Review GG: Damien Darko

Foto Teaser

Escribo esta entrallida desde la frustración, la desesperación y las ganas de desviar un satélite para que se estrelle contra mi universidad. ¿Ha sonado lo suficientemente dramático? Bueno, aquí llega el ya antiguo Damien Darko y enseguida tendréis también Panic Roommate, debido a que hasta ayer no pude ver ni uno ni otro por culpa de exámenes y prácticas. Ni GG, ni HYMYM, ni Glee…¿qué estoy haciendo con mi vida?

Podría resumir el capítulo con un “bueno, vale“. No me ha entusiasmado, tal vez porque intentan -sin mucho éxito- darle protagonismo a uno de los personajes más sosos de la serie: Eric. Al pobre chico se le junta todo: la casi sobredosis de Serena, que Elliot rompe con él y que su madre no es tan buena como creía, y ya sabemos que E tiende a la depresión. ¿Qué solución encuentra? Las pastillas y las malas compañías, que se resumen en un nombre, el de Damien Dalgaard. La verdad es que su relación con Ben ha sido lo más interesante del capítulo.

Mientras Chuck sigue acostándose con Raina con el oscuro objetivo de sacarle algo más que la ropa -es decir, algo que le ayude a mantener las Industrias Bass-, Nate descubre que su padre trabaja para el señor Thorpe, algo que no sienta muy bien a ninguno de los chicos. Es bastante normal que Chuck se ofenda, al fin y al cabo no es agradable ver que el padre de tu mejor amigo, al que mantienes en tu hotel, se pase al bando enemigo. La parte mala para Chuck llega cuando, al pedirle a Raina que despidan al Capitán, la chica se ofende y cierra el grifo del cariño. Por supuesto, la tontería les dura una hora y vuelven al trapo. En cuanto al padre de Nate, se ofende tanto de que su hijo intervenga para que le despidan, que se va de casa sin dejar una dirección…eso sí, continua trabajando para Thorpe. Uuups.

Hola, ¿vienes mucho por aquí?Hola, ¿vienes mucho por aquí?

La parte divertida del capítulo la aportan Dan y Blair, preocupados por sus prácticas universitarias. Su sorprendente no-amistad se lleva un golpe cuando descubren que van a competir por el trabajo en la famosísima revista de moda “W“. Puedo entender q B haya acabado ahí…pero, ¿Dan? La excusa de que Lily ha removido tierra y mar, justo cuando en el anterior capítulo su padre hablaba con otro periodista…metido con calzador, señores guionistas. Pero no lo criticaré más, porque como decía es lo más divertido que pasa en todo el capítulo. Bajo la supervisión de Epperly ambos chicos inician su competición por demostrar que son el mejor, cada uno a su manera habitual: Blair con triquiñuelas; Dan con su perfección. Yo soy la jefa y no tengo ninguna duda de a quién favorecer de los dos…

Al ver que no pueden trabajar juntos, ambos se dan un ultimatum: el que consiga llevar a la fiesta W un autor del agrado de Epperly gana; el otro, deja las prácticas. Ah, ¡y lo más importante! SIN TRAMPAS. ¿Alguna vez ha dicho Blair la palabra “trampas” sin un adjetivo positivo? Wow. En cualquier caso, cada uno consigue a su personalidad…y aquí viene lo extraño. Influenciado por la opinión que tiene Epperly de Blair, Dan mete mano en el asunto: llama a la autora de su no-amiga y le dice que no vaya a la fiesta. El chico está convencido de que Blair habrá hecho trampas, y de hecho vemos como tira la lista a la papelera…pero más tarde, después de su pelea infantil que les cuesta el despido en la fiesta, y delante del jefazo, B jura y perjura que fue honrada en la competición. Lo mejor viene cuando Dan le pregunta por qué, y ella contesta “porque pensaba que esta falsa amistad era real“. Oooh, ¡momento tierno de la tarde! A parte de enternecerme a mí, también enternece al chico solitario que, en su perfección moral, se culpa y defiende a B para que le devuelvan el puesto. Al fin y al cabo, para B eran LAS prácticas…él ya se buscará otras tranquilamente.

Dan consigue estar a la altura de BlairDan consigue estar a la altura de Blair

Y ahora, tras cuatro parrafadas, ¡vamos a lo realmente interesante! Damien Dalgaard ha sido siempre sinónimos de problemas; para Serena, para Jenny y ahora también para Eric. Por eso cuando Ben le ve junto al hermano pequeño de su ex alumna no duda en advertirla. Lo surrealista llega cuando, en la fiesta, les pillan pasandose droga y en un alarde de originalidad nunca antes visto Damien le roza la mejilla a Eric para fingir que lo que les une es el amor y no las pastillas. ¿Alguien se lo cree? S un poquito, y Ben no puede hacer nada más que advertirle de la mala compañía que es el belga.

Premio al momento más surrealista del capítuloPremio al momento más surrealista del capítulo

¿Sirve para algo? Para que Eric deje las pastillas. Muchos diréis: ¿y ya está? Casi. Falta lo mejor del capítulo. Ben, el chico que lleva un par de capítulos haciendo de niño bueno y sonriente saca su mal genio y lo usa contra Damien para advertirle que se olvide de Serena y cualquier persona relacionada con ella, o le contará a su padre lo que es y a lo que se dedica. Una buena amenaza para alguien que minutos antes acaba de asegurarle a S que no quiere tener una relación con ella y por eso debe irse. Pero esta amenaza cambia las cosas. En un intento de hacer lo que está bien, Rufus le ofrece a Ben una habitación en el piso de su hijo como compensación por todo lo que le ha hecho sufrir Lily. En cuanto a Damien…retoma la relación con Eric, asegurando que quiere ser su amigo…¿a quién pretendes engañar, Dalgaard? Con nosotros, vas listo…

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review GG: Damien Darko
3 (60%) 1 vote

Categorías: Gossip Girl Reviews Series Etiquetas: , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »