Review Fringe:There's More Than 1 of Everything

Review Fringe:There's More Than 1 of Everything

Asentada ya como una de las grandes series del momento, Fringe nos ofrece un suculento manjar para acabar la primera temporada. There's More Than of Everything explica exactamente lo que dice el título. Donde ves un objeto, una persona, una situación, en realidad hay más. Para que me entendáis, que sé que hay mucha gente que adora mis referencias al fútbol: hace escasas horas el Barça se ha proclamado campeón de la Copa del Rey, en lo que podría ser el primer título de un triplete histórico; en otra realidad, tal vez es Raúl el que está recogiendo el trofeo y no Puyol y tal vez el Barça no es el mejor equipo del planeta. ¿Mejor ahora? Dos apuntes antes de despegar: 1) Capitulazo. 2) John Noble for president. Vamos allá…

No me gustaría que el último episodio de Fringe quedara eclipsado por Lost. Por eso nos hemos currado la review más gigante de la temporada…

  • Episodio 1×20: There's More Than One of Everything (season finale)
  • Fecha de emisión: 12 de mayo

Durante la primera parte de la temporada reverenciábamos los cinco primeros minutos de cada episodio. Vibrantes, adictivos y hábilmente narrados, nos mantenían en tensión durante el resto del capítulo. En las últimas semanas, la serie parece haber sacrificado la espectacularidad de esos arranques para fortalecer otros momentos, más centrados en la trama de fondo que tanto nos gusta. Sí, por supuesto, me refiero al pasado de Walter como científico poco ético, a la increíble infancia de Peter (luego comentamos) y a la no menos turbulenta experiencia de Olivia en su niñez. Cuando los focos de la serie apuntan hacia esos temas, Fringe es deliciosa.

Como decía, el despertar de esta season finale es algo perezoso. La historia se retoma desde la escena del disparo a Nina Sharp y da la sensación de que la serie no está acostumbrada a este tipo de inicios. Dura poco. El tiempo que tardan en mostrarnos al excéntrico David Robert Jones experimentando con un extraño artilugio parecido a una cámara de fotos de los años 30. En realidad, de antiguo tiene poco. Jones está tratando de abrir una puerta hacia una realidad paralela. Un camión sin referencia y sin documentos que lo acrediten, que acaba cortado por la mitad, nos mete en vereda. Cogemos aire, nos tomamos una cucharada de fe y nos adentramos en el complicado mundo de las realidades.

El camión del otro mundoEl camión del otro mundo

Nina Sharp, decía, acaba de recibir un disparo. Para alegría de muchos, y sorpresa de todos, el disparo que le hicieron a quemarropa en el pecho no acabó con su vida. Nina vive. De hecho, tarda tan poco en recuperarse que nos hace pensar que ha nacido en el mismo planeta que Michael Scofield, capaz de hacer una maratón tres minutos después de que le extirpen un tumor en el cerebro. ¿Por qué atacaron a Nina? Porque su brazo mecánico contenía una valiosísima pieza para abrir esos portales dimensionales. Sí, Jones es el culpable del ataque. Y eso, para mí, es una de las grandes bombas del episodio. Yo, ser inútil por naturaleza, creía que Jones y Bell jugaban en el mismo equipo, de ahí que Bell financiara el ZFT. Lo cierto es que Jones fue el primer empleado de Bell en Massive Dynamics, pero sus aires de grandeza le llevaron por un sendero oscuro. Y acabó despedido. La excusa para justificar algunos acontecimientos del patrón es que Jones quiere vengarse de William Bell. Esperaba algo más elaborado.

El FBI descubre la implicación de Jones, y Olivia se encarga de seguirle la pista. Por cierto, el aspecto físico del científico es deplorable, ya que los efectos secundarios de su teletransporte le han desfigurado el rostro. Muy impactante, en especial ese ojo… Ecs! Olivia, tan efectiva como siempre, cuenta con la ayuda de Nina Sharp en la investigación. Su objetivo es tratar de encontrar dónde abrirá Jones el siguiente portal dimensional. A cambio, Nina Sharp le promete una reunión con William Bell. Para ello, se puede recurrir a la lógica o a Walter Bishop. ¿Hablamos de Walter? ¡Sí, me muero de ganas! Antes, la alucinante conversación entre Nina y Olivia sobre el escapista Bell:

  • Olivia: I will turn this world over looking for him. (Le daré la vuelta al mundo hasta encontrarlo.)
  • Nina: Well, that's just the problem, Agent Dunham. William Bell is not in this world. (Bueno, ese es el problema, Agent Dunham, William Bell no es de este mundo.)

Walter… Genial. Único. Irrepetible. Brillante. La actuación de John Noble merece un reconocimiento de la Academia celestial, ese lugar al que sólo acceden unos pocos privilegiados. En The Road Not Taken, The Observer pasó por el laboratorio de Walter para decirle que había llegado la hora. ¿De qué? Pues no nos queda muy claro. Es obvio que The Observer lleva a Walter a su casa para despertar su memoria, para encender esa lucecita que lo conduzca hasta el epicentro de la acción (es decir, donde está Jones), pero no sabemos por qué el calvo más famoso de la serie tiene toda esa información. Por la moneda que le entrega a Walter podemos afirmar que viene de otra realidad, pero eso no explica por qué tiene tan claro que ha llegado la hora para papá Bishop. En cualquier caso, funciona. Por cierto, antes de su charla en la playa, The Observer y Walter pasan por un cementerio. Y Bishop llora ante una tumba. Detallazo.

There's More Than One of EverythingThere's More Than One of Everything

Si en todos los capítulos anteriores nos hemos dedicado a buscar al Observer, en la finale, medio reparto se lo pasa buscando a Walter. El señor Bishop es causa y solución de todos los problemas. Peter Bishop es el primero en dar con él. Y es esencial para que Walter se tranquilice (inmensa actuación, insisto, de John Noble enloquecido), encienda esa bombilla de su memoria y encuentre un extraño artilugio con forma de bujía de camión. El viejo Bishop tiene claro qué debe hacer con ese aparato, que debería evitar una catástrofe. Peter no entiende nada pero sigue a su padre, que vuelve a sacarle el tema de esa terrible enfermedad que le afectó en su niñez y que hizo creer a todo el mundo que moriría. Peter no lo recuerda. Otro detallazo. Con esta pista, muchos ya habíamos descubierto el impresionante momento que llegaría después.

Entramos en la antepenúltima sala de la season finale: el sueño de Jones. El científico de Lego (recordemos que se monta y se desmonta) ha llegado al lugar más puro para abrir una puerta hacia otra realidad. El problema es que Walter, Peter y Olivia están allí para impedírselo. No sé si estaremos de acuerdo, pero esta parte del episodio me ha parecido la más floja. La muerte de Jones era previsible y francamente innecesaria. Eso sí, ha sido espectacular… Cuando estaba a punto de realizar su sueño, de forjar su venganza, de demostrarle al mundo en general y a Bell en particular que se equivocaron dudando de su potencial, ha llegado Peter y con ese mando a distancia/bujía de camión, ha cerrado el portal cortando a Jones por la mitad. Como se dice habitualmente, no ha ganado por medio cuerpo.

A partir de aquí, que todo el mundo vuelva a sacar de su bolsillo una dosis de fe. Y recuperad la temporada completa, porque después del último sprint la serie se convierte en imprescindible, y vais a tener que dejarla a todo el mundo… Penúltima escena: el cementerio. Walter ha insistido durante toda la temporada, y ha vuelto a hacer mención en la finale, que Peter sufrió una terrible enfermedad y que The Observer le salvó la vida. En el anterior episodio Olivia sufrió una serie de visiones consecuencia de su tratamiento con Cortexiphan, que gracias a la información de este último episodio hemos podido darle una explicación: Olivia estaba viendo otra realidad. El que no está haciendo lo mismo es el señor Walter delante de esta tumba. Esto es real:

Aquí yace Peter BishopAquí yace Peter Bishop

Peter Bishop 1978-1985. Que me desconecten, por favor… ¡Peter Bishop está muerto! Bueno, no… o sí… A ver si nos entendemos. Esa terrible enfermedad a la que hacía referencia Walter sí acabó con la vida de Peter. Pero su padre, tan maestro de la ciencia como J.J. Abrams de los giros argumentales, fue capaz de acceder a otra realidad y llevarse a un Peter sano y salvo. Más o menos lo que quería hacer Jones, pero las intenciones de Walter eran otras. Claro que… no sé como le debió sentar al Walter de la otra realidad que le robaran a su hijo. Lo cierto es que Peter es un duplicado de Peter. Su lugar no está en esta realidad. Y creo que en la segunda temporada empezaremos a ver las consecuencias de ese acto. Excelente Fringe.

Cerramos con Olivia. La captura de Jones le concede un pase gratis para conocer a William Bell, un hecho al alcance de unos pocos privilegiados. Después de esperar varias horas a Nina Sharp para la cita, Olivia ha desistido y se ha subido en el ascensor para volver a casa. En realidad, eso es lo que quería el señor William Bell, que ha transportado a la agente Dunham hacia otra realidad. Hacia otro mundo en el que Bell la estaba esperando en su despacho. Detalles de la escena: un periódico increíble que ahora comentamos y una especie de bombona de oxígeno que sugiere problemas de salud del científico. Cuando Olivia está tan fascinada como nosotros del nuevo mundo que la rodea, entra en escena William Bell. Servidor ya sabía que Bell estaba interpretado por el sensacional Leonard Nimoy, el mítico capitán Spock de Star Trek, pero reconozco que si no lo hubiera sabido, la sorpresa habría crecido exponencialmente. Alucinante. El señor Bell es parco en palabras:

  • Bell: I've been waiting quite a long time for this.
  • Olivia: Where am I? Who are you?
  • Bell: The answer to your first question is… It's very complicated. The answer to your second… I'm William Bell.

¿Qué imagen tenemos del señor Bell? Pues no se parece al científico despiadado que esperábamos, capaz de llevar a cabo los experimentos más crueles. Bell nos recuerda a Walter, sólo que su memoria sigue en pie. Creo que Walter tenía razón, Bell no es una mala persona. En cualquier caso, no saldremos de dudas hasta otoño. Por cierto, yo estaba con la mandíbula desencajada… Y Fringe todavía nos tenía preparada una última sorpresa. Olivia Dunham mira por la ventana del despacho de Bell y… ¡el mundo es otro!

World Trade Center, enteroWorld Trade Center, entero

Como decía, el mundo es otro. Recogemos el periódico del día para ver qué cosas cambian en ese mundo donde vive William Bell. Este periódico es nuestra única referencia:

El periódico del otro mundoEl periódico del otro mundo
  • Obama está a punto de mudarse a la nueva Casa Blanca.
  • Si el World Trade Center está en pie, es posible que el ataque terrorista tuviera éxito contra la Casa Blanca, pero no contra las torres gemelas.
  • El presidente Kennedy está vivo y ha dado un discurso a la nación
  • La Bolsa ha permanecido cerrada durante 21 días
  • Len Bias, un jugador que los Celtics contrataron en segunda ronda del draft y que murió de sobredosis sin haber llegado a jugar un partido en nuestra realidad, en el otro mundo acaba de ser elegido MVP de la temporada.

Y así se cierra la magnífica primera temporada de Fringe, con la idea de que el mundo que nos rodea es sólo la realidad que nos rodea. Más allá, o más acá, no sé, existe otra realidad en la que probablemente la Doble D no tiene un blog de series, sino de cocina. Varias realidades que sirven, tal vez, para explicar por qué Olivia veía tan claramente a John Scott después de su muerte. Pero que sobre todo nos sirve para dar un golpe en la mesa y decir, con la voz firme, que Fringe es uno de los estrenos del año, que ha cerrado un círculo de forma magistral y que tiene cuerda, argumentos y personajes para rato. Como mínimo, para una segunda temporada que se presenta antológica. Apasionante Fringe. Enorme capítulo. Entra con galones en el cajón de las series imprescindibles.

Un último mensaje desesperado: Por favor, si algún organismo vivo de otra realidad está leyendo esto, a ver si me puede mandar a Scarlet Johansson o Jessica Biel a casa. Gracias.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »