Review Fringe: The Recordist

Poco a poco continuamos avanzando en la temporada. Temporada, por cierto, que ha llegado a su primer parón: el próximo viernes no se emitirá ningún episodio nuevo, por lo que tendremos que esperar hasta el día 26 para ver el 5×04. Pero ahora toca hablar de The Recordist, un episodio que recupera en cierto modo la identidad de la serie pero que, en algunos aspectos, no llega al nivel que se esperaba de él. ¿Estáis de acuerdo con estas sensaciones? Vamos a pasar y lo comentamos más despacio…

Como ya vimos al final del episodio anterior, la temporada (al menos por ahora) parece plantearse como una búsqueda de las cintas perdidas de Walter. La idea, a priori, no ha cautivado a nadie. Sin embargo, es cierto que el enfoque que se dé a esta búsqueda será clave. The Recordist tenía la misión de introducirnos en dicha búsqueda, y aunque ha tenido buenos momentos, no ha terminado de funcionar en otros aspectos.

Comenzamos con la primera de las cintas: la número 3 (si el encargado es Walter, sería absurdo pensar que las cintas estaría en orden…). Siguiendo sus instrucciones, nos toca viajar a Pennsylvania (¡por cierto, hemos recuperado los carteles flotantes!) para visitar a un pueblo muy interesante: un grupo de personas con una extraña afección que le concede al aspecto de su piel una textura a medio camino entre humano y árbol. Lo siento, no se me ocurre otra forma mejor de explicarlo. De hecho, de no ser porque había visto la promo, estoy segura de que en un primer momento habría pensado que en realidad estaban camuflados a propósito. Sí, no estoy muy lúcida últimamente…

El caso es que nada más llegar al campamento de estos extraños humanos, conocemos a Edwin Massey, que nos explica la función y el motivo por el que viven allí: son “grabadores” (“recordists”, si hacemos caso al título), un grupo de personas muy comprometidas con la historia de la humanidad, que se han propuesto registrar cada evento importante que ocurra para los humanos, de manera que dicha historia nunca se pierda. Como bien explica (y esto es una verdad que ya hemos visto cumplirse en miles de ocasiones), la historia la cuenta el vencedor… y en este caso el ser humano parece llevar las de perder frente a los observers. Su labor, pues, se convierte en algo esencial y muy emotivo.

La idea en sí me parece excelente. Sin embargo, como ya comenté en el post en el que presentábamos el episodio, no es algo novedoso. Los que conozcan la novela de Ray Bradbury Fahrenheit 451 (o su adaptación cinematográfica) habrán visto el paralelismo casi con total seguridad. Si bien en aquella ocasión se trataba de salvar la literatura universal, la idea de fondo es básicamente la misma. Y ahí, por desgracia, la trama no me ha llamado tanto la atención como cabría esperar.

Pero prosigamos: debido a la pérdida de memoria de Walter (y de calidad de las cintas del laboratorio), nuestros personajes llegan al poblado sin saber muy bien qué están buscando allí. Por eso el hecho de que Edwin les reconozca supone un alivio inmediato. Sin embargo, la cosa no es tan sencilla: les conoce solamente a través de los archivos que conserva. Pero, hasta donde sabemos, Walter jamás estuvo allí. Una vez más, será Astrid la que saque al equipo de su apuro, recuperando parte de las cintas e identificando lo que necesitan: unas rocas extraídas de una mina cercana.

A todo esto, y haciendo un inciso (quizás innecesario pero muy importante como anécdota), si la semana pasada nos preguntábamos qué habría ocurrido con Gene, esta semana hemos visto, por fin la respuesta: Gene sigue donde estuvo siempre, en el laboratorio, ambarizada. Aún tengo la esperanza de que la saquen de ahí… Por si a alguien se le escapó el detalle, dejamos una captura con nuestra adorada vaca:

Prosiguiendo con el tema principal, es interesante detenerse en un pequeño detalle: si recordamos el interrogatorio/tortura al que el observer sometió a Walter en el primer episodio de esta temporada, una de las frases del calvito fue algo así como: “¿Para qué sirven las piedras?” No es casualidad, por tanto, que la finalidad de una de las cintas fuera encontrar dichas rocas. El motivo será algo que veremos más adelante. Pero, por ahora, basta saber que las piedras serán esenciales en el plan final.

Posiblemente, y teorizando un poco, dichas rocas serán utilizadas como fuente de energía. Ya hemos visto en el episodio que la mina  de la que se extraen posee unas propiedades extrañas y muy intensas, precisamente las causantes de la extraña reacción en la piel de los habitantes del campamento. De hecho, Walter explica que dicha reacción tiene que ver con la calidad del aire. Y recordemos que los observers no respiran el mismo aire que nosotros, sino que prefieren una atmósfera más cargada de CO2. Es posible que la clave vaya por ahí…

Sin embargo, y volviendo a The Recordist, la “infección” es precisamente otro aspecto que, desde mi punto de vista, tampoco ha terminado de funcionar. Ni siquiera después de ver las terribles consecuencias que puede tener el contagio (encarnadas en el cadáver encontrado en la mina, de manera bastante predecible, todo hay que decirlo), han conseguido que nos preocupáramos por la salud de los protagonistas. Si bien Walter y Olivia han mostrado los primeros signos de contagio, se los han extirpado con total naturalidad, y se han olvidado del tema. Quizás, de haber aprovechado este punto algo mejor, habrían despertado mayor interés por la causa de la “enfermedad”.

El otro “riesgo” del episodio era la persecución de los observers. Ha sido interesante ver que, efectivamente, hay miembros de la resistencia infiltrados entre los Loyalists. Por suerte, eso ha sido clave para evitar que nuestros personajes fueran atrapados.

Con respecto a los observers, me gustaría detenerme para aclarar un punto: he leído en algunos comentarios que, si los observers son capaces de ver el futuro, la persecución parece ridícula, debido a que ya saben de antemano dónde irán y qué harán nuestros personajes. Sin embargo, la situación ahora es diferente: los observers eran capaces de conocer el futuro cuando se limitaban a observar, sin intervenir jamás. Desde el punto y hora en el que viven entre los humanos, están modificando el presente y por tanto creando una red infinita de posibilidades futuras, lo que hace que pierdan dicha capacidad de conocer de antemano lo que va a suceder. Es algo que ya nos explicó September cuando su intervención a la hora de salvarle la vida al pequeño Peter cambió el curso de la historia para siempre. De modo que, aunque los observers sigan siendo superiores a los humanos en muchos aspectos, su capacidad de prever el futuro es algo que han perdido en este presente.

Aun así, siguen siendo temibles para los humanos. Por eso, al descubrir que los Loyalists se acercan, Edwin le pide a Walter y compañía que se marchen de allí. Sin embargo, la decepción en la mirada de su hijo le hará cambiar de opinión, sacrificándose por el bien de la humanidad. Algunos escriben la historia y otros la hacen, y con este final de episodio, Edwin pasa a ocupar un puesto entre los segundos, mientras que su hijo continúa su legado.

No sería justo ignorar en la review los cómics de River, el hijo de Edwin. Dibujados por él siguiendo en parte las historias que ha oído y en parte su imaginación, presentan a nuestros protagonistas como héroes de acción que salvan una y otra vez a la humanidad de la opresión de los observadores. Conociendo el gusto por el detalle que hay en esta serie, es posible que las viñetas del cómic escondan algún que otro mensaje que merezca la pena comentar.

Hoy, sin embargo, nos vamos a centrar en una de las escenas: la imagen en la que aparece Olivia luchando contra los observers y protegiendo a su hija en brazos. Es una escena que, como bien sabemos, jamás ocurrió. Y precisamente por eso es importante: ahonda en la herida de Olivia, que sabe que no fue capaz de proteger a su hija cuando lo necesitaba, y se siente culpable por ello.

Ya sabíamos que Olivia no quiere hablar del pasado, y hoy hemos podido descubrir un poco más por qué. Se siente culpable, pero su culpabilidad tiene distinta naturaleza de la de Peter: cree que jamás tuvo el derecho a ser madre. En temporadas anteriores hemos visto varias veces que Olivia se considera a sí misma “rota”, incapaz de amar o de sentir emociones como los demás. Por eso, para ella el hecho de perder a Etta fue un castigo merecido. Y también, por eso, le cuesta tanto aceptar ahora que la ha recuperado. Sigue sintiendo que no la merece y que no es digna de la admiración que su hija siente por ella.

Sólo al final del episodio, con ese pequeño pero intenso gesto en el coche, en el que Olivia agarra con cariño la pierna de su hija, vemos que, por fin, comienza a aceptar que está ahí para ella. Es lo bueno de que sea un personaje tan frío por fuera: cualquier pequeño gesto es capaz de emocionarnos más que una gran muestra de cariño por parte de cualquier otro. Ojalá que este episodio sea el inicio de una evolución positiva en la relación entre Olivia y Etta. Ambas merecen ser felices y espero que lo logren.

Antes de terminar este post, me gustaría detenerme en un detalle que no sé si es un error o una pista de algún tipo. Si regresamos al flashback de Peter y Olivia, vemos que en la pared hay varios carteles de personas desaparecidas (la propia Oliva lo comenta). Pues bien, si los miramos con atención, veremos que el año de desaparición que indican (al menos aquellos que he podido ver) es el 2033. Es imposible, teniendo en cuenta que estamos en 2036 y que en 2033 tanto Peter como Olivia estaban atrapados en el ámbar. Lo más probable es que se trate de alguna pista oculta, pero ahora mismo soy incapaz de imaginar de qué se trata. ¿Alguna idea?

Ahora sí, llegamos al final. Releyendo la review, da la impresión de que me ha gustado menos de lo que lo ha hecho en realidad. Sin embargo, no puedo evitar pensar que, a falta de tan pocos episodios para el final, se puede aprovechar mucho mejor el tiempo. Pero sigo teniendo fe en los guionistas. Por mi parte, sólo queda comentar que el glyph de esta semana ha formado la palabra “ANGER” (“enfado”) y recordar que, hasta dentro de dos semanas, no habrá episodio nuevo. ¡Seguiremos al tanto de nuevas noticias! 

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Fringe: The Recordist
3.4 (68%) 15 votes

Categorías: Fringe Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »