Review GG: Belles de Jour (4×01)

Foto teaser

Oui, mes amies! Los ojos no os engañan, Gossip Girl ha vuelto al cole. Lo que en su caso, es el prime time de los lunes noche de la CW. ¡Y qué regreso! Han pasado tantas cosas en cuarenta minutos que no sé por dónde empezar… bueno, lo haré por el principio para no perder la costumbre. ¿Qué os parece? ¿Os apetecen gossips?

Y como decía el último capítulo de la tercera temporada: “…then Paris“. Y a la ciudad del amor que nos vamos, a hacer un tour guiado por las tiendas más caras de la mano de Blair y Serena. Ambas intentan hacer eso tan bonito que la gente llama “encontrarse a una misma“, pero cada una a su manera: S de cama en cama, y B de parque en parque esperando que su príncipe azul aparezca. Lamentablemente para B (y para nosotras) esa clase de chicos son muy escurridizos y no se encuentran en cualquier parque…hasta el Louvre que tenemos que irnos si queremos tener opciones. Y allí, frente a un cuadro de Manet, Blair hace gala de su gran acento francés (o eso dice ella) con un joven de buen ver que, sin dudarlo, la invita a cenar. Como era de esperar, B acepta encantada y aún se encanta más cuando escucha de refilón el apellido del garçon: Grimaldi, vinculado a la familia real de Mónaco. Oh la la! ¿Estamos ante príncipe que lleva la reina del UES esperando desde su infructuosa relación con Nate?

Bueno, mientras Blair renueva su armario para su doble cita, junto con Serena y un amigo de Louis, y la rubia se debate entre decirle o no a su mejor amiga que el próximo curso estarán en la misma universidad, la vida en el Upper Eas Side continúa. Y aunque podrían pensarlo, no se aburren mucho sin ellas. Nate se ha convertido en el nuevo Chuck (quien anda desaparecido y a nadie le importa), de flor en flor, y Dan…Oh My Dan! Gossip Girl no lo sabe aún, pero el chico solitario se ha convertido en padre de un niño monísimo llamado Milo. El único defecto (dejando a un lado que no tiene estudios, ni trabajo, y que está en la flor de la vida como para hacerse cargo de él…) es que la madre es Georgina Sparks. ¿No os chirrían los dientes? A mí sí, y a Vanessa también. Su ¿ex? novia es la primera en enterarse y le hace la pregunta que nos hacemos todos: ¿estás seguro de que eres el padre? Hasta el pelo de Georgina miente.

Y hablando de características físicas, hago un inciso…¿alguien puede explicarme qué pasa con Dan? ¿Por qué está tan estropeado? ¿Por qué ha perdido músculo y ganado cabezón? ¿Le han obligado a vivir con Georgina y su hijo en la vida real, para conseguir que se meta en el papel? Porque parece que ha sido padre de verdad, el chico…En fin, el caso es que D no está seguro de ser el padre. Pero no tarda mucho en averiguarlo. No hay un capítulo con G que no tenga un giro dramático, o lo que es lo mismo: en que no fastidie a nadie. Con S y B lejos, le ha tocado pagar el pato a Dan, y lo mismo en un minuto está discutiendo en ruso por teléfono, que se planta en la fiesta que Eleonor da en casa de Lily, con Milo en brazos, dispuesta a presentárselo a su abuelito.

No nos engañemos. Ilusión, lo que se dice ilusión, no le hace. ¡No es para menos! Cuando cree que se ha librado de la hija problemática mandándola a Hudson, el hijo modelo se le planta en casa con un hijo, ¡no gana para disgustos! Por suerte, Rufus es tan o más desconfiado que Vanessa e insiste en que Dan se haga la prueba de paternidad; aquí aparece muy convenientemente Georgina con un papel que así lo dice; y llaman al doctor, y se lo confirma; y siguen sin fiarse, pero para D es suficiente y firma la paternidad. Como suelen decir ante las escenas peligrosas de televisión: chicos, no hagáis eso en casa.

Mini Georgi-DanMini Georgi-Dan

Pues ya son uno más en la familia Humprey (y no porque Georgina se les una, ya que se ha ido a un “spa”). Una vez conocidas las reacciones de V y Rufus, ahora lo más inquietante es saber como reaccionará Serena. Y, si el secreto dura el mismo tiempo que el hecho de que irá a Columbia a estudiar, no tardará mucho en enterarse. Pero bueno, ella tiene sus propios problemas en Paris, con un nombre y apellido también conocidos: Blair Whaldorf. La cita ya empieza mal cuando se da cuenta de que el príncipe no es para ella, sino para Serena, mientras el misterioso Louis no es otro que el choffer de los Grimaldi. Y cuando encima se entera de que también estará a la sombra de S en la universidad, caundo más necesitaba un cambio…pasa lo que se veía venir. Nueva discusión entre ambas acerca de la amistad y el liderazgo, que empieza con Blair pidiéndole a Serena que vaya a otra universidad, sigue con una negación de la rubia, y acaba con S en la fuente. Dentro de la fuente. Cuatro temporadas y aun no sabe lo peligrosa que puede ser Blair…

Suerte que la noble cita de B no necesita tanto tiempo. Al ver que la reina B está pendiente de su príncipe más que de él, le da plantón desvelándole que, en realidad, el Grimaldi es él y no el acompañante de Serena. ¿No os ha parecido escuchar el ruido que ha hecho Blair al romperse en cachitos? Los príncipes azules le rehúyen, por lo que no le queda otra que acudir a disculparse a su amiga. Aquí vemos lo que realmente esperábamos ver: no ha superado el daño que le hizo Chuck y teme no hacerlo nunca. Serena la tranquiliza y le asegura que juntas, en la Universidad, superarán sus problemas amorosos.

Ahora vamos precisamente con ellos, con sus problemas amorosos, las guindas del magnífico pastel de este capítulo. ¿Chuck o Nate? ¿Nate o Chuck? No sé qué me ha sorprendido más. Vamos con Nate; conoce a una chica en un restaurante, que no le dice su nombre; después la encuentra casualmente en la fiesta de Eleanor y descubre que se llama Juliet, y que tiene teléfono; y cuando la llama para explicarle los motivos por los que está enganchado a la agenda negra de su amigo desaparecido, se nos descubre que Juliet no será un nombre más a la lista de conquistas de Chivarly:

Gossip JulietGossip Juliet

Bien, cerrad mandíbulas. Juliet, si es que se llama así, tiene en su casa un portátil conectado a Gossip Girl las veinticuatro horas del día y ese inquietante mural, con los movimientos de los chicos populares del UES. No diremos que estamos ante Gossip Girl; Juliet está más cerca de convertirse en una loca obsesionada con ellos…lo que da aun más miedo. Y con poco dinero, hay que añadir, ya que no se quita las etiquetas de la ropa, ¿es una cazafortunas que espera dar un braguetazo con Nate?

Y nos queda Chuck. Pasamos todo el capítulo escuchando habalr de él, nadie sabe dónde está, pero nadie se preocupa; al menos, hasta que las deudas llaman a la puerta de Lily. Entonces sí, la mujer empieza a mover sus contactos (llamados Nate y Serena) sin conseguir nada hasta que recibe una terrible llamada en la que le dicen haber encontrado el cuerpo de Chuck Bass. Pero no, antes nos creemos que Milo es realmente hijo de Dan que los guionistas han matado al malote de la serie. Después de recibir el tiro, Chuck fue salvado por una rubia de ojos azules a la que le dice llamarse Henry Prince y con la que ahora mantiene una relación. Y están en Paris, la misma ciudad que Blair. El mundo es un pañuelo…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »