Review Game of Thrones: The Old Gods And The New

Review Game of Thrones: The Old Gods And The New

Algunos poderosos están tan ciegos que no reparan en que el poder es una carga que implica una serie de sacrificios: a veces el poderoso no puede rendirse al amor verdadero, no puede renunciar a cometer un acto que le desagrada, no puede perder de vista a quienes le hacen poderoso, ni puede mantener descontentos  aquellos por quienes dice velar. En The Old Gods And The New, escrito por Vanessa Taylor, quien también fue la guionista de Garden of Bones, vemos, entre otras muchas cosas, lo complicado que resulta para algunos asumir las responsabilidades del poder.

Muchas de las cosas que dábamos por sentadas a principio de temporada se están desmoronando: Invernalia ha caído a manos de alguien que creíamos afín a los Stark; Desembarco no es atacada por ningún enemigo externo si no que es víctima y verdugo de sus propios habitantes; Jon duerme abrazado a una salvaje ; Arya puede elegir quien vive y quien muere y Daenerys Targaryen ya no tiene dragones. Ya veremos si las cosas siguen así, vuelven a su estado anterior o nos sorprenden encaminándose por otros derroteros.

El inicio del episodio ha sido fantástico, David Nutter ha dirigido la toma de Invernalia de una forma brillante y la excelente interpretación de Alfie Allen (Theon) ha ayudado a conseguir un resultado casi perfecto. No hemos visto ningún combate, pero no ha sido necesario pues la forma en la que Nutter nos ha contado lo ocurrido ha sido mil veces más sórdida, cruel y triste que cualquier pelea. Theon se siente arrogante y se muestra orgulloso de si mismo por arrebatarle un castillo desprovisto de defensas a un niño que confía (o confiaba) en él. Se sienta en la cama de Bran, como un hermano mayor que va a darle las buenas noches o a contar un cuento a su hermanito, pero las palabras que salen por su boca no son un cuento de hadas si no más bien el cuento de un monstruo que consigue manipular al pequeño Stark para que rinda Invernalia. Me ha parecido muy emotiva la pregunta que hace Bran al antiguo pupilo de su padre  Did you hate us the whole time?, personalmente creo que ni el propio Theon conoce la respuesta.

Bran gritando

La escena de la rendición oficial de Bran es bellísima, el pequeño Bran dirigiéndose a su gente, creyendo hacer lo correcto, los norteños insultando a Theon y resistiéndose, el maestre Luwin intentando obrar con nobleza y Osha ofreciéndose al servicio del príncipe recién llegado. Después aparece Rodrik Cassel y la escena se vuelve aún más sobrecogedora.

Me ha cautivado la forma en la que Allen representa la angustia y el rechazo que siente Theon al decapitar a Rodrik, Allen ha conseguido que empatice con un personaje que esta llevando a cabo un acto horrible y eso no debe ser nada fácil. No es sencillo transmitir al espectador que Theon no podía dejar a Rodrik con vida, aunque lo deseaba; que no puede negarse a darle él mismo la muerte, aunque eso es lo que quería. Cualquiera de los hombres del hierro o su propia hermana lo hubiera matado antes,  Theon se siente incómodo ejecutando a un hombre que acaba de escupirle a la cara, cuando un Greyjoy debería sentirse a gusto dándole su merecido a un insubordinado. Me han parecido geniales esos instantes sangrientos en los que Theon deja caer cuatro veces la espada sobre Rodrik, una escena realista de gran intensidad en la que los gritos de los niños, los rostros asustados, la lluvia y la sangre observan a una espada incapaz de decapitar a un hombre en cuatro golpes, razón por la que al final Theon termina separando la cabeza del cuerpo con una patada.

Theon y Rodrik

Theon siente la continua necesidad de demostrar algo, no sé muy bien el qué e igual él tampoco lo sabe, pero comprendo que nunca tuvo el respeto de los Stark y tampoco consigue el respeto de los hombres del hierro, no lo quieren en su familia adoptiva ni en su familia de origen y él sólo desea sentirse parte de algo, sólo quiere sentirse importante para alguien. Quizás esta tomando las decisiones erróneas, pero sus errores nacen del deseo de aceptación por un padre que lo desprecia tanto como le desprecian todos los demás.  No quiero justificar sus horribles actos, sólo creo que es un personaje con más confusión que  maldad en una historia en la que hay personajes absolutamente malvados que no están en absoluto confusos.

En Harrenhal, Petyr Baelish y Tywin Lannister sopesan las ventajas de tener a los Tyrell como aliados, la casa Tyrell es una de las más poderosas de todo Poniente y si finalmente creara lazos con los Lannister, estaríamos ante una alianza entre dos de las familias más poderosas del continente. Por lo tanto, los partidarios del rey Joffrey se convertirían en la fuerza más importante tanto económica como militarmente, lo cual es indudablemente una jugada más que conveniente a los intereses de los Lannister y probablemente también para los intereses Tyrell, pues recordemos que la viuda de Renly, Margaery Tyrell, quiere convertirse en la Reina. Algunos de los principales inconvenientes para hacer realidad este acuerdo es que actualmente el rey esta prometido con otra mujer, concretamente con Sansa y que Margaery es la viuda de uno de los hombres que se levantó contra el reinado de Joffrey.

Mientras Petyr y Tywin conversan sobre esos asuntos de estado, la pequeña Arya intenta pasar desapercibida a los ojos de Meñique, en una escena de lo más divertida en la que vemos como ella procura ocultarse y Meñique no hace más que observarla mientras posiblemente va paulatinamente reparando en su identidad, o al menos eso parece desprenderse de la escena, pero si realmente la reconoce no sabemos porque prefiere no decir nada al respecto, aunque tratándose de Petyr seguro que sólo piensa en su propio provecho.

Jaqen

En todo caso, hace bien Petyr en callarse que ha descubierto a Arya, suponiendo que realmente lo haya hecho, pues si hubiera puesto en peligro la identidad falsa de la muchacha esta hubiera podido acudir al extrañamente servicial Jaqen H’ghar, quien ha estado de lo más eficiente en el cumplimiento de la última petición de la niña y ha acabado con Amory Loch en un instante. Afortunadamente llevaba un dardo envenenado en el bolsillo, pues si llega a tener que atravesar con la espada a Amory Loch en la misma puerta de Tywin Lannister, posiblemente se hubiera visto de nuevo con sus huesos en una celda. Lo cierto es que viendo lo sigiloso y eficaz que es Jaqen como asesino me pregunto cómo acabó metido en la jaula en la que le conocimos, no parece ser un tipo que deje que le atrapen con facilidad. Por cierto, me ha parecido genial la expresión de Jaqen ante las exigencias de la niña, medio resignado y medio cautivado por el carácter de la chiquilla es incapaz de negarse a dar muerte al segundo nombre. Y ya sólo queda uno…

Revueltas en Desembarco

Tyrion no tiene ningún diálogo memorable esta semana, aunque le hemos visto pegarle otra bofetada al rey, lo cual es siempre bienvenido y hemos compartido su angustia durante la revuelta en Desembarco, viéndole aturdido, enfadado con el sobrino y pidiéndole a todos que fueran a buscar a Sansa (sensatamente él prefiere no ir), que finalmente ha sido rescatada de una violación en grupo gracias una genial intervención del Perro, quien siente debilidad por esta chiquilla. La escena de los tumultos me ha parecido bastante bien dirigida, agobiante, incómoda y aterradora, justo como deber ser, pero me hubiera gustado que hubiese más gente, más caos y peligro, si bien supongo que las limitaciones de presupuesto no han permitido enseñarnos una revuelta a mayor escala.

Más allá del Muro, Quorin Mediamano en un alarde de inteligencia, deja al adolescente recién juramentado junto a la guapa salvaje. Como era previsible Jon no la mata, porque es bien distinto matar durante el calor de una pelea o acabar con una criatura monstruosa a decapitar a una mujer con la que has compartido unas palabras. Así que Jon duda, ella se escabulle y tras una persecución por los bonitos paisajes nevados, terminan durmiendo abrazados a la intemperie y nos regalan una escena de lo más tierna y graciosa cuando Jon protesta ante los movimientos de ella. Ygritte ma ha gustado mucho, es fuerte, decidida, tiene carácter y tiene química con Jon, quien a su lado me ha parecido aún más bobo e ingenuo que de costumbre, sólo que esta vez no me ha desagradado.

Jon e Ygritte

Por su parte Daenerys sigue convencida de que ella es quien debe sentarse en el trono de Hierro y necesita cruzar el mar para conseguirlo, es por eso que desea conseguir  barcos, lo cual es complicado cuando no se tiene dinero para pagarlos, ni un ejército o aliados como avalistas. Daenerys insiste en que sus sueños se hacen realidad y que por ello es merecedora de la confianza de los comerciantes, pero no es inteligente confiar en una mujer que no puede proteger a sus propia gente ni sabe defender a sus posesiones más preciadas. Ahora con la mayor parte de los dothrakis muertos y sin sus dragones no tiene nada… otra vez esta sola y sin nada.

¿Y los dragones...?
Creo que este ha sido el episodio más alejado de la novela que hemos visto hasta ahora, considero que la serie continua siendo fiel al espíritu de los libros, pero nunca nos habíamos alejado tanto del texto de Martin. No lo veo necesariamente un problema, o al menos no lo considero un verdadero problema aún.  Han cambiado la muerte de Rodrik, aunque esta me ha gustado más, así que me quedo satisfecha al respecto. La escena inventada con Meñique, Tywin y Arya no ha estado nada mal, sobre todo teniendo en cuenta que la reunión entre Tywin y Meñique tiene todo el sentido del mundo tanto en la serie como en los libros y la presencia de la niña allí ha tenido su punto divertido.

Las victimas de Jaqen no se corresponden con las del libro y la muerte de Sir Amory debido a un dardo en el cuello es algo rara, pero la escena en la que abre la puerta de Tywin y cae inerte al suelo ha sido tan estupenda que no puedo quejarme tampoco de esto, además creo que no puedo quejarme de ninguna escena en la que intervenga Jaqen.

Tampoco Jon e Ygritte se conocían así, pero creo que también nos hemos divertido mientras los veíamos correr por los bonitos paisajes de Islandia. Y lo más raro de todo: alguien ha robado a los dragones e Irri esta muerta, al igual que la mayoría de los dothrakis. Lo de los dragones lo solucionaran enlazándolo con lo que ocurre en el libro, creo que muchos lectores nos imaginamos lo que pasará a continuación en Qarth y la ausencia de Irri no tiene más relevancia que las ausencias de tantos otros y en general creo que estos pequeños cambios no están empobreciendo la historia. Esperemos que siga así.

Nota del autor
5
Vuestra nota
Review Game of Thrones: The Old Gods And The New
4.8 (95.56%) 9 votes

Categorías: Game of Thrones Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »