Review GG: Ex-husbands and wives

Foto teaser

Tras los últimos capítulos de Gossip Girl, debo confesar que me he sentado a ver el de esta semana con poco entusiasmo. Una parte de mí tenía la esperanza de que cumplieran con su obligación de prepararnos para la season finale; la otra parte estaba casi convencida de que el resultado de la trama Van der Woodsen no me gustaría. Ya me imaginaba al final del capítulo diciéndome a mí misma: aaale, aaale, ya pasó. Y es cierto, pasó. Con una extraña coalición de ex novios y ex novias, ricos y pobres, buenos y malos… todos contra Will. Y como daño colateral, contra Serena. Preparados, listos, fight!

La situación sigue tensa entre Lily y Rufus, y aunque en otro momento habría sido un drama para algunos, ahora hay quién se aproveche del momento: William y Serena Van der Woodsen. El primero más disimulado, ya que al menos finge lamentar lo ocurrido durante su discurso delante de su ex mujer, mientras que su hija, al contrario, abre fuego contra Rufus en cuanto tiene oportunidad. Así, S le dice a su padrastro que Holland le contó lo que ocurrió entre ellos pero que su madre necesita tranquilidad y no le contará nada; vamos, ¡que ya puede dar gracias Rufus de que Lily esté enferma, que si no lo cuenta todo! Pues no hace falta. Con la bandera de la sinceridad ondeando a su espalda, el músico llama a su vecina para que cuente expresamente qué ocurrió aquella noche. Y vaya si lo hace, aunque no con las palabras que Rufus esperaba: Holland cuenta que se acostaron.

Es curioso que la palabra de una vecina valga más que la de tu propia familia, pero para los Van der Woodsen es así. Rufus no tiene ni siquiera la oportunidad de explicarse, Lily se marcha escaleras arriba y Serena le echa de casa, aunque el músico no está dispuesto a marcharse sin decirle a L la verdad… lástima que su mujer no quiera escucharla. Por suerte, Rufus no está solo. Nate Archivald, en quien Serena esperaba encontrar el novio perfecto (es decir, el que le dé siempre la razón y no le discuta), rompe una lanza a favor del que, tiempo atrás, fue su casero; porque R puede haber cometido muchos errores, pero N está seguro de que es un buen hombre y a la hora de elegir entre seguir la ceguera de su novia o ayudar al padre de un buen amigo, Chivarly lo tiene claro… lo siento, S. Bah, ¿a quién pretendo engañar? No lo siento en absoluto, ¡viva Nate!

Y aunque Rufus no lo sabe, su hija también le está ayudando en las sombras, formando una extraña alianza con Chuck Bass. Gracias a sus contactos, C ha llegado hasta un psicoanalista pero para averiguar algo más necesitan a la mejor investigadora del Upper East Side: Blair Waldorf. En realidad es mentira, no necesitan a B, pero cualquier excusa es buena para acercarse a su ex novia, ¿no? Lástima que la morena prefiera salir con Cameron, el chico de Brooklyn, y les eche de su casa más rápido que el verlo. Pero todo está en contra de esa cita, ya que nada más salir ellos por la puerta, entran Nate y Dan también en ayuda de Queen B. Normal que la chica se lo tenga creído, todos acuden a ella…

La verdad está ahí fueraLa verdad está ahí fuera

En fin, ¿cómo mejoras una petición de Nate? Poniéndole a Dan Humphrey al lado. Al menos visualmente la escena gana… y convencen a Blair, dispuesta a enseñarle a Cameron su mundo de intrigas. Tras sus pesquisas llegan al mismo sitio que Chuck y Jenny: la consulta del doctor Kemble. Holland Kemble. Recogeos las mandíbulas del suelo, que acabamos de entrar en lo mejor del capítulo. El variopinto grupo (Chuck, Blair, Nate, Dan, Jenny y Cameron) pasan a analizar todo lo descubierto y se empieza a entender todo. Holland está medicando a Lily para quitarla de en medio y quedarse con Rufus; al mismo tiempo, L necesita a Will para mantenerse sana y el doctor aprovecha para convertirse en el héroe de su familia. Wow, ¿y luego House es mal médico por ser borde? Bueno, al menos él no mata a sus pacientes…

Como todo en Gossip Girl, el desenmascaramiento tiene que ser público y humillante para los implicados y tras un breve y acertado resumen de Nate, con esa coletilla de “pero Dan no suele participar…“, Blair urde el plan sin saber que entre ellos hay un topo de melena rubia. Mientras buscaba pruebas para incriminarlos, Jenny se topa con Serena y tienen una discusión que sirve para que la Humprhey decida que “mejor solos, que mal acompañados“, que en su situación se traduce a “mejor Humphreys en Brooklin que con los Van der Woodsen en el UES“. Teniendo en cuenta que la embajadora de la familia es Serena y que la matriarca se deja llevar como el agua por cualquiera, no me extraña que la pequeña J decida boicotear la misión y esconda las pruebas de que Holland y William están compinchados.

Kemble, Holland KembleKemble, Holland Kemble

No importa, porque hay plan B, C y seguro que si la apuramos Blair imagina hasta un plan Z. Pies en polvorosa hacia la fiesta benéfica de la Biblioteca, dónde estarán todos; Nate ha llamado a un miembro de la Asociación Americana de Médicos que pretenden presentar a Holland Trapos Sucios, pero Jenny sigue sus propios pasos para que todo acabe y vuelva a la normalidad y cancela la quedada. Así, sin el Dr.Tabb a la vista, Chuck y Blair se acercan a la psicóloga y empiezan a contarle sus penas recibiendo un diagnóstico rápido con el objetivo de que la dejen tranquila; no es suficiente y finalmente ambos la acusan y le dicen que uno de los camareros es en realidad el miembro de la asociación médica y que tiene dos opciones: confesar o caer. Holland enseguida confiesa que recetó las medicinas porque le debía un favor a William Van der Woodsen. Uuups, Will, ¿sabes usar las piernas? Pues corre.

Jenny es la encargada de avisar al doctor, que tras hacerse el despistado primero obedece después y cuenta una milonga a su mujer y a su hija sobre un paciente que le necesita rápidamente y que debe marcharse. Y Lily, la que necesitaba tiempo para pensar, la que renunció al amor de su vida por culpa de su madre, la que taaan enamorada estaba de Rufus… acepta. Se va. A lo mejor sueno malvada, pero si Lily ha tomado esa decisión, merece marcharse con Will y perder a Rufus; será pobre, pero desde luego no te lo mereces L. Como S no se merece a Nate, a quien no le coge el teléfono, ni los cuidados de Dan, a quien no cree.

Y allí van las dos, corriendo a casa a preparar la maleta para marcharse. Por suerte (o no) Rufus aparece con tiempo para contárselo todo a Lily. Will lo niega en rotundo y al más puro estilo Patiño dice que tiene unos documentos que aseguran que Lily está enferma y que sale a por tabaco… digooo a por los documentos y vuelve. Ya. Pues llegan al punto de reunión el Blair Team y el doctor sigue sin aparecer; Serena baja completamente segura de que su padre no las abandonará otra vez… pero en el rellano no hay nadie. Su padre se ha ido.

Pero es Serena y no está dispuesta a dejar las cosas así, por lo que corre al helipuerto a buscar a su padre, quien confiesa y le pide que lo acompañe. S no puede irse con él, pero tampoco puede condenarlo y le apresura a irse antes de que llegue la policía. William Vaan der Woodsen se va. Al mismo tiempo llama Nate, a quien Serena le echa en cara que haya llamado a la policía antes de entrar en el coche para volver a casa y, ¿quién está ahí? Dan Humphrey. ¿Nos acercamos al final de la tercera temporada o al principio de la primera? Bueno, el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra; en el caso de que estos dos se liaran sería la cuarta.

¿Algo más que amigos?¿Algo más que amigos?

No son los únicos que quieren volver a la primera temporada: Jenny también, y así se lo dice a su padre quien muy injustamente, encima, le echa bronca. Vale que últimamente la pequeña J no ha sido precisamente un modelo a seguir, pero tampoco hay que martirizarla, ¿no? Según Eric sí, y le deja bien claro que si no le gusta su familia ya sabe donde está la puerta. Jenny coge esa puerta y otra, la del apartamento de Nate. Pese a todo lo ocurrido entre ellos, N la acoge como un buen amigo… ¿entendéis por qué Nate Archibald es más que una cara bonita? Junto con Dan, es el más noble de toda la serie, ¿me acogerá a mí también si me invento una historia triste?

Y tercer punto para la season final: Blair y Chuck, Chuck y Blair. Aunque ha quedado con Cameron, C da a B una última oportunidad: la esperará en el Empire State Building la noche siguiente hasta las siete. Un minuto más tarde, su corazón se habrá cerrado para siempre. Blair asegura que no irá, pero mientras pasea con Cameron sus ojos se desvían hacia el edificio… pocos días para la season finale. Y tiene muy buena pinta.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review GG: Ex-husbands and wives
Valoración

Categorías: Gossip Girl Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »