Review Fringe: The Road Not Taken

Review Fringe: The Road Not Taken

Me puse a ver The Road Not Taken después de saborear y celebrar el acceso del Barça a la final de la Champions. Y me quedé dormido a la media hora. Mis disculpas a J.J. Abrams, Walter Bishop y otros geniales dementes. Tal vez por la terrible descarga de adrenlina tras el gol de Iniesta, o porque la larga temporada de series empieza a causar estragos en mi organismo, me pareció uno de los peores arranques de capítulo de la temporada. Esta mañana, descansado y con la mente (ligeramente) despierta, he visto los últimos veinte minutos. ¿Puede un capítulo pasar de dormirte a enamorarte? Sí. Los últimos detalles de The Road Not Taken te hacen vibrar con la determinación de Olivia y te enamoran con el llanto de Walter. Inmenso John Noble. Sencillamente inmenso…

¿Exagero si digo que la actuación de John Noble en este episodio es de lo mejorcito que he visto en todo el año? Es posible. Acabo de ver el capítulo y la emoción posterior siempre deforma la realidad… y la review. Pero no me tiembla la voz. La escena de Walter Bishop aguantando la reprimenda de Olivia, ¡qué mujer más fría!, me ha puesto los pelos de punta. Ese llanto desconsolado que acompaña de un trágico I can't remeber… Saber que puedes ser el causante del mayor ataque biológico de la historia de la humanidad y no recordar nada es profundamente dramático. Walter lucha contra sí mismo, contra su pasado, pero la memoria no juega en su equipo…

¿Golden Globe o Emmy?¿Golden Globe o Emmy?

Segundo episodio consecutivo con un arranque que flojea. Después de ver niños empáticos y mariposas navaja, ver a una mujer que sufre combustión espontánea nos parece algo común. Son las consecuencias del excentricismo anterior. La acción transucrre esta vez en el FBI, donde se apagan los semáforos para el arranque de la guerra. El enemigo tiene nombre y apellidos desde el pasado capítulo: William Bell. Por cierto, el señor Bellie sigue sin aparecer, aunque por la última escena del episodio queda claro que sigue dando órdenes en la sombra. La función del FBI, por orden de Broyles, es investigar todo lo referente al ZFT, cuyo manifiesto también trae de cabeza a Walter durante todo el episodio. Papá Bishop busca su copia porque quiere encontrar un capítulo perdido: Chapter of Ethics. ¿Ética? Ninguno de los experimentos ha tenido en cuenta ese aspecto, pero Walter insiste que William Bell es (o era) una buena persona. Y durante todo el episodio, Walter intenta demostrar a su gente, y a sí mismo, que los experimentos que realizó en el pasado tenían un buen fin. Pobre hombre…

¿Tres párrafos y todavía no he hablado de Olivia? No puede ser. Al llegar a la escena del crimen, Olivia se encuentra dos cuerpos carbonizados… Wait! ¿Dos? No, no, señorita Dunham, sólo hay uno. Será el cansancio acumulado. Cuando la agente visita a Broyles para informarle de la situación, el despacho del jefe ha cambiado de sitio y éste le muestra una fotografía con los dos cadáveres que anteriormente sólo había visto Olivia. De repente, Broyles entra en el despacho… What the Frak! No es cansancio. Olivia está teniendo extrañas visiones. Y todos hemos pensado el nombre de esa droga que jamás olvidaremos: Cortexiphan. Acto seguido, el cabrón (perdón) de Sanford Harris entra en el despacho y paraliza las investigaciones del ZFT, más tarde adivinaremos por qué. Broyles pasa de su jefe y le dice a Olivia que continúe la investigación. Puntazo para Phillip.

No se han acabado las visiones de Olivia. La más trágica tiene lugar cuando examina la vivienda de Susan Pratt, la mujer que murió por combustión. Olivia escucha ambulancias y ve parte del skyline de Boston en llamas. ¿Serán imágenes que veremos en la season finale? Por el título, There's More Than One of Everything, podríamos pensar que se trata de realidades alternativas. Y Olivia, conejillo de indias de los experimentos de Bell y Walter, tiene una habilidad especial para captarlas. Walter lo insinúa con su propuesta de los deja vu.

¿Empieza la guerra?¿Empieza la guerra?

Avancemos un poco. Aparece un segundo caso de combustión espontánea y la investigación conduce a Peter y Olivia hasta Emmanuel Grayson. Grayson asegura que William Bell está activando a esos sujetos para llevar a cabo alguno de sus experimentos porque todo forma parte de un plan de grandes dimensiones para crear soldados para la inminente guerra. La propuesta parece coherente, pero Grayson empieza a utilizar terminología de Star Trek para concluir que él mismo, en persona, es el mismísimo Spock. Referencia directa a la revisión de Star Trek que J.J. Abrams estrena esta semana. No, señor Grayson, el mismísimo Spock todavía no ha aparecido. Todavía…

La última visión de Olivia, en el FBI, será decisiva para la resolución del caso. Dunham llega a la conclusión de que Susan Pratt tenía una hermana gemela, Nancy Lewis, de ahí los dos cuerpos que vio en la escena del crimen. Por cierto, Charlie tiene una cicatriz muy fea en la cara… ¿tendrá problemas en la finale? Entra en juego Peter 'MacGyver' Bishop. El hijo de Walter ha desarrollado un tocadiscos para digitalizar la antigua música de Walter. Este extraño artilugio también sirve para leer los sonidos que ha dejado un cristal en casa de Nancy Pratt, que está desaparecida. Obviamente, aquí es cuando Fringe requiere un ejercicio de fe importante. El invento de Peter funciona, faltaría menos, es un Bishop. El grupo consigue como premio un tono de llamada. Y cuando Olivia llama con su móvil de próxima generación, al otro lado responde… ¡Sanford Harris! Por cierto, a estas alturas ya me había dormido anoche.

Olivia y Charlie siguen a Harris hasta una especie de almacén oculto. Paremos un momento. Algún día desarrollaré una teoría de que en Estados Unidos, teniendo en cuenta series y películas, existen miles de millones de almacenes por habitante. ¡Todo transcurre en almacenes, guaridas y trasteros! Olivia descubre a Nancy atada a una silla y con extraños ordenadores que la observan desde el exterior. Al entrar para rescatarla, Sanford cierra la puerta. Ahí ha estado torpe Olivia. La señorita Nancy está bastante caliente, pero en el sentido más literal de la expresión, y podría estallar en cualquier momento. La agente Dunham le sugiere que se concentre en alguien, que canalice toda su energía hacia el exterior… ¡y Sanford empieza a arder! Después del gol de Iniesta, la mayor alegría del día. Perdonad el horrible chiste que circula con la imagen de Sanford ardiendo, lo dejo en el pie de foto…

Fired from Fringe Division?Fired from Fringe Division?

La sucesión de últimas escenas de The Road Not Taken son absolutamente apasionantes. Tienen de todo:

  • El cara a cara entre Olivia y Walter en el restaurante que antes comentábamos. La frialdad de Olivia es insultante, aunque no debe ser fácil trabajar con el hombre que te utilizó. Walter está sublime, lo voy a repetir por John Noble.
  • Sale Olivia, entra Peter. Al ver a su padre llorar, le coge de la mano. Otra escena preciosa entre dos hombres que apenas se conocen, pese a ser padre e hijo.
  • De vuelta en el laboratorio, Walter recibe una visita muy especial justo cuando encuentra su manifesto. The Observer ha venido a buscarlo: It's time to go, Walter. Walter accede sin hacer cuestiones. Observer parece tener un efecto narcótico en papá Bishop. O tal vez Walter sepa que algo grande está a punto de suceder. Y es mejor estar al lado de los que dominan el asunto.
  • La última escena… ¿por qué no la volvemos a ver?:

Parece ser que la visita clandestina de Nina a Phillip no ha sentado bien en casa de Bell. The Road Not Taken: gran capítulo. Pese a que el sueño me ganara la batalla anoche. Por cierto, para batallas, la que está por llegar… ¡Llegamos a la season finale! ¿Qué pensáis de este capítulo? Opinad, opinad…

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Fringe: The Road Not Taken
4.8 (96%) 5 votes

Categorías: Fringe Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »