aconseja que busque en el móvil de S un mail que diga lo contrario. Y allí va ella, obligándonos a decir a todos “que moooono es Dan” cuando leemos su mensaje a S. Antes de que se lleve el móvil, Juliet le dice que quiere mirarlo ella también y al quedarse a solas se queda con el teléfono de Serena y envía un mail que busca la destrucción de la rubia: S ofreciendo sexo a cambio de una buena nota a su profesor de inglés, que la tiene un poco martirizada por llegar siempre tarde, motivo de expulsión (repetid otra vez: goodbyeee Columbia!).

¿Sexo a este por notas? Antes voy a septiembre...¿Sexo a este por notas? Antes voy a septiembre…

La rubia, como nosotros, alucina bastante al enterarse y jura y perjura que ella no ha sido, con la suerte de que Vanessa lo escucha y ata cabos entorno a Juliet. Su error está en enfrentarse a ella directamente. J niega que haya enviado ese mail pero ante la decisión de V de confesar que ellas se llevaron el teléfono de Serena, su supuesta amiga no duda en colarle el teléfono en el bolso. Cuando S llama, a sugerencia propia de Juliet, suena y todos miran a Vanessa sorprendidos.

De nada le sirve a V negar que haya sido ella, gracias a q Juliet se ha cubierto las espaldas con Nate. Además, las muestras de celos que ha dado a lo largo del capítulo hablan por si solas, y J no necesita poner mucho empeño para que Serena y Dan la vean como culpable inmediatamente.

La cabeza de turcoLa cabeza de turco

De nuevo dos consecuencias: Juliet consigue disculparse con Serena y acercarse a ella como buena chica; y Vanessa se marcha del piso de Brookling. Contrasta, de manera muy fea debo añadir, la tristeza de V con la indiferencia de Dan. Nunca antes Vanessa me había dado tanta pena como ahora, y nunca Dan tanta rabia. Porque a mí la excusa “tú no me creíste” no me vale. No, no, guapo, has dado una larga lista de motivos para que V desconfíe de ti y necesite robar un móvil para comprobar si mientes o no. La confianza aquí tenía que ganársela él, no echarle en cara que no le crea, un gran fallo de los guionistas a mi juicio.

Por su parte, Serena no acaba del todo mal, muy bien acompañada del chico que siempre le roba el taxi y proboca que llegue tarde a las clases de inglés (pues levántate antes, ¿no? Que cosas…) y que también parece tener historial detrás, ya veremos si bueno o malo. Y con una advertencia en Columbia, como Blair. Así que la única que vuelve a ganar en este capítulo es Juliet. O nosotros, por este gran Goodbyeee Columbia (sí, me ha gustado el título, es fácil de cantar, ¿lo habéis probado?) que vuelve a dejar entrever que el próximo será aún mejor. ¿O ha ganado Nate…? No, incluso desde ese punto de vista envidiosa, gana Juliet.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »