Review Fringe: Welcome to Westfield

Supongo que a estas alturas ya tendría que haberme acostumbrado, pero reconozco que, semana tras semana, vuelve a ocurrirme lo mismo: me espere lo que me espere de Fringe, siempre termina sorprendiéndome. Para muestra, un botón: yo, que con Welcome to Westfield creía que encontraría un autoconclusivo normalito, de esos que pasan sin pena ni gloria por la serie, me he dado de bruces con uno de los mejores episodios de la temporada, si no de la serie. ¿Será posible que lo que más me cuesta cada semana de escribir la review es elegir el número de estrellitas con el que valorar al episodio? Tiene tarea la cosa… en fin, sea como fuere, toca hablar del episodio. Bienvenidos a Westfield, un lugar del que no querréis (o podréis) salir.

Empezamos, como no puede ser de otra manera, con el sueño de Olivia. Sí, ese sueño en el que intima con Peter y que, según se desarrolla el episodio, tiene mucha más pinta de recuerdo que de fantasía. Esta escena, aparte de un premio de consolación para los fans que extrañan la relación entre los protagonistas (y un regalo para los oídos con esa banda sonora), es la primera pista de que algo ha empezado a cambiar en la mente de Olivia: no sólo recibe “ráfagas” del pasado, sino que sus sentimientos hacia Peter comienzan a ser diferentes en el presente. Sólo hay que ver lo nerviosa que estaba en la primera escena que ha compartido con él. Sin duda, un gran paso hacia la “vuelta a la normalidad”.

A todo esto, y antes de entrar de lleno en el episodio… ¿Lincoln sigue de cumpleaños? La semana pasada justificaron su ausencia de esa manera, pero parece que la fiesta se está alargando algo más de lo debido, ¿no es así? No es que le haya echado de menos (lo he pasado en grande viendo a los tres protagonistas juntos como en los viejos tiempos), pero en esta temporada ya tiene un papel lo suficientemente importante como para ni siquiera nombrarle…

En fin, vamos a trasladarnos a Vermont, que ya va tocando. Imagino que con ese inicio nadie ha podido evitar pensar en X-Files. Juro que si en cualquier momento hubiera aparecido Mulder comprobando la hora de su reloj y dibujando una X con spray en el suelo, no me habría sorprendido en absoluto. Desde luego ese fallo de los coches en mitad de la noche ha sido un guiño interesante. El detalle de añadir el avión, eso sí, es marca de la casa. ¿Cuántos aviones habrán caído en las series del señor Abrams?

Como decía antes, ha sido genial volver a ver a nuestros tres protagonistas trabajando juntos como en los viejos tiempos. Tras años de reclusión, Walter por fin se ha atrevido a salir al mundo exterior, aunque eso suponga que a partir de ahora volveremos a tener menos minutos de nuestra querida Astrid. Desde hace un par de episodios ya venimos observando que Walter se parece mucho más “al nuestro” que a la versión que conocimos cuando empezó esta temporada. Trabajar con Peter le está sentando genial, y ya parece que es poco lo que le separa del Walter de siempre.

Aunque si hay algo en lo que no ha cambiado es en su pasión por la comida. De hecho, es esto lo que lleva a nuestros personajes a entrar a Westfield, desencadenando así una trama que me ha tenido en vilo durante todo el episodio. Me ha encantado desde la primera escena de la cafetería, con el camarero “bipolar” confundiendo a un Walter ya de por sí bastante confuso por naturaleza. Que había algo raro en él era obvio. Pero, a decir verdad, cuando han enfocado sus ojos yo no he visto dos pupilas, sino el líquido negro que tantas veces vimos en X-Files. Mala costumbre, imagino.

Son dos los fenómenos más importantes que podemos destacar acerca de lo que le ocurre a Westfield. Por un lado, es imposible salir de allí. Por más que intenten escapar, los personajes se encuentran atrapados en una ciudad en la que, para colmo, los habitantes han empezado a perder la cabeza y a comportarse como psicópatas. No sé si es que yo he complicado las cosas más de lo debido, o si los guiños realmente han sido intencionados, pero me ha dado la impresión de que el episodio estaba plagado de referencias a otras series y capítulos. Por nombrar alguno más aparte de los ya mencionados, el “zombie” que vaga por las calles peluche en mano parecía salido de The Walking Dead, todo el tema de no poder huir de la ciudad recordaba a Johari Window (como bien comenta Olivia), y el ver a la gente fusionándose con sus alternos es algo que ya vimos en el inicio de Jacksonville. Personalmente, me encanta jugar a “descubrir” estos guiños, ya sean intencionados o no.

Una de las dudas que me asaltaba a lo largo del episodio era por qué algunos de los habitantes de la ciudad parecían inmunes a lo que estaba ocurriendo. Sin embargo, Cliff, el que parecía ser el líder de los supervivientes, nos lo ha explicado, aunque no fuera consciente de ello: sólo se han librado aquellos que “no deberían estar allí”. Damos por hecho, entonces, que los alternos de los que no han muerto no se encuentran en Westfield en el universo paralelo, bien porque se han trasladado, bien porque han fallecido. Es curioso pensarlo, pero tenemos que tener en cuenta que en el Westfield del universo paralelo las consecuencias deben haber sido exactamente las mismas, y el pueblo debe haber quedado destruido del mismo modo. Visto así, y teniendo en cuenta que ambos universos se han fusionado en este punto, ¿podemos decir que Jones ha conseguido crear un puente entre universos similar al que hay en Liberty Island? ¿O acaso lo que hemos visto es un simple experimento y su verdadera intención es fusionar los dos universos por completo? En cualquiera de los dos casos las consecuencias pueden ser desastrosas…

Por otra parte, y cambiando de tercio, Welcome to Westfield también ha sido un episodio clave para el personaje de Olivia. La agente ha elegido un mal momento para comenzar a compartir los recuerdos con “nuestra Olivia”: por un instante hemos pensado que Dunham había sido infectada con lo que fuera que estaba atacando a los habitantes del pueblo. Como siempre ocurre en estos casos, es imposible llegar a creer del todo ese riesgo que se trata de transmitir (nadie pensó que Olivia iba a morir hoy, ¿no?). Pero aún así, ha sido un gran detalle que describieran los síntomas del mismo modo. Por otra parte, el hecho de que Walter hubiera analizado su sangre y se olvidara de darle los resultados me ha arrancado una carcajada. Sólo Walter es capaz de este tipo de cosas.

Sin embargo, lo que le ocurre a Olivia es algo muy diferente a lo que estaba pasando en Westfield: ¡ha comenzado a recordar la línea temporal original! Lo vimos en el sueño del inicio del episodio, lo sospechamos con la referencia a Edina, y lo hemos podido confirmar con el final del capítulo. ¿Estamos, entonces, ante el primer paso hacia la recuperación de nuestra Olivia de siempre?

Esto supone que Peter no tiene por qué trasladarse: si su intención era regresar a la línea temporal original, ahora que esta línea se está corrigiendo (tanto Olivia como Walter comienzan a ser un reflejo de lo que eran), quizás Peter se dé cuenta de que su lugar está aquí y que no necesita moverse. Aunque no todo puede ser tan fácil: no nos debemos olvidar de los observers, que siguen interesados en borrar cualquier rastro de Peter que haya quedado. Además, hay que tener en cuenta que, aunque Olivia recupere sus recuerdos, hay muchas otras diferencias con respecto a la línea original, con lo que el “regreso” no sería completo.

Por otra parte, ¿qué supone ese final para Olivia? El hecho de que se haya arreglado, haya encargado comida, y haya esperado a que Peter llegara a su casa indica que el último “flash” no ha sido tan corto como los anteriores, sino que se ha prolongado bastante en el tiempo. Imagino que no será permanente, aunque tampoco lloraría si lo fuera. Tengo tantas ganas de volver a los personajes de siempre…

Todo este tema de los recuerdos “postizos” de otra Olivia en su mente me ha recordado al primer episodio de la tercera temporada, Olivia, en el que, atrapada en el otro universo, la agente es confundida por Walternate y termina compartiendo las memorias de su alterna. Si en aquel momento la fusión de recuerdos fue impulsada de manera artificial, ¿es posible que esta vez haya ocurrido lo mismo y que alguien esté forzando a Olivia a recordar? Más concretamente: ¿estamos ante el resultado de lo que quiera que Nina esté inyectando a Olivia, o no tiene nada que ver con eso? No sé por qué, creo que alguien está detrás de los nuevos recuerdos de la agente.

Como curiosidad, la palabra formada por los glyphs de esta semana es “Olive”, el nombre con el que sabemos que llamaban a Olivia de pequeña. Está claro que la agente es clave en este momento, y parece ser que su infancia es otro elemento esencial. Hilando más fino (o, mejor dicho, metiendo con calzador mis ideas), ¿quién es la persona que en esta línea temporal ha tenido más contacto con Olivia desde que era una niña? Precisamente, Nina Sharp. En fin, tengo la corazonada de que Nina tiene mucho más que ver en esta trama de lo que aparenta, y seguiré pensando lo mismo hasta que nos demuestren lo contrario.

De hecho, prefiero pensar que el código de los glyphs se refiere a eso. La otra interpretación que se me ocurre resulta de combinar los códigos de las últimas semanas, y eso no me gusta nada. A saber, uniendo las palabras de los últimos cuatro episodios, tenemos la combinación “Death March Empath Olive”. Espero que no sea un aviso (más) de la muerte de Olivia, porque no me haría ninguna gracia…

En cualquier caso, he disfrutado muchísimo con Welcome to Westfield. La forma en la que han tratado el caso autoconclusivo me ha encantado. Y ha sido maravilloso poder volver a ver a nuestros tres protagonistas trabajando juntos como siempre. En pocas palabras, un “classic Fringe”, como lo han llamado en muchos sitios en internet. Un episodio que regresa a la esencia de la serie pero sin perder de vista todo lo que ha avanzado en estas cuatro temporadas. Y eso que esta semana tocaba un autoconclusivo normalito… Como ya he dicho, me ha encantado, y estoy deseando ver cómo se desarrolla el cliffhanger con el que hemos cerrado. Ahora llega, por fin, vuestro turno para comentar las impresiones que habéis tenido. ¿A alguien más le ha encantado Welcome to Westfield?

Nota del autor
4.5
Vuestra nota
Review Fringe: Welcome to Westfield
4.4 (88.89%) 9 votes

Categorías: Fringe Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »